Review Sons of Anarchy: Culling (2×12)

Tonight is the night. Grandiosa frase, pronunciada en varias ocasiones por uno de los mejores personajes de la historia de la televisión. Los sudores fríos te recorren el cuerpo, se te eriza la piel, te hierve la sangre… todo tu cuerpo entra en ebullición pensando en esos momentos de éxtasis que obtendrás al caer la noche. Como muchos se habrán perdido un poco, aclaro que es quien pronuncia esa frase, y quien siente toda esa mezcolanza de emociones al pensar en los momentos donde quita la vida, sin paliativo alguno, de su víctima nocturna. Esto no es una review de Dexter, esto es la review del 2×12 de Sons of Anarchy, penúltimo episodio de la temporada. Esta noche, es la noche, porque se emite el último capítulo y para ello pues tomo un poco prestado a nuestro asesino favorito. ¿Por qué? Básicamente por dos razones, la primera porque me da la gana, y como soy el que escribe pues ya está todo dicho; y la segunda, porque son las dos mejores series de lo que llevamos de temporada televisiva, y se merecían un poco de acercamiento y reconocimiento. Vamos al lío

Pues sí, esta noche en Estados Unidos se emite el 2×13, que corresponde al último episodio de Sons of Anarchy en esta inmensa segunda temporada. Todos los seguidores de esta serie nos sentimos un poco Dexter en estos momentos, porque estamos en la antesala de algo grande, se nota, se siente, se huele, se palpa. Pero como todo buen final, como toda buena velada dexteriana con camilla, plástico, cuchillo y víctima incluida, se merece un buen telonero. Y ese telonero fue el episodio pasado, que puso la miel en los labios de todos y asentó las bases de los principales temas para el episodio final.

Durante mucho tiempo hemos venido diciendo que Jax representaba la inteligencia, el hacer las cosas de una manera inteligente, mientras Clay abogaba más por tirar a lo rápido y fácil. Ya en el anterior episodio, vimos como Clay pedía ayuda y relegaba cierta parte de mando en Jax, y en este episodio seguimos viendo eso. Está claro que Clay se ha dado cuenta de que Jax es muy importante, y que su visión de las cosas es la correcta para afrontar la lucha final contra Zobelle y Weston. Zobelle y Weston se habían dedicado todo el tiempo a malmeter contra los Sons, haciendo que otras bandas rivalizaran con ellos, tendiéndoles trampas con la policía y los federales, haciendo que lucharan entre ellos… y ahora… ¡zas! Se la devuelven con un owned total los Sons.

Jax acompañado por Opie y alguno más, se presentan de visita con el amigo Weston y le confiesan que Zobelle está traficando heroína con los mayans mexicanos. Obviamente Weston ve esto como una afrenta a la raza aria a la que profesa amor e idolatría. Al final se presenta con la pipa en la mano, apuntando a Zobelle y aunque no ocurre nada, las relaciones quedan cortadas entra la Liga y Zobelle. Weston se dio cuenta por fin que su idea de seguir limpiando América de otras razas no era la misma idea que tenia Zobelle con Charming, ya que Zobelle venía por poder y dinero. Puntazo para los Sons que consiguen poner mierda entre Weston y Zobelle. Jugada maestra, que ni el propio Dexter hubiera trazado mejor. Todavía me acuerdo de la que lío nuestro asesino para inculpar de sus crímenes a cierta persona…

LíderesLíderes

Siguiendo con la muestra de inteligencia y buen hacer, ahora vemos como Clay y una patrulla Son se reúnen con el irlandés malo maloso (Jimmy O), y trazan un plan para sacar las armas de la casa de Edmond, que está bajo vigilancia por los federales. Los Sons engañan a los federales y consiguen hacerse con el cargamento, y de paso le comentan a Jimmy que Edmond trabaja para los federales. Y también al mismo tiempo mandan proteger a la hija de Chibs que se encuentra en Irlanda, y a Fiona que la guardan ya bajo su protección. De nuevo otra jugada maestra, que se puede resumir en que los Sons se quedan con las armas y con la chica, igual que en los cuentos donde los buenos siempre se quedan con el castillo y con la chica guapa. No se si Dexter se hubiera quedado con la chica… hombre, con las armas seguro que si, aunque prefiere un arsenal de cuchillos rollo Locke.

Volvemos a lo mismo, y vamos a seguir viendo la razón para denominar a este episodio como el episodio más inteligente de toda la serie. Ahora vemos a Clay, Jax, y cia reunidos con su nuevo colega de negocios el asiático Henry Lin, y su viejo colega Laroy jefe de los niners. Y bueno, ¿qué quieren todos estos reunidos? Pues muy sencillo, los Sons les piden ayuda para derrotar a Zobelle y a Weston, y luego entre todos repartirse los restos que queden de sus huesos. Dexter es un lobo solitario, pero también en alguna ocasión ha tenido que fingir cierta simpatía, incluso amistad para conseguir algo o acercarse a alguien. Si no que le pregunten a Miguel Prado

Y seguimos igual, vamos a por otra muestra de inteligencia. Si, soy un poco pesado, pero no soy yo, han sido los guionistas que han hecho así el capítulo, que por si no lo había dicho ya, ha sido un muy buen capítulo. Además vamos a ver uno doble. Por un lado, los Sons se enteran que Weston quemó el Caracara y hacen que la policía lo sepa y difunda un retrato de Weston y una orden de captura. Y por otra parte, usando a su fiel amigo el jefe de policía Unser, consiguen que los servicios sociales se lleven a los hijos de Weston, solo para enloquecer al nazi y provocarlo. ¿El objetivo? Apañar una pelea, sangrienta, oscura, ilegal… entre Weston y sus hombres y los Sons of Anarchy. Nada de armas, solo a puños, patadas y mordiscos. Bueno, es cierto que esto de la pelea pues tampoco es una gran muestra de inteligencia, pero al fin y al cabo consiguen lo que quieren usando el coco, y eso es de agradecer. Por cierto, que yo me pongo en la piel de Jax y me pongo a mirar a los ojos al tío que se que ha violado a mi madre… y no soy yo, si no que me convierto en Dexter y lo despellejo allí mismo.

PeleaPelea

Y si, por fin, ya voy a relatar el último acto de inteligencia de los Sons en este capítulo, y ocurre en la pelea. Como era previsible, los arios no iban a ir sin armas y en el número correcto, y el Sr.Weston dice algo que tiene toda la razón: “Prefiero ganar“. Pero claro, se cree que habla con los viejos Sons, que actuaban sin pensar… pero no, ahora donde las dan las toman, y Jax también quiere ganar. Por eso aparecen por un lado los asiáticos, y por el otro los niners, con mucha pistola, y con mucho hombre, para doblar en número a los arios y otorgar todas las de ganar a los Sons of Anarchy. Para esto se reunían también los Sons con ambas bandas, para acabar definitivamente con la Liga de Supremacía Blanca.

Por fin vemos algo de acción de la buena, que añorábamos en el anterior episodio, y vemos una buena pelea, sobre todo viendo a Tig en acción que ni corto ni perezoso arranca una oreja a su contrincante… pero como en toda buena fiesta, aparece el aguafiestas de turno, que en esta ocasión es nuestro querido ayudante de policía Hale, que viene a detener la pelea y de paso llevarse arrestado a Weston por quemar el Caracara. Esto tiene doble lectura, porque por un lado es negativo ya que al llevárselo pues Jax no puede acabar con él y vengar a su madre, pero por otro lado ya está preso y es un peso que se quitan por un tiempo de lo alto para poder seguir. Pero vamos, viendo como está Jax con esas ansias de venganza, está claro que lo ve como negativo, ya que quiere matar el mismo a Weston… aquí si sabemos que Dexter haría y pensaría lo mismo que Jax. Nunca jamás, pasaría porque la policía le quitara una de sus victimas, ya escogida y pensada.

Además de toda la astucia vertida en anteriores párrafos preparando los diversos temas pendientes, tuvimos otras cositas interesantes en este gran episodio

Por un lado, en el principio un gran guiño a Los Soprano y su concepción de la familia, con la reunión de todos los Sons, sus familias y amigos en el club, a puerta cerrada, con seguridad por todo el recinto, para proteger a toda la gente de las posibles represalias que lo que hagan los propios Sons pudiera recaer en ellos. Tremendo. A todos los que fuimos fieles y seguimos siéndolo de Los Soprano, esta escena nos ha hecho revivir viejos laureles algo dormidos. Como diría Tony: “La familia es la familia”. El Dexter antiguo pasaba un poco de familia, más que pasar es que para él simplemente era algo que tenía que aguantar para poder aparentar ante la sociedad que era alguien medianamente normal. Pero el nuevo Dexter también protegería a muerte a su familia

Por otro lado, nos volvemos a regocijar como de costumbre con la buena actuación de Gemma y Tara. En este episodio, el protagonismo para la joven Tara, que se pone la piel y el alma de Gemma en un arrebato de dureza y le propina una buena tunda de palos a su jefa del hospital. Básicamente le da una paliza, para acabar diciéndole que de eso nada de hablar, que ella sigue con su trabajo, y bueno, suelta una frase que me encanta, me parece el culmen para amenazar a alguien: “Sé dónde vives, y a qué escuela van tus hijos“. Tremendo. De verdad que la escena es sensacional, por fin Tara se quita el traje de corderito y demuestra que en el fondo pertenece a este mundo. ¿No es ciertamente excitante ver a una chica así? Hombre, además si es una chica como la actriz que da vida a Tara pues todo es más fácil. Ni falta que hace de comentar que podría haber hecho Dexter en un caso así. Me acuerdo que lo vimos vestirse de chorizo y asaltar un domicilio vecinal, simplemente por que un adolescente era un gamberrete… ni imaginármelo quiero amenazando y golpeando a alguien.

TysonTyson

Y para acabar, ya por el tercer lado, o tercera dimensión, nos encontramos con el encuentro entre Zobelle y los Sons. Donde vemos unos Sons con Clay y Jax a la cabeza sin miramiento ninguno, presentándose en la tienda de Zobelle, encañonándolo a él y a su hija y pretendiendo acabar allí mismo con su vida. Si no es por la aparición estelar de nuestro amigo el ayudante del jefe de policía. Sí, otra vez llega para amargar la fiesta. Aquí ocurre lo mismo que en el encuentro entre los Sons y Weston y sus colegas arios, bueno lo mismo tampoco porque no hay nadie arrancado orejas a mordiscos ni pateando cabezas. Pero me refiero a lo mismo porque el final es ciertamente parecido, ya que Zobelle acaba escoltado por la policía hacia dependencias policiales, y no para recibir un premio precisamente.

Entonces, nos encontramos con cierta dualidad de pensamientos, ya que por una parte está bien que tu enemigo duerma bajo rejas, pero por otra parte eso te quita casi todas las posibilidades de acabar definitivamente por tus propios medios con él.

Básicamente, vemos a un Jax y un Clay que quieren acabar con Zobelle y Weston, y para nada están contentos con que los metan en el trullo… por lo que esperamos casi seguro que de alguna manera seguirán a por ellos a saco hasta que sus pies no toquen el suelo. Yo de todos modos, de cara al último episodio de la temporada lanzo mi apuesta, y digo que después de que resuelvan definitivamente el asunto con Zobelle y Weston, viviremos cierto enfrentamiento entre Clay y Jax, con papel para Opie que no creo que olvide ni perdone fácilmente el asesinato de Donna. Nos esperan muchas sorpresas sin lugar a dudas.

Por cierto, no hace falta decirlo, pero Dexter se las apañaría para sacar a esos dos de la cárcel y hacer hamburguesas con su carne bien picada; o conseguiría meterse en el trullo para una vez dentro llegar hasta ellos y desangrarlos como en una buena matanza de mi pueblo. Para terminar, os dejo con la sinopsis del último episodio de la temporada, y su correspondiente promo:

La segunda temporada termina con SAMCRO tratando de deshacerse de Ethan Zobelle (Adam Arkin) y sus secuaces de una vez por todas.


Categorías: Sin categoría
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »