Review Shameless: Frank G, loving husband…

frank muerto

La semana pasada dejamos a Frank huyendo por culpa de sus deudas y a Ian y Kash lidiando con Mickey, el hermano chorizo de la falsa novia del primero. En este capítulo veremos qué sucede con ambas tramas y conoceremos la importante decisión de Sheila. Además, aprovecho esta entradilla para celebrar la renovación de la serie para una segunda temporada (aplausos y más aplausos). Más chicha, tras el salto.

Frank es capaz de meterse en un lío por minuto y de paso enfangar a toda su familia. Descubrir que este gran cabeza de familia lleva cargando deudas a nombre de sus hijos para cubrir sus vicios y cagadas es un claro ejemplo de ello. Y con la historia de los 6.000 dólares no iba a ser menos. Después de varios intentos de sacar dinero (memorables escenas las de Frank y el joyero judío: “Mel Gibson was right!”, y su intento cutre de robar a una vecina) un mendigo le da la solución: hacerse pasar por muerto y así lo dejarán en paz. Entonces se pone en marcha la maquinaria Gallagher: Carl roba las flores de un difunto, Lip y Kev consiguen un coche fúnebre, Verónica y el propio Frank las drogas para simular la muerte y Debbie el traje de difunto. Cuando se trata de buscar soluciones esta familia es como el Equipo A… ¡qué digo, mucho mejor! Y si no recordad la escena con el camionero: unos verdaderos profesionales, preparados para cualquier contingencia.

La falsa muerte de Frank es es todo un show. Cuando los matones entran en casa de los Gallagher la imagen es de postal: el ataúd, los hijos velando (Debbie, qué personaje, llorosa de verdad, metidísima en su papel), y el cambiazo del cuerpo por esos kilos de carne medio putrefacta, sobrantes del robo del camión. Y para acabar, hasta discursito de Kev en el bar, y la fiesta funeraria más animada que se ha visto.

Velando a FrankVelando a Frank

Fiona, Steve e Ian se unieron más tarde al montaje. Los dos primeros porque, tras mucho discutir, se han ido a pasar la noche a la suite nupcial de un hotel (los contactos de Steve son infinitos), con baño en bolas en la piscina, escenas romántico-sexuales incluidas. E Ian porque también tiene un problema que solucionar: Mickey, el hermano chungo de Mandy, volvió a atracar a Kash y de paso se llevó la pistola que le había dado su mujer. Ian no lo duda y va a recuperarla pero, no sabemos cómo, acaba enrollándose con Mickey. Parece que este chico tiene un talento natural con los padres de sus amigos. Como con Karen en el primer capítulo, aquí vuelve a ser pillado in fraganti, esta vez por el padre de Mickey… sólo que este no se da cuenta de que lo que está pasando delante de sus narices. Esta vez se libra de salir corriendo para salvar la vida. Aparte del revolcón, Ian consigue recuperar el arma. Pero es tontería, porque la mujer de Kash se han enterado de su relación y, como no podía ser de otra manera, su mente fría y calculadora encuentra la solución al drama: Kash le dará otro hijo y a cambio podrá seguir con Ian. Esta mujer es demasiado para el cuerpo. Los tiene a todos firmes. Veremos si Ian acaba alejándose de Kash y acercándose a Mickey. Sería otra vuelta de tuerca más al drama que vive el pobre Kash.

Ian y MickeyIan y Mickey

Por otro lado tenemos a Sheila y sus neuras. Steve le ha dejado a Liam para que lo cuide esa noche y ella está encantada. Y la experiencia le viene muy bien, porque el pequeño se escapa y ella tiene que salir a la calle (sí, atada a una ristra de sábanas, como si de un cordón umbilical de astronauta se tratara), se da un baño de realidad y caos (acaba con la cara llena de pintura) y se da cuenta de lo que echa de menos su etapa de madre… así es que la vemos tirando por el retrete las píldoras anticonceptivas. ¿Significa esto que Frank puede ser padre de nuevo? Sería el séptimo, y contando con que no tenga más hijos perdidos por ahí, claro.

Sheila y LiamSheila y Liam

Siempre atendemos a los personajes principales, es inevitable y obligado, pero no puedo olvidarme de los secundarios o casi extras que aparecen en la serie. En este episodio tenemos a Kermitt, el amigo de Frank, el que recibe las cientos de facturas en su casa pero que ahora va a vivir con la novia y ella no está de acuerdo con seguir haciéndole el favor al Gallagher. El pobre da una pena… la novia le ha tirado su colección de revistas porno y sus cartuchos de Atari, pero es la última oportunidad que tiene para ser feliz, aunque para ello tenga que renunciar a los videojuegos y a la masturbación. Es un personaje que merece más minutos en la serie.

Como decía en la entradilla, la serie ha sido renovada para una segunda temporada. Está claro que los datos de audiencia están acompañando. La serie está manteniendo el nivel de calidad y las tramas van avanzando: vemos cierta evolución en la relación de Fiona y Steve (él empieza a saber cómo tratarla), la trama de Ian/Kash/Mickey está dando de sí, y el personaje de Sheila, aunque en un segundo plano, está dando buenos momentos a la serie. La historia de Lip con el inspector universitario sigue ahí, aunque haya descansado en este episodio, y Frank… bueno, Frank es de otro planeta (pero eso no le ha hecho librarse del merecidísimo y esperado puñetazo de Lip).

La semana que viene, más Gallaghers.

Nota del autor
3
Vuestra nota
Review Shameless: Frank G, loving husband…
5 (100%) 1 vote

Categorías: Reviews Series Shameless Etiquetas: , ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »