Review Sons of Anarchy: Small World

Jax recomponiendo su pequeño mundo

El 3 es un número mágico. De hecho, hay ciertas culturas y religiones que lo consideran como un número perfecto, portador de la divinidad. No tengo ni idea de si esto tiene algún fundamento o es una soberana pamplina. Pero, lo que sí sé, es que, al menos en esta temporada de SOA, cada 3 capítulos se lía. Pasó con el tercero y la desconcertante (pero genial) muerte de Ope y ha ocurrido en éste, el sexto. Si digo más, hago spoiler y correría el riesgo de ser lapidado a insultos, así que te invito a que sigas leyendo.

    Título: Small World
    Fecha de emisión: 16 de octubre

En un capítulo que ha tenido tanta tensión resuelta y no resuelta, casi alivia ver uno de los conflictos solucionado sin necesidad de duelos al sol. Tara y Gemma parecen haber firmado la paz. Le pido al Santísimo Patrón de los Guionistas que esto siga así y no se maree más la perdiz.

Nueva ración de Pope, al que prácticamente aún no le hemos visto de cuerpo entero (su afición por estar sentado siempre empieza a ser preocupante para su salud física). O Jax está actuando ante Pope o se le ha olvidado que es el causante de buena parte de las desgracias que asolan SAMCRO últimamente. La fluidez con la que negocian ya la quisieran para sí los sindicatos y la patronal. Aunque bien pensado tiene sentido si recordamos que, por ahora, Jax reconoció ante la mesa del Club que actualmente no puede hacer nada contra él. Por su parte, a Pope le encanta adular a Jax. Y le encanta proponerle negocios nuevos. Al estilo en que Jax se los propone a Nero. Veremos cuántos capítulos dura la cortesía, los buenos modos y los negocios.

Pope y Jax, en el coche

La mujer del policía, Eli, ha muerto. Se confirma su tragedia y se confirma también la tragedia de un guión cogido con alfileres en esta trama. Como dijimos en la anterior review, se ha notado demasiado que la señorita iba a durar menos que Ana Pastor en sus desayunos de TVE1. ¿No había otra forma más elegante de hacer que avanzara todo?

A Clay se le empiezan a caer las caretas y nos enseña sus cartas. O más bien Sutter nos enseña sus vergüenzas, aunque por ahora sólo a nosotros. Clay, aunque está mejor de lo suyo, prefiere hacerse el acabado. Le conviene que, cuando vaya a decidirse a atacar en campo abierto, todo el mundo piense en él como un viejo medio decrépito y no como un tiarrón al que le vuelven a funcionar los puños.

En cualquier caso, ésta no es la carta más importante que nos ha descubierto Sutter sobre el old man. Al fin nos muestra que él está dirigiendo a los nuevos de SAMCRO y, por ende, los allanamientos. Era tan obvio que no se entiende por qué se ha tardado tanto en explicitarlo. Bueno sí, se entiende si recordamos que a veces Sutter piensa que los fans de SOA tenemos la madurez audiovisual de Tinki Winki.

La mirada que Unser  nunca había echado hasta ahora

Unser está llegando a un punto peligroso para su integridad como personaje de SOA y se ha lanzado a desafiar más o menos soterradamente a Clay. Se abre otro nuevo frente de batalla. Le tiene calado con los allanamientos y se lo ha dejado ver. No contento con esto, nuestro ex poli retirado después desafía a Gemma, a la que le deja ver que ya pasó la época en que con un beso podía conseguir que hiciera lo que quisiera. Pero ni de él ni de nadie. Porque si no, como bien le espeta, morirá sola. Es el precio de la manipulación masiva, Gemma. En cualquier caso, no cambies nunca, que nosotros te queremos tan malota y protectora de tu familia como eres.

La muerte de un personaje, aunque sea relativamente secundario, siempre debe ser importante en la serie. El suicidio de Clara, la prostituta senior, ha sido tan patético como bien actuado. El saber que un amor desesperado nunca podrá llegar a realizarse y el sentirse incapaz de poder poseer a su medio hermano le ha llevado a liberar sus sesos por toda la moqueta. Y aunque ella en vida no haya sido demasiado trascendente, sí lo ha sido su muerte: por un lado ha valido para que Clay consiga acercarse unas cuantas yardas más hacia el corazoncito de Gemma y, por otro, para que Nero y Gemma vuelvan a sentirse más cercanos. Este Triángulo de las Bermudas amoroso va a seguir, sin duda, dándole problemas a Jax.

La no hermana de Nero, a punto de ir al cielo

La mesa está explícitamente dividida. Jax se ha percatado pero por ahora respetará la democracia. Ha ganado la votación para seguir con el negocio de Pope sólo porque tiene a Tig comiendo de su mano. Veremos qué pasa cuando se entere de las maniobra de Clay. Esto unido a que Pope le dice que “busque al culpable dentro” con respecto al tema de los allanamientos, pone las cosas bastante fáciles para que nuestro presidente encuentre la solución a la suma de 1+1.

Tara, por su parte, comienza con su internada por la banda haciendo de doctora carcelaria con el loable motivo de intentar influir en Otto para que ayude al Club. Loable pero, por ahora, absolutamente infructuoso. Esto se podría prever, al menos en un principio. Lo que no podíamos pensar a priori es que no le contara su fracaso a Jax y los demás. Podría pensarse que sólo está ganando tiempo hasta que lo consiga para apuntarse un pedazo de tanto ante el Club. Aunque quizá no quiere revelar los detalles porque no se siente a gusto con lo que puede que tenga que hacer. Particularmente, y haciendo un ejercicio de futurólogo bastante arriesgado, creo que, de algún modo, Tara va a eliminar a Otto para proteger a su marido y al Club. Si lo hiciera, se completaría su transformación desde una médico decente a una chunga más de SAMCRO, sólo que sin moto.

Lo siguiente que debemos analizar es la segunda bomba del capítulo. Todos sabíamos que iba a llegar aunque no teníamos ni idea de a través de qué o quién. Ha sido Pope quien lo ha facilitado. La explosión ha sido controlada casi por completo, quizá con la salvedad de los famosos “daños colaterales”, que en este caso es la muerte de la mujer del policía corrupto que permitió el asesinato de Ope. La venganza que Jax se prometió y nos prometió ha sido un clímax tremendo. Sobre todo con el contraste que provoca la masacre con la música de la bola nevada. Sutter nos debía ese postre y nos ha hecho esperar durante tres capítulos. Pero ha merecido la pena. La onda expansiva de la rabia de Jax (y la de Tig) ha debido sentirse en todo Charming. Eso sí, un diez para el fabricante de la bola. Qué aguante…

Para terminar, promesas rotas. Todos sabemos que, en la moral estadounidense, siempre se paga caro romper una promesa. Y esta serie es muy yankee. Tanto Jax como Tara han dejado de ser sinceros el uno con el otro, habiéndose prometido exactamente lo contrario. Nada bueno puede traer esto. Al tiempo.

Por cierto, mil gracias por todos y cada uno de los comentarios.

Nota del autor
4
Vuestra nota
Review Sons of Anarchy: Small World
4.5 (90%) 4 votes

Categorías: Reviews Sons of Anarchy Etiquetas: , , , ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »