Review Shameless: The Legend of Bonnie and Carl

web

Algunos ahí fuera creen que existe una suerte de justicia llamada Karma que lo acaba poniendo todo en su sitio. El mal que haces te es devuelto y tus buenas acciones se ven recompensadas. Bullshit. No hace falta que ningún manual nos cuente cómo funcionan las cosas en el mundo cuando ya vivimos en él. Y no hablamos sólo de realidad, la ficción, a veces, también se encarga de darnos unas cuantas lecciones. Shameless está funcionando como un buen puñetazo en la cara en materia de méritos, desde luego. ¿Comentamos el episodio de esta semana?

Esta novena entrega ha supuesto de algún modo una pequeña vuelta a los orígenes. Con sus matices, claro, estos personajes no están en la situación del comienzo. No podemos decir que echemos de menos Shameless como serie gamberra porque sería ignorar las grandes dosis de realidad bizarra y no tan ajena que nos sigue dando. Pero es triste. Hablamos desde el comienzo de la cuarta temporada de cómo la carga dramática se ha acentuado con el tiempo y tenemos situaciones mucho más tristes. En mi opinión, es lo que corresponde al momento. No es ya que toda familia pase por sus momentos bajos, es que todo individuo, y esto es aún más importante, lo hace. Si hablamos de los Gallagher esto se multiplica. Algún día todos tenían que estar más rotos.

Empezamos, como era de esperar, hablando de Fiona. Las cosas están llegando a un punto en el que todo espectador está por echarse a llorar y lanzar cosas. Ayer mismo, @Macon_inMotion me dijo que estaba esperando el episodio en el que se revelaba que la chica había sido Hitler en otra vida. Es demasiado. Hace semanas hablábamos del rasero con el que se estaban midiendo sus acciones y ya nos parecía relativamente injusto. Pero hasta entonces guardaba cierta lógica por el pequeño cambio de roles y porque, dicho sea de paso, todo esto nos pilló de sorpresa.

Hemos de reconocer, sin embargo, que toda esta lluvia de mierda empieza a ser agotadora. Los problemas de juicio ya no vienen de parte de su hermano, que ha decido darle un respiro en materia de culpabilidad. Los juicios ahora vienen de toda la sociedad y esto no nos supone algo nuevo ni nos pasa de largo. Nadie está dispuesto a darle una oportunidad para trabajar en nada que no sea la prostitución, literalmente. Tenemos que presenciar cómo a los grandes cargos les circula la corrupción por las venas, pero para ejercer de vendedora un único y aislado antecedente supone un muro con el que darse repetidamente. Poco más que decir que no se haya dicho ya.

Qué imagen más triste de Fiona se nos ha quedado tras “The Legend of Bonnie and Carl”. Liam llora y sólo se consuela en los brazos de su hermano. Un autobús que se escapa, un metro fuera de servicio, un taxi que no llega a su destino. Verla correr descalza por la nieve como imagen del infierno terrenal. No es de extrañar que se derrumbe y vaya a gritar al artífice del desastre. Sólo espero que todo quede ahí y no vuelva a caer en lo mismo.

fiona

Lip tampoco se escapa de los problemas, ya que parece ir de desquiciada en desquiciada en materia de cama. Karen era la reencarnación del mal y Mandy, teniendo en cuenta sus circunstancias,  tampoco era la más conveniente de las elecciones. Desde luego ahora contamos con una versión más pija y recatada, una maniática del orden que a la antigua usanza no relaciona su virginidad con el sexo, sino única y exclusivamente con su vagina. Menudo muerto le ha caído encima si no empieza a poner tierra de por medio.

Pero este no es el mayor de sus problemas, y es que el enorme novio de Mandy al que sólo le valen los condones Magnum ha decidido jugar al juego de la justicia y la fidelidad y olvidar que tuvo su aventurilla con una de las prostitutas rusas que andaban por casa. De momento Lip se ha librado, pero tememos que a Mandy le ha caído una paliza y que las cosas no van a quedar aquí. Esta chica tampoco sale bien parada dentro de la atmósfera machista en la que ha crecido, un lugar donde su propio padre la deja embarazada cuando bebe y todo sigue su curso sin mayor importancia.

Tengo que decir a favor de Lip que tras decidir que su hermana merece un pequeño respiro y que ya tiene suficiente encima, no se ha desligado de su responsabilidad con la familia y ha decidido que la economía y el cuidado de sus hermanos pequeños también son problema suyo.

Debbie, esa niña precoz y responsable a la que todos llegamos a adorar en un momento u otro, va de mal en peor. Estoy casi convencida de que Matt jugaba a lo mismo que ella al decir que tenía una cita, pero el chico ha despertado a la bestia inmadura en la que se está convirtiendo la niña. Dejándose llevar por Mandy, para la que todo funciona como una circular pelea de gatas, ha decidido hacer la vida imposible a la supuesta nueva novia de su amigo. Y no sabe dónde se ha metido…

Me ha parecido curioso cómo en medio de esa conversación con Carl dice que los chicos están obsesionados con el sexo, cuando su problema es justo el contrario. Es ella la que vive obsesionada con perder la virginidad, con guardarse, con el rol de la mujer en materia sexual. El problema es que no piensa en el sexo como algo bueno, sino como un problema al que va a tener que enfrentarse tarde o temprano, como una obligación, como algo que, según imagina, tiene que hacerla mejor.

Y hablando de Carl, si el chico nunca ha sido el estandarte de la inteligencia, al enamorarse se le han muerto las pocas neuronas que le quedaban. Ahí le tenemos, dando su primer beso tras cometer su primer atraco. Este niño siempre ha sido un delincuente en potencia y además, como todo Gallagher, tiene el don de frecuentar las compañías que menos le convienen.

carl

Por otra parte, sois muchos los que habéis comentado la posibilidad de que Ian padezca la enfermedad de su madre. Una posibilidad que, personalmente, veo muy probable. Su relación con Mickey no parece estar funcionando como se esperaba más allá de su alianza a la hora de conseguir dinero de formas poco éticas, y es que el chico no parece él mismo en los últimos tiempos. Y hablando de dinero, en su casa no vendría nada mal un poco de ayuda…

Mickey tampoco parece más centrado. En lo que respecta a su hijo, todo le importa menos que nada. Ha tenido que ser Ian quien se ocupe de su mujer en el terreno económico. Parece ser que el matón de barrio ha enseñado por fin su verdadera cara en todos los aspectos, incluido el de su tremenda cobardía cuando no hay que usar la fuerza para resolver algo. Mejor escabullirse que aguantar.

He dejado la otra cara triste de la serie para el final, porque si hasta ahora me he mantenido muy reticente ante la idea de que los guionistas sean capaces de matar a Frank, cada vez que lo miro y lo veo envejecer diez años empiezo a dudar. Está masacradísimo por la vida que voluntariamente ha llevado, especialmente en los últimos años. No quiere hospital ni más piedad de la cuenta, sólo quiere ir al Alibi y tomar algo con sus camaradas, un deseo que, a su manera y de forma preciosa, se ha hecho realidad. Además va a casarse, eso tiene que contar.

frank

Hilarante, como era de esperar, la vuelta de Sheila. No importa que falten muebles, ni la ventana rota, ni el cartel de “se vende”. Ella quiere adoptar a sus pequeños indios en su enorme traje de boda lo antes posible. Qué grande es este personaje y cómo se la echa de menos cuando no está.

Otra semana y otro gran episodio. ¿Qué os ha parecido?

 


Categorías: Sin categoría

2 comentarios

  1. lucas3

    Muy bien episodio. Creo que un poco por debajo de los demas pero fue mas bien para colocar las piezas en su lugar para los últimos 3 episodios de la temporada. Frank por primera vez me dio algo de lástima. Por la situación en la que está y quizas porque esta semana nos han recordado un poco lo que es Terry, el padre de Mickey y Mandy, que Frank en comparación es un angel. Creo que Mickey y la rusa están actuando mal, ambos. Los dos fueron obligados a tener sexo por Terry y ahora cargan con la responsabilidad de ese niño que vaya uno a saber de quien es pero eso no quita que sus acciones son bastantes cuestionables. Mickey se desliga totalmente, la rusa lo amenaza con algo que sabe que puede matarlo, no se cual es peor. El resto, nada que no se haya dicho en la review. Muy buen capítulo.

¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »