Review Skins: Thomas

Review Skins: Thomas

Han pasado alrededor de nueve meses desde que dejáramos a Effy, Freddie, JJ y Cook embutidos en chubasqueros y demostrándonos lo fácil que es llevar un barco sin experiencia previa. Pero en los mundos de Skins, aquellos en los que extrañas se suicidan en las discotecas, sólo ha transcurrido el bochornoso verano (y uno bastante turbio, parece). Es la vuelta a las clases, y mientras unos fingen que cierta Stonem nunca ha existido y otros atraviesan crisis existenciales tardías, llega la cuarta temporada dejándonos un sabor amargo, placentero y un pelín desconcertante. ¿Por que derroteros quieren ir los nuevos capítulos? Comentemos el 4×01 de Skins

Capítulo de Thomas. A uno le da la sensación que lo han puesto el primero para quitárselo de encima cuanto antes, pues si hacemos memoria y nos trasladamos a la anterior temporada, el episodio dedicado al congoleño fue de lo peor del mundo mundial. Y Johnny White, la verdad, no contribuyó demasiado. Pero esa sensación desaparece rápido: Thomas se hace interesante, irracional y sexy, totalmente al límite, y los demás de la gang (en especial Panda, Cook, Naomi y JJ) dejan de ser meros extras, teloneros que pasan por allí, como ya fuera en el episodio antes mencionado. Esto, en parte, debemos agradecérselo a una tal Andrea, y a una tal Sofia, que decide lanzarse desde una de las plataformas de la sala de fiestas en la que trabaja Thommo. Quien diga que las mujeres no crean problemas…

Thomas es un personaje algo complicado, y por eso se le maneja de forma tan simple. No siempre parece haber por donde cogerlo, si con pinzas o con guantes, razón por la cual seguramente se le dejó tanto de lado la temporada anterior. Fue un buenazo, el mejor amigo que podías tener. Un pringado, también, porque Pandora se los ponía con el histriónico de Cook. Y ahora le han dado un matiz totalmente diferente. Y eso es genial, pero desconcierta. Thomas se convierte en Thomas, pero una faceta que no conocíamos. Y no nos gusta. Pero es la más normal del mundo: tiene un hermano enfermo que cuidar, una familia a la que le falta una pata, es cuasi-responsable de un club cuyo jefe es un irresponsable, está enamorado de una novia difícil y como colofón es un inmigrante africano que todavía no sabe muy bien donde está. Con lo que sucede en esta season premiere, Thomasino llega al extremo.

Porque una vez pasado el trauma de ver esa horrorosa intro que le han pegado con loctite del barato a esta nueva temporada, tan esperada, nos encontramos con una primera secuencia impecable, brutal y soberbia: vemos a una chica random, como más tarde la definirá la (ahora) irritante Naomi, lamiendo unos polvos pica-pica a la entrada del bar. Y mientras suena una molesta música de fondo, se va adentrando al local mientras vamos viendo de pasada a los protagonistas principales, una idea brillante, que besan, beben, follan y bailan entre luces y ruido. La chica asciende colocada a la parte de arriba. Sofia Moore se sube a una barandilla; y se tira. Así de directo. Un cúmulo de gente se agrupa entorno a ella, que sangra por el lado lateral al golpe, una modificación de las reglas básicas de la lógica que permitimos. El sentimiento de culpa y rabia de Thomas, querer buscar al responsable de que una chavala de quince años haya entrado al pub y haya conseguido esas drogas (porque eso, claro, no se debe hacer), motivará parte del capítulo al protagonista, y seguro que gran parte de sus acciones en la temporada que ahora comenzamos.

Skins, capítulo 4x01Skins, capítulo 4×01

Esta presión se desencadenará en el almacén de toallitas del hospital unos días más tarde, y bien que se liberará. Conocemos en este 4×01 a Andrea, la típica calienta puerros que aparece y desaparece con una función muy marcada: fastidiar al personal. Personalmente, aunque interesante, esto me parece un golpe muy bajo. Meter a esta señorita, una de las voces cantantes del coro al que acude la devota familia de Thomas, para que sea el error favorito de este rey del ébano, es bastante gratuito. Afortunadamente, lo que podría haber funcionado como secreto de temporada en Física o Química, mantener el “me he acostado con otra persona y por eso no puedo mirarte a los ojos, cielo” sin decírselo a la otra parte de la ecuación un buen rato, se resuelve al minuto en una estupenda escena que rompe con el drama predominante en todo el episodio.

Pandora se presenta en el cuchitril de Thomas con JJ y un estupendo maratón de comedias de Reese Whiterspoon, esa virgen tan creíble, donuts en mano y ganas de meterla. Las poses son incómodas, y la situación también. Y si JJ está metido en su mundo de Reese y Panda en el suyo de arco iris y “todo es perfecto,” un sincero Thomas explota.

Skins, 4x01Skins, 4×01

Dejando de lado al protagonista, fijemos nuestras miradas en Naomi, una parte importante del episodio. La honrada, la coherente y la políticamente moral Naomi Campbell se delata como quien vendió las drogas a la chica, cortesía de Cook. “Necesitaba dinero”, se excusa. ¿Dónde se ha quedado nuestra verdadera Naomi? Cómo acaba vendiendo lo-que-sea a la primera que pasa, porque necesitaba dinero, eso no lo sabemos. Nos extraña (y que esté con Cookie Monster de parras también). En la preview del próximo capítulo se escuchan de lejos los tiros de lo que podría haber pasado, pero de momento uno no se puede evitar preguntar qué ha pasado con la rubia que tenía posters de Mandela en su habitación. Al igual que con Thomas, la vida (o el verano) les está llevando a un extremo en el que no se les puede reconocer.

Effy ha vuelto. Y con ella llegamos al final del capítulo. No he echado de menos a la ojazos, y la verdad es que no ha sido hasta el momento en que el soseras de Freddie ha hecho referencia a ella cuando me he dicho: “Ah, sí, Effy. Que también está”. Después de lo ocurrido en la season finale de la tercera, la pequeña Stonem, nada que envidiar al hermano, se marchó con su madre a Italia, y sus signos vitales se debilitaron en medida que pasaban los meses. ¿Aparecerá por el colegio, reaparecerá por las vidas de los demás? Ni idea. De momento ha actuado como conciencia de Pandora, bastante discutible: que no perdone a Thomas. “Tú lo hiciste primero”, le había reprochado. Una excusa bastante rastrera, inexcusable. Ambos quieren olvidar sus respectivos errores, pero no las circunstancias, y las cosas siguen andando algo raras. La pareja, sin embargo, está llena de agujeros: Pandora es una novia horrenda y Thomas no puede dar más de sí, por mucho que lo intente. ¿Deben estar realmente juntos?

Una chica ha muerto. Y así empieza la cuarta temporada de Skins. Un comienzo atípico, sí; nunca una temporada había estado propulsada por un hecho de estas características. Es también un hecho tan obvio, tan real y tan acorde con este último curso de los chicos de Bristol. Sofia Moore les ha allanado el paso en el camino hacia la madurez. Forzada pero inminente. Bienvenidos, también, a las reviews de Skins en Todoseries. ¿Comentamos?

Nota del autor
3
Vuestra nota
Review Skins: Thomas
Valoración

Categorías: Reviews Series Skins Etiquetas: , , ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »