Review Shameless: I’ll Light a Candle for You Every Day

Frank lo ha conseguido. Bueno, casi, pero se ha llevado un buen pico después de su inversión de tiempo y esfuerzo… casi se puede decir que ha cobrado por su trabajo como manitas, apoyo moral, amigo de conveniencia y amante fatal. Y Steve, ¿ha vuelto para quedarse?

Cara de Mantequilla ha muerto y Frank ha tenido mucho que ver (todo que ver). Cuando sonó el teléfono para avisar de que había un corazón disponible para ella el muy truhán (por no llamarlo macho cabrío) se encargó de evitar que fuera para su amiga. Frank mató a Cara de Mantequilla, primero quitándole la opción del trasplante y luego, a petición de la propia enferma, rematándola en la cama en un “final feliz” que dejó a Frank algo tocado emocionalmente, con 2.000 dólares en el bolsillo y una tele de plasma muy guapa. La increíble promesa de Frank sobre lo que haría tras la muerte de Dottie si aceptaba casarse con él, tan romántica, eso de encenderle una vela cada día y demás, quedará en nada (no hay  pensión, no hay promesa).

La muerte ha sido protagonista de este capítulo y no solo por lo dicho en el párrafo anterior. Debbie todavía anda traumatizada con la del vejete del asilo. En el capítulo se ha convertido en su obsesión y llega a comprobar con un espejo si Liam sigue vivo. También la muerte está en la mente de Kevin, que piensa que pronto su jefe la palmará y es probable que él se quede sin trabajo. De ahí que se plantee comprar el bar, en contra de la opinión de Verónica. Este chico no sirve para tener esa responsabilidad. Todos lo saben. Todos menos él, claro, pero su novia acabará apoyándolo.

Otro tipo de muerte es la que está sufriendo Lip. La muerte de su relación con Karen, que al final del capítulo se hace con el anillo de compromiso de su nuevo novio (un anillo que sirvió antes para que Frank se comprometiera con su amiga, ahora difunta, y así llevarse la pensión). Lip sigue con su plan de ayudar a Ian a ir a West Point. Esto le está llevando a meterse en algo que antes había rechazado, colaborar con la universidad, investigar e incluso trabajar con el ejército en un proyecto. Por ayudar a su hermano puede que Lip acabe dando con la tecla de su futuro.

Como la temporada pasada, siempre encontramos personajes secundarios inolvidables. Por ahora, y con bastante peso, nos hemos encontrado con Dottie (Cara de Mantequilla), pero mi favorito, por ahora, es el dueño del bar, con su demencia senil y sus pantalones invisibles.

Y, por fin, Steve. Tras el rollito fallido con el amor de juventud (otra escena memorable), Fiona se ha quedado chafada. Esperaba otra cosa, claro, y ha sido entonces cuando ha echado de menos a su ex y lo ha llamado. Pero Steve, no sé qué pensarán los seguidores de la serie, no parece tener a Fiona en mente. Ni de lejos. Parece que se lo está pasando bastante bien en su playita con su amiga complaciente. Veremos si la llamada de Fiona provoca la vuelta del ladrón a la vida de los Gallagher. No tardaremos en salir de dudas.


Categorías: Sin categoría
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »