Review Rubicon: Wayward Son’s

Pues no han bastado once, sino que han hecho falta 12 capítulos para que casi todas las cartas estén sobre la mesa. Pese a que la sensación al terminar este episodio es que ya sólo queda desenmascarar a los malos y hacer control de daños, la verdad es que yo espero, por lo menos, un giro de mano más en el capítulo que nos queda. En cualquier caso, mirando atrás, parece que, pese a las acusaciones de falta de ritmo, prácticamente todo ha tenido encaje hasta ahora… Pero vamos a ver cómo ha encajado todo hasta la explosión que ha hecho volar por los aires lo que uno esperaba de una serie de este estilo antes de 24.

Para empezar tenemos por fin el enlace entre Kateb y los chicos de la playa. Ellos le han facilitado al menos la logística, y posiblemente la idea, de hacer un ataque que parece absolutamente demoledor. Golpear un punto estratégico que por poco analizado no está tan protegido. Todo el mundo protege estructuras, pero, por ejemplo ¿una bahía? Si no es una frontera, no se le presta demasiada atención. Sólo aparecía de higos a brevas por EEUU se encontraba con Tanaz para planear juntos el golpe. De momento Bloom está en la sombra, pero no sabemos cuanto podrá aguantarse esta situación. Entre los Chicos de la Playa hay dudas, a parte de una bronca histórica a Spangler por que Will siga vivo. Pero, en cualquier caso, asumen que, aunque quisieran parar la jugada de Kateb, esto ya no hay quien lo detenga, y es que lo fanáticos y suicidas tienen ese problema, que cuando cogen carrerilla no hay quien los pare. Solo puedo felicitar al equipo de la serie porque la verdad es que me imagino el atentado perfecto como algo parecido a esto… a simple vista no hay riesgo, pero la reacción en cadena tiene ramificaciones históricas. De verdad, chapeau.

El estado de emergencia cae sobre el API, y Spangler que ya ha tanteado al tipo con corbata y que, según parece tiene menos talento, como es el caso de Grant, le manda con Will, supongo que por si hay que hacer algún relevo, o para tenerle marcado. Aún así, no estoy seguro de que Grant se echara bascule dada la situación hacia Spangler. La búsqueda estructurada que lidera Miles con Tanya es más que interesante, y junto al gran descubrimiento de Will y el informe de David (de momento el unico enlace entre el API y el atentado, y ya destruido por Spangler) nos ha llevado cinco segundos antes a descubrir a dónde va Kateb. Y de paso, a suponer que si, después de cada gran crisis, el consorcio empresarial de los chicos del trebol se enriquece, la cara de satisfacción de Spangler se deba a lo que piensa ganar distribuyendo petróleo por otros lugares, o vendiendo energías alternativas… vete a saber.

Por otro lado, las explicaciones que ha dado Kale (ya totalmente en línea con Will) a Kate Rhumor nos ha dejado clara otra referencia al Rubicón. No sólo atacar el estado, sino que los enemigos de aquellos que atacan el estado se sucidan para salvar a sus seres queridos… Aunque la nueva pista de la película (yo la verdad, pensaba más en un tema de fechas o de lugares) puede que nos acabe de explicar todo lo que es el grupo del trebol a modo de testamento de Tom. También puede ser algún tipo de prueba, pero vete a saber. Kate, en cualquier caso, ha decidido dar un paso adelante, dar la cara y lanzarse a por la pelicula, que ya tiene, y que a saber qué sorpresas nos puede traer. No acepta el suicidio, o la derrota que asumía Tom. Deseamos que tenga suerte.

La investigación de Kateb nos ha llevado a su integración con la Yihad. A parte de parecer una distracción para Will seleccionada por Spangler, el hecho de mandar a Will con carabina puede darnos que pensar que es uno de los puntos débiles de la historia. Porque, una cosa es que contrates un atentado llave en mano, y otra muy distinta es que tengas la suerte de dar con el fanático ideal que encima es blanco… y que lo tengas a mano. ¿Es Kateb de verdad un fanático? ¿Son sus compañeros de Yihad de verdad fanáticos? ¿Hay un acuerdo entre el trébol y Kateb?

Mención aparte es la que se merece el diálogo entre Spangler tembloroso y Kale disimulando. Lo más increible de esta escena es que los dos asumen que no pueden confiar y que están destinadas a acabar el uno con el otro, pero de momento no han decidido que sea el momento, o no han tenido suficientes recursos para enfretnarse. En definitiva, parece que ahora mismo todo el mundo tiene clara la posición en el tablero de los demás, pero no sabe ni sus intenciones reales ni los recursos con los que cuenta. Pero, realmente, el final del capítulo nos ha dejado ante un gran vacío. ¿Por dónde seguiremos adelante? ¿Qué es lo siguiente? ¿Hemos terminado, o ha sido sólo un paso más?

Esto es una novedad en Rubicón, porque realmente siempre te da la sensación de que hay un poco más que avanzar según hemos visto. Sin embargo, lo único que puede quedar es desenmascarar a los malos,si se puede, y reducir el coste… si es que no hay secuelas. No tenemos idea de qué podrán hacer Willy Kale, a parte de intentar recoger pistas que señalen a los chicos de la playa (y la verdad es que parece que tendrán que ser pruebas importantes, porque los mozos parecen mandar de lo lindo). Por otro lado, parece que Spangler y los suyos, a parte de descorchar champan, pueden intentar cerrar las pistas que hayan dejado.

A estas alturas podríamos pensar (y juro que aún no he visto el capítulo 13) que, o bien con la posible prueba que tenga Tom en la película den Kale y Will un golpe de estado en el API para cerrar el cerco con Spangler. La otra opción es que asuman la derrota, Spangler y los suyos intenten eliminarlos y/o rematar con otro golpe maestro y que aparezca la pista que les salve y acabe con los malos. Esta última me resulta más difícil de pensar porque parece que Kateb ha terminado volándose en la bahía. En fin, vamos a ver qué pasa con el último capítulo…

Nota del autor
3
Vuestra nota
Review Rubicon: Wayward Son’s
Valoración

Categorías: Reviews Rubicon Series Etiquetas: ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »