Review Smash: Hell on Earth

Pues aquí estamos otra semana más con la review de Smash y no hay nada que me alegre más que saber que semana tras semana siempre hay alguien que gracias a mí (o no) le ha dado una oportunidad a esta bonita serie ¡y le ha gustado! Y dicho esto, no nos entretengamos más que hay bastantes cosas a comentar sobre el capítulo de esta semana, así es que ¡para adentro!

El musical sigue en el modo suspensión, en busca de otra “estrella” que interprete el papel de Marilyn y tampoco faltan los roces entre director y productora. Me ha hecho mucha gracia que la lista de “estrellas” para el papel de Marilyn la encabezara Anna Paquin, no tendrá bastante ella con ser la amante de los vampiros y estar rodeada de hombres mazados como para ponerse a cantar, aunque a ella, parecer ser que también “Some like it hot”

Por otro lado, estaréis de acuerdo conmigo en el hecho que Ivy es cada vez más la Marilyn de la vida real, en Hell on Earth ha quedado bastante claro con el tema de las pastillas y evidentemente, ella no está contenta con estar de nuevo en el coro de la obra Heaven on Earth, interpretando The higher you get, the farther you fall. Ella sabe que tiene muchísimo más talento y que no lo está aprovechando, y es cierto como la vida misma.

Esta vez el marido de Julia, Frank, ha tenido todo el protagonistmo que no había tenido hasta ahora, además de interpretar Arthur Miller melody, una canción que habla de Julia y Michael (corregidme si no es así, pero yo lo he visto muy claro), nos ha dejado claro que sabe enfadarse, claro que ¿quién no iba a enfadarse después de lo que ha hecho Julia? Le aplaudí hasta la saciedad, demasiado estaba aguantando el pobre hombre en la ignorancia de las peripecias de su mujer, demasiado, pobrecito. Y olé también, por el revés que le mete a Michael, bien merecido se lo tenía, aunque yo le hubiera dado algún que otro más. Buen hombre donde los haya, el pobre Frank. Además, ha tomado la decisión de marcharse de casa, a pesar de los ruegos de Julia y su hijo, pero creo que tenemos algo claro que volverá, ¿no? Aunque de momento, bien merecido que se lo tiene Julia, hombre ya.

Otro tema que nos ocupa es Tom, quien se siente mal por haber tenido que “despedir” a Ivy del musical aunque él no quisiera. Ivy piensa que pasa de él y se siente peor aún, vamos un typical drama, pero aquí nos tienen enganchados, ¿eh?
Tom tambén ha descubierto, casi de manera accidental que su nuevo churri abogado es republicano, algo que no le hace pizca de gracia, pero aún así, intenta convivir con ello, aunque muy bien no le ha salido, ahora habrá que ver hacia dónde se dirige esta relación a la que yo, personalmente, le sigo viendo un buen puerto como fin.

Os propongo algo: ¿hacemos recogida de firmas para aprobar la muerta de Ellis? Aunque con gusto lo mataría yo misma. Es de lo más rastrero este tío, no lo aguanto. Ahora el señorito pretende co-producir el musical con Eileen, y encima bajo amenazas, pero le ha salido el tiro un poco por la culata. ¿Y qué me decís de la escena que ha tenido lugar en casa del hombre con el que se ha encontrado en secreto? Decidme que no le ha ofrecido sexo a cambio de poner el musical en el primer puesto para que se lo miren antes, porque yo lo he visto claramente, MUY claramente.

Aprovechando el descanso del musical, tanto Ivy como Karen están buscando trabajos que hacer para ganarse la vida, como presentarse al casting para un anuncio de zumos, donde han coincidido y al tropezarse la una con la otra sin querer se han intercambiado las gafas.
Karen ha sido la elegida para el anuncio, que no ha sido muy glamouroso que digamos, podría resumirse en “croma y cara de Karen”, pero al menos la pobre tendrá algo más de dinero.
Las gafas de las que hablábamos antes le han servido a Karen para encontrarse con Ivy y protagonizar juntas una de las escenas que más bonitas me han parecido en lo que llevamos de temporada. Aunque Ivy haya decidido tirar a la basura las gafas de Karen al darse cuenta del cambiazo, Karen nos ha vuelto a demostrar lo buena que es, yendo a devolvérselas y colarse de paso en el musical de Heaven on Earth, donde ha visto a Ivy actuar de manera no muy propia de ella, fruto de las drogas que se ha tomado minutos antes de salir a escena.
Tengo que deciros que Ivy me encanta, incluso cuando está borrachita, drogada y cuando sea, esta chica es preciosa siempre.

Después de que Ivy le dijera unas cuantas cosas a Karen, dejando claro lo ofendida que se siente porque Karen siempre se lleve aquello por lo que ella ha estado trabajando duro para conseguir, no se les ha ocurrido otra cosa que ir a comprar alcohol, y en el mismísimo Times Square, junto con el teclado y la guitarra de un par de músicos callejeros nos han hecho sonreír al son de Cheers (drink to that) de Rihanna.
Preciosas y estupendas las dos. No creo que este sea el último acercamiento a la amistad que tengan ellas dos, tiempo al tiempo…
La verdad es que como ya he dicho por ahí arriba, ha sido una de las escenas que más me ha gustado de todas, sí es cierto que echo un poco de menos las canciones y escenas rollo musical del principio, pero Smash me sigue encantando como el primer día, aunque haya disminuido hasta el número de canciones por capítulo.

Y como soy un poco cabeza loca, llevo reviews pensando en informar que Smash ha sido renovada para una segunda temporada, pero siempre se me iba olvidando, hasta hoy, aunque estoy segura de que lo sabíais ya, pero a lo mejor hay algún despistado que no lo sabía aún, así que si es así, aquí lo tiene: ¡habrá segunda temporada! Y bien contenta que estoy yo, y supongo que la mayoría de vosotros también, así es que nos quedan aún muchas reviews donde leernos, pero de momento no será hasta la semana que viene, así que ¡nos leemos por aquí abajo!


Categorías: Sin categoría
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »