Review Running Wilde: The Junior Affair

The Junior Affair

Ya tenemos aquí The Junior Affair, el cuarto episodio de Running Wilde. A lo tonto hemos llegado casi al ecuador de la serie, y sigue en antena. Ya sé que siempre digo lo mismo, pero esta semana es más verdad todavía. La serie está pendiente de un hilo, moribunda, esperando que alguien de la Fox le dé el toque de gracia. Pero mientras llegue ese momento, disfrutemos con la mejor nueva comedia de la temporada. ¿Ya has visto el 1×04? Adelante, pues…

Algo extraño me ha pasado mientras veía The Junior Affair. A veces ocurre que te gusta el principio o el final de una película. “La hora final es increíble”, “sólo vale la pena el principio”, etc., son frases que todos hemos dicho alguna vez. En un capítulo es más difícil. Al menos a mí no me había pasado, y menos en una comedia de veinte minutitos. Sin embargo, siempre hay una primera vez. Durante los primeros diez minutos estaba pensando en que era el peor episodio de los cuatro emitidos. Y ya tenía las razones pensadas y todo. Pero hasta el rabo todo es toro, claro, y en los últimos diez minutos ha habido un par de escenas que me han hecho reír mucho. Así que la cosa al final no ha sido tan mala.

Steve, el actorSteve, el actor

El capítulo me ha parecido diferente al resto por dos motivos. Uno bueno y uno malo. ¿El malo? La ausencia de David Cross. Ya sabíamos que tarde o temprano dejaría de salir en la serie, y deberíamos estar preparados. Lo que pasa es que ha dejado una huella tan profunda en los tres primeros capítulos que cuesta mucho dejarlo atrás. La ausencia de Andy, el novio de Emmy, era uno de los motivos que me venían a la cabeza durante la primera parte del episodio, cuando estaba siendo bastante malo. A pesar de ello, Fa'ad (Peter Serafinowicz, voz de Darth Maul en La Amenaza Fantasma) ha contrarrestado bastante bien su ausencia. Un Fa'ad, por cierto, que se está convirtiendo en la auténtica revelación de Running Wilde.

Fa'ad, el matón neoyorquinoFa'ad, el matón neoyorquino

Pero también ha habido una diferencia positiva con respecto a episodios anteriores. Después de tres capítulos, la trama no ha girado sobre la relación Steve – Emmy. No hemos visto a Steve detrás de su amor, ni las consecuencias de ello. Hemos visto un episodio de comedia con una trama totalmente clásica: enredos y malentendidos. No nos engañemos, la química entre Will Arnett y Keri Russell no es, todavía, demasiado buena. Así que mejor centrarnos en otras cosas. Además, el enredo de las parejas, aunque no muy original, me ha gustado mucho. Principalmente el de Steve, que es incapaz de ver que ese hombre quiere algo más, incluso después de haberle besado.

“Ah, así sabe el beso de un padre”

No puedo dejar de nombrar la escena de la limpieza del coche. Aunque sé que, objetivamente, ha durado un poco más de lo que debería (incluso lo ha comentado Puddle), a mí me ha encantado de principio a fin. Ese Arnett limpiando semidesnudo, mientras la voz en off de Puddle dice que Steve no sabía cómo lavar un coche… He tenido que parar la imagen para poder reírme a gusto.

The Junior Affair muestra un poco más donde puede llegar Running Wilde si le dejan tiempo. Con sus cosas malas y sus cosas buenas. A mí, desde luego, me tienen ganado para la causa. Paradojas de la vida, la que en mi opinión es la mejor comedia de estreno de la temporada va a sufrir el mismo destino que la que, también en mi opinión, ha sido el mejor drama de estreno de la temporada (Lone Star). Maldita mi suerte.

Nota del autor
3
Vuestra nota
Review Running Wilde: The Junior Affair
Valoración

Categorías: Reviews Running Wilde Series Etiquetas: , , ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »