Review Sons of Anarchy: Ablation

Jax, cada vez más en el lado oscuro

I know”, lo sé. Cuenten. Cuenten cuántas veces tiene Jax que decir esa frase durante este episodio. A bote pronto, recuerdo unos cuantos “lo sé” hacia Nero, otro hacia Bobby y algún otro hacia su querida esposa. Es comprensible que este muchacho esté dejando de ser un Jedi de la motocicleta para convertirse en un pedazo de caballero oscuro. Le fallan los negocios, le falla su madre, le matan a su mejor amigo, le traicionan en su propio Club, su padre conspira contra él y, para colmo, el único que parece decirle la verdad últimamente es Pope, su, a priori, archienemigo en esta temporada. Casi preferiría meterme en la casa de American Horror Story. En fin, hablemos del 5×08, que hay mucho que decir.

    Título: Ablation
    Fecha de emisión: 30 de octubre

Como sospechábamos en el capítulo anterior, el intento de asesinato a Jax había sido una jugada de Frankie (Clay), un último as en la manga por si todo salía (como ha salido) mal. En cuanto al otro incidente de carretera, menos mal que no, que Abel no está muerto. Para tranquilidad del espectador estadounidense medio, de Gemma y de los preocupados padres. Con un poquito de magia médica, pronto estará listo para que lo secuestren alienígenas, se caiga de un barranco o le atropelle una estampida de elefantes, y así pueda seguir con su rutina diaria. Luego le echarán en cara que saque malas notas.

Pero volvamos atrás. Me ha parecido maravillosa la calma con la que Tara espera en el coche mientras le llenan el maletero. No, no es la compra del Mercadona, es un cadáver. Pero la reacción es parecida. Por ahora, la fe de esta mujer en su marido continúa inquebrantable. Una de las pocas cosas que le mantiene cuerdo, supongo. Ya más tranquilos, con la música puesta y el fuego encendido, llega la hora de trocear la carne negra. Además de para descargar energía, el desmembramiento vale para mandar tiernos Christmas a Unser, con propósitos meramente identificativos, y a Damon Pope, con otros propósitos más intimidatorios.

Jax cortando leña

Qué geniales son las reuniones familiares de la familia Teller en el hospital. Jax con mirada asesina hacia su madre y de hastío hacia su padre. Clay inventándose una patraña sobre qué pasó para intentar salvar el culo de Gemma ante su familia y, de paso, echar más tierra sobre Pope. Y Gemma cayendo aún más bajo y dejando que la mentira cale y la cara de odio de Jax se transforme en otra de compasión y gratitud por haber salvado la vida a Abel y su hermano ante un supuesto ataque externo. Creo que con unos bombones y unas flores hubiera bastado para terminar de componer un cuadro idílico.

Reunión familiar en el hospital

Las confidencias de Juice con el sheriff empiezan a causarle problemas. Principalmente con respecto a Clay, que le aplica la famosa técnica de “dime un secretito tuyo y yo te digo otro mío”. De esta manera, se asegura un aliado que ya empezaba a pensar en cambiarse bando ante el sospechoso comportamiento del antiguo presidente. He leído comentarios lamentando que este personaje sea tan débil tanto física como psicológicamente. Particularmente, me parece lógico. No todos pueden tener la misma fuerza de voluntad ni valentía de Jax ni Clay. Es enriquecedor que haya personajes débiles y que sus flaquezas influyan en el grupo. Como las de Gemma, para no irnos más lejos. Lo importante es que esas debilidades entren dentro de la lógica del personaje. Y vista la temporada pasada y lo que llevamos de ésta, parece que entran.

Juice teniendo charlas problemáticas

Y Dios dijo, “Pope, levántate y anda”. Creo que es la segunda vez que vemos las piernas de este personaje en la serie. Hoy tocaba charlita fuera del coche. Lo sentimos por los amantes de los interiores lujosos. Jax sale bien parado de este encuentro, le dan una pista para encontrar al segundo tirador. El destino de éste estaba claro: ser descubierto, ser presionado hasta que revelara lo que sabe y, finalmente, ser asesinado en represalia. A nadie debería sorprenderle ya la actitud de nuestro Presidente. Es un hombre sin piedad, sin el lado bueno que exhibía en anteriores temporadas. Sólo actúa por conveniencia, ya sea hacia él, hacia su familia o el Club. Lo demás no importa, la moral apenas existe. Para Jax, el fin ya casi siempre justifica los medios.

Pope y Jax, como novios

Nero sigue haciendo de santísimo, tanto con Gemma como con Clay y ya, por último, con Jax. A Gemma le sigue soportando decepciones, a Clay bravuconadas de gallito de pelea y a Jax errores y rupturas de promesa. Porque sí, no lo olvidemos, los negocios del club están ensuciando el prostíbulo. Es lógica su reacción de enfado. Diría que hasta se queda corta. Si fuera un proxeneta más agresivo la cosa habría ido a mayores porque, recordemos, han herido a una de sus trabajadoras y le han robado un buen saco de dólares por culpa de su socio. Es normal que presione y también lo es que le funcione: ha conseguido tener el camino despejado para estar con Gemma principalmente porque Jax no estaba en posición de fuerza al no haber cumplido con su palabra.

Frankie Diamonds, por su parte, hace lo único que puede hacer, seguir huyendo hacia delante dentro de su lógica traidora. Ya no tiene el escudo protector de Clay y habrá pensado que, de perdidos, al río pero mejor con dinero. La pena es que acaban mojándose con él la antigua novia de Ope y Chibs. De nuevo, sangre en una carretera.

Pero antes de seguir, analicemos algo de Frankie que puede provocar que pierda la batalla de la huida: la piedad y un último reducto de lealtad. Pensémoslo. Es lógico que antes de irse con un rehén (Chibs) cree algo de caos entre sus perseguidores para ganar tiempo. No queda más salida que un disparo. Teniendo a dos miembros del club de rodillas y a Nero atado, ¿a quién decide hacerlo? A la más intrascendente, a la menos valiosa para SAMCRO. Esta caridad se confirma al final, cuando decide no acabar con Chibs y le asesta un duro un golpe de pistola en la cabeza, que probablemente sólo le cause una fuerte conmoción. Es muy de la ficción estadounidense castigar también al malo cuando es piadoso. Porque si eres malo, lo eres con todas las consecuencias.

Chibs, en mal momento

En cualquier caso, Frankie es trending topic en Charming en estos momentos. Todo el mundo lo tiene en la boca y todos quieren atraparlo para lo mismo. Sin embargo, sólo uno podrá tener su ansiada venganza. En esa lista de admiradores cobra ventaja el policía en duelo. Le ofrece a Jax que se lo entregue a cambio de quitarle la máscara al traidor que hay sentado en su mesa mientras le chiva secretitos a los federales. Parece un intercambio justo.

Estábamos destinados a tener un nuevo cara a cara entre Gemma y Tara. Tardó un poco más de la cuenta por la mentira protectora de Clay pero, al final llegó. Y con esa escena se confirma que, cada día, Gemma es más manipulable, más “Tara a la antigua” y Tara es más old lady, más “Gemma a la antigua”. En su nuevo rol, cobra peso político dentro de SAMCRO. Jax decide revelarle lo que sospecha (sabe) sobre Clay pero que aún no puede probar. El rubio tiene un plan, que no es otro que aprovechar que tiene a Gemma comiendo de su mano para hacer que vuelva a acercarse a Clay y éste le confiese todo lo que ha hecho. Veremos si le funciona porque, recordemos, el diablo sabe más por viejo que por diablo.

Nota del autor
4
Vuestra nota
Review Sons of Anarchy: Ablation
4.3 (86.67%) 6 votes

Categorías: Reviews Sons of Anarchy Etiquetas: , , ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »