Review Revolution: Sex and Drugs

Revolution tiene pinta de convertirse en una montaña rusa, con episodios muy buenos y episodios… eh… no tan buenos. Sex and drugs es, además, un gran ejemplo de cómo las promos pueden engañar al espectador (y no estoy segura de que esto sea una buena idea, precisamente). También nos ha servido para conocer un poquito más a Aaron, aunque no sé si esto era necesario… a ver si consigo quitarme un poco el tono pesimista en la review… ¿comentamos?

El sexto episodio de la temporada comienza con el grupo encabezado por Miles Matheson corriendo a contrarreloj para salvar la vida de Nora, a quien parece que la herida recibida en Soul Train se le ha infectado de muy mala manera.

El episodio en sí me ha parecido de los más flojos de la temporada con diferencia. En otros, al menos teníamos unos flashbacks interesantes o un gran final de episodio, pero en este, ni lo uno ni lo otro. Vale que el reencuentro entre madre e hijo no ha estado tan mal, pero creo que aún no hemos visto lo suficiente de la reunión familiar como para considerarlo interesante.

En cuanto a los flashbacks… bueno, Aaron no es que sea un personaje de los que hacen historia, al menos de momento. Y todo ese halo heroico que le han puesto alrededor en este episodio, con el sacrificio ante Nora, no me parece que le pegue mucho, la verdad, me parece más creíble en los flashbacks, con su mujer. Mujer con la que por cierto pensaba que tenía una historia mucho menos romántica. Dado el background del personaje, con la cuenta millonaria y demás, me imaginaba una historia muy distinta, más por el estilo de mujer que va tras el dinero y tras el apagón abandona a su marido porque ya no puede cubrirla de caprichos. Lástima que terminara la historia como termina, con Aaron dejando a su mujer porque cree que a ésta le irá mejor sin él…

De todas formas ahora está claro que, tras la muerte de Maggie, Aaron será quien se encargue de mantener al grupo unido y es que vaya equipo variopinto con el que ha topado, en cuanto se descuida alguien se sale del rebaño…

Volviendo a la moribunda Nora, Miles guía al grupo hasta los dominios de Drexel, un antiguo compañero de sus días turbios reconvertido en proveedor de heroína. A cambio de tratar a Nora, el traficante pide a Charlie, pero no para lo que las promos nos hacían creer, que iba más encaminado a convertir a la joven Matheson en compañía nocturna para Drexel, sino para mandarla a casa de los vecinos a matar a su cabeza de familia por interferir en sus negocios de la droga.

Y ahí se va Charlie y parece que todo marcha según lo planeado, esto es, matar a un buen hombre o al menos, mejor que Drexel. Y de paso poner a la joven en peligro dado que lo más seguro es que no salga de allí con vida. Miles, tan estratega y experto que te crees, aquí has estado un poco flojo, ¿no?, vaya cómo me has defraudado… Menos mal que Aaron le hace entrar en razón y el tío va a rescatar a la sobrina al más puro estilo ni te enteras de que estoy saliendo, ni te enteras de que estoy entrando, y logra detener a Charlie en el último segundo.

Mientras tanto, en la casa de Drexel, éste ha descubierto que Miles ha escapado y somete a Aaron y a una milagrosamente revivida Nora a un duelo del oeste: cada uno con una pistola, el que dispare primero y mate al otro, gana. Pero Aaron se da por vencido y pide a Nora que le mate, ya que ella resulta más útil al grupo. Al final el ex empleado de Google se dispara a sí mismo, pero le salva la petaca que tenía guardada (he perdido la cuenta de las veces que he visto a personajes salvarse de un disparo por llevar petacas encima…) y le devuelve la jugada a Drexel, cargándoselo. Y lo mejor de todo es que logran salir de allí con vida, delante de decenas de los hombres de Drexel, y ellos salen caminando tranquilamente.

En cuanto a lo que está sucediendo en Philadelphia, Danny conoce a Monroe, que le dice que conoció sus padres (a los dos) y que mientras esté con él será tratado como un invitado (¡ja!). Por otra parte Nate le cuenta al presidente de la República que Aaron tiene uno de los colgantes que está buscando. Monroe decide entonces enviar al Sargento Strausser tras Miles y compañía, un asesino conocido por no dejar a nadie con vida. Pero vamos, que es lo único que hemos visto de Monroe, Neville (que por cierto ha sido ascendido a a Jefe de Inteligencia e Interrogatorios) y compañía en este episodio, y ha sabido a poco, a muy poco.

Philadelphia también centra la atención de los últimos momentos del episodio, con la reunión entre Rachel y Danny. Y abre buenas expectativas para el próximo episodio… ¿qué le contará Rachel a su hijo? ¿Qué razones tendrá para haber dejado a su familia y haberse entregado a la milicia, a Miles más concretamente?

¿Y qué pasará con el Sargento Strausser?, ¿alcanzará a Miles y los demás?, ¿le alcanzará antes Nate?

Puede que este episodio haya sido un poco flojo, pero el siguiente se presenta bastante interesante… salvo que decidan marear la perdiz, que espero que no…

¿A vosotros qué os ha parecido?


Categorías: Sin categoría
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »