Review Smash: The workshop

Ante todo, pedir perdón a mis poquitos lectores por el retraso de la review del capítulo de esta semana. Y de segundo plato para aquellos que no vais a leer más allá de esta entradilla, os doy el plato de cada semana: ¡ved Smash! Y para los que ya la veis y estáis pendientes de las cosicas que voy poniendo cada semana, ¿os parece si nos metemos de lleno (aunque con un poco de retraso) con la review de The workshop? (Aunque digáis que no, yo lo hago igual)

Lo primero que quiero destacar de The workshop es el paralelismo real entre la vida de Ivy y de la vida de la propia Marilyn, algo de lo que este fin de semana hablamos Verónica (colaboradora en Todo Series también) y yo. Más a huevo no puede estar: el tema de las pastillas en el capítulo pasado y ahora la entrada en escena de su madre que, aparentemente, no se preocupa mucho por ella, así como también la presión que está ejerciendo sobre ella últimamente Derek, exigiéndole el máximo.
Si os interesa saber un poco más acerca de Marilyn, os recomiendo lo más nuevo: My week with Marilyn, donde se palpan claramente todos estos aspectos que poco a poco vamos viendo reflejados en Smash, advierto que si la veis, y no os gusta, luego no quiero reclamos. A mí me pareció entretenida sin más, no una obra de arte ni mucho menos. Aclaremos que prefiero Smash por el momento.

En el capítulo de esta semana pasada hemos estado lo más cerca hasta ahora de los momentos más serios y decisivos de Smash, pues en la puesta en escena delante de gente importante es donde se iba a decidir si el musical tenía talante para seguir un camino positivo o no.
El aire acondicionado no acompañaba en absoluto y a lo mejor se nos pasó por la cabeza, por poco que sea, que sería el detonante para que el camino del musical se torciera un poco fruto de críticas por parte del público asistente, pero evidentemente no fue así, aunque las pequeñas imperfecciones que serán suprimidas con seguridad en un futuro próximo no han alterado el buen resultado final.

En The workshop creo, personalmente, que no ha habido mucha variedad en cuanto a novedad musical para nosotros se refiere, pues nos han hecho un repaso muy ligero de las canciones que llevamos escuchadas por ahora.
Contamos con la actuación de la madre de Ivy, interpretando Everyting’s coming up with roses que pertenece al musical Gypsy: A musical fable. Se nos cuenta también que en sus tiempos mozos fue una diva del teatro y que, aún ahora, sigue levantando pasiones allá donde va.
La nueva canción original a añadir a la lista es la que cantó Michael, On Lexington & 52nd street, cantándosela, en realidad a Julia, quién parece estar siendo la más sensata de esta nueva relación de amantes mucho más que esperada por todos. Y aquí es cuando ya intervengo con mis opiniones, pues Michael tiene una hostia muy grande, pero tan grande, que me está empezando a caer muy mal, pero aún así no me disgusta lo que hace, es algo muy extraño, producto del morbo de querer saber qué será lo siguiente, supongo. Y es más Tom me apoya y piensa igual que yo, porque las caras que le salen cuando les ve juntos como dos adolescentes cualquiera en un rincón, me abalan. Y no nos olvidemos de Ellis, que estoy empezando a pensar que es omnipresente, y que además, algo trama, algo hará para dar ahí donde más duele, empezando por esparcir la noticia del romance, se encarga de que no se quede entre bambalinas.

Luego tenemos el tema de Karen y el hombre de la tarjeta del capítulo anterior. Hemos empezado el capítulo viéndola a ella en un estudio de grabación donde casi le gritaba al micrófono cantando Brighter than the Sun de Colbie Caillat. Durante la puesta en escena Karen es requerida otra vez en el estudio, pero ella elige quedarse con sus tres amigos, a los que ya estamos viendo cada día un poco más, parece que de momento no se olvidan de ellos.

Y para evidenciar la personalidad de Cenicienta y buena persona de Karen, a parte de hacerle admitir que aunque no le guste Ivy es buena en su trabajo (algo que no debería si quiera plantearse poner en duda), cae de una manera un tanto ridícula de detrás del escenario improvisado. No creo que hubiese sido necesario, pero no pasa nada, tampoco he pensado más en ello hasta ahora, que lo estoy escribiendo.
Hemos visto también como la misma Karen recordaba las escenas imaginarias de Let me be your star y The 20th century fox mambo, que me siguen encantando como la primera vez. Debo añadir también que, personalmente, me gusta mucho más la interpretación de Karen en el mambo que la de Ivy.

A pesar de los calores que provocó la falta de aire fresco en la sala de ensayo, la cosa no salió mal, pero para calores los que se perciben entre Eileen y el técnico que de manera “no legal” ella contrata para solucionar los problemas de aire que parece que duran más de lo pensado.
Y si proseguimos con los calores, los más elevados siguen siendo los que hay entre Julia y Michael, pero afortunadamente (o no) parece que Julia empieza a recapacitar, pero sólo después de que la mujer y el hijo de Michael entren en la sala de ensayo, no antes. Da la sensación de que su vida está yendo un poco por el mal camino, o que el mismo camino se le está torciendo, entre su rollo con Michael, su pobre marido que sólo piensa en fórmulas y su hijo que se ha vuelto un fumador casi habitual (algo que no veo tan descabellado, me parece hasta normal…).
Me gusta pensar que es un culebrón de calidad y bien hecho, con el añadido de los vozarrones que nos deleitan con canciones preciosas, porque en realidad, pensándolo bien, es así.

Y como guinda del pastel, tenemos la decisión que han tomado de que Michael no es “bueno” para el papel. No te resistes a la tentación, ¿eh, Julia?. Así que veremos qué pasa con Michael, porque la verdad es que el hombre lo hace bastante bien (el cantar…)

Y creo que a parte de todas estas cosas aquí arriba comentadas, este episodio no ha sido uno de los que hacen avanzar las tramas mucho, así es que no he visto nada más relevante a comentar, pero nos seguimos leyendo por aquí a bajo, que me gusta saber lo que pensáis y así, poder debatir un poco.
Y de nuevo, perdón por el retraso.


Categorías: Sin categoría
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »