Review Rubicon: Caught in the Suck

Review Rubicon: Caught in the Suck

Espectacular episodio el octavo de la primera y única temporada de Rubicón (y única, sí…). Hay momentos en los que no sólo las tramas cuajan, sino que, además, llevan de la mano al espectador. Hemos tenido traiciones, descubrimientos, torturas, manipulación y, lo más interesante de todo, casi ninguna seguridad de lo que está pasando ni de lo que queda por venir. En fin, demos un saltito y comentemos los patrones del capítulo.

Kale Ingram es posiblemente, junto con Ed Bancroft lo mejor de la serie. El segundo nos ha metido lecciones estupendas de criptología y análisis de datos y, además, es muy entrañable. Sin embargo Kale es la pura ambigüedad, manipulación y, lo que es más increíble, diciéndolo prácticamente todo a la cara, sin que dejes de tener la sensación de que siempre va un pasito por delante de todos. En este capítulo Kale ha dicho a Will que le ha espiado, a Maggie que se ha chivado, a Ed que la situación es peligrosa, pero que es necesaria su intervención y, salvo que, como dice Ed, es un patriota… no sabemos qué es lo que pinta del todo en esta historia. Solo nos fiamos, como bien dice Will, porque, de momento, no está en el listín, pero vete a saber dónde puede estar. Quizá la clave sea que “despiadado no es lo mismo que cruel” y puede ser el único que vea el tamaño del problema en el que están.

Quizá sólo proteja a Will porque su interés es que lo descubra sin exponerse el del todo… ¿o es que Will tiene acceso a algo a lo que él no? De esta jugada hay dos dañados: Ed y Maggie. Ed ha hecho su trabajo y, por lo pronto, está espantado o superado por la magnitud del monstruo. Maggie parece que ha perdido muchos puntos al quedar como soplona, hasta la han despedido, pero, mi gran duda es: ¿ha llegado el día en que Maggie mentiría a Kale por Will? ¿Es real del todo el despido, o se ha dado la vuelta al embudo? Increible ha sido el salto en la trama de Georg, Kateb y Tanaz ha sido más que interesante. La mejor manera de descubrir si Tanaz es de fiar o no, es dejarlo a un observador ciego y… resulta que parece que si es una mala fuente. Lo que si que, a diferencia de series como 24 u otras de espías con más acción, han mostrado el estrés y la tensión de los analistas… como un tipo puede sentir la responsabilidad de un trabajo que supone tanto peso, aceptar cuestiones que están fuera de la moral. Esto se ha llevado por delante el matrimonio y la tranquilidad de Miles y el consumo de drogas de Tanya.

Spangler nos ha “sorprendido” con el programa de desintoxicación, pero la verdad es que, un agente drogadicto el riesgo de filtraciones es enorme y que se vaya a la competencia un riesgo. Eso si, la gran duda, es si esto implicará que Tanya tiene que hacer algún trabajo para Atlas. En lo que está dentro de la trama, Wheeler parece ser el ladrillo que flojea y puede ser la explicación de lo que le paso a Tom y a su antecesor. Espiado y todo después de hacer horas extra con la secretaria parece que asume que, el cargo de conciencia por Nigeria y mentir por Katherine Rhumor le va a costar recibir el célebre trébol… y como hizo Tom, le manda las pistas suficientes como para que ella tenga que seguir indagando. No es solo la carta, sino que, el mensaje suena a disculpa y despedida… y el remitir a la secretaria al viernes es muy significativo. Pero la madre de la historia es el gran hallazgo de Will… las oficinas de Atlas y el listín. A parte de ser muy espabilado ha tenido la potra de encontrar un listín telefónico con la plantilla al pleno de Atlas.

Y digo yo que cuando tantos tipos se juntan y dan el punto de arranque (mediante un crucigrama), es como para temblar… Como para cruzar una nueva línea, dejar claro que sabe que le espían, romper el micrófono y empezar a investigar. Y a todo esto, a Kale sólo se lo cuenta porque, de momento y sólo de momento, no sale en el listín. Cogemos ritmo

Nota del autor
3
Vuestra nota
Review Rubicon: Caught in the Suck
Valoración

Categorías: Reviews Rubicon Series Etiquetas: , , ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »