Review Revolution: Kashmir

Penúltimo episodio antes del parón de mitad de temporada y casi ya a las puertas de llegar a su objetivo, Danny, a quien llevamos tiempo sin ver. El episodio en sí tampoco ha sido gran cosa, pero nos ha servido para ver los miedos de los protagonistas, en especial de Miles. Con los ojos puestos en el episodio de la semana que viene, más que en este, vamos a intentar centrarnos en Kashmir. ¿Comentamos?

Pues eso, un episodio bastante flojete. Y eso que al principio me ha gustado el hecho de que, por una vez, no perdieran el tiempo con los prolegómenos de mostrarnos al grupo caminando por el campo hasta toparse con algún problema. Aquí hemos ido directos al problema: al contactar con un grupo de rebeldes Miles es hecho prisionero, al ser reconocido como antiguo comandante general de la Milicia. Pese a las insistencias de Nora acerca de su pertenencia a la unidad de St Anne, el Coronel Starkey y el Sargento Wheatley no parecen muy convencidos, pero claro, la cabeza de Monroe es un plato demasiado jugoso para dejarlo escapar… Wheatley se ofrece para acompañar a la expedición, pero luego se descubre que es un miembro de la milicia infiltrado en el grupo rebelde.

Entre medias, alucinaciones por falta de oxígeno y sueños por golpes en la cabeza… pero bueno, que los efectos de la privación del aire no son los mismos para todos. En especial, afectan concretamente a nuestros protagonistas, pues el resto de rebeldes parece haber sido inmune a las alucinaciones. Y tampoco a Charlie, a la que sin embargo luego veremos soñando.

Centrándonos en las visiones que cada uno ha tenido, la de Nora con el cocodrilo o lo que fuera era completamente prescindible. Imagino que se basa en una mala experiencia pasada, pero podían haber salido con algo más original. Y la de Aaron, bueno, tampoco gran cosa, pues ya sabíamos del sentimiento de culpa del ex informático por haber abandonado a su mujer al verse incapaz de protegerla. En cuanto a la alucinación al sueño de Charlie, en el que ha visto a su padre, tampoco para tirar cohetes…

Así pues, tres fuera, nos queda una: la alucinación de Miles. Al menos esta ha tenido algo de chicha. Y es que hemos confirmado que cuando el tío de Charlie se encuentre cara a cara con su antiguo mejor amigo, puede pasar cualquier cosa. Miles teme que Monroe le arrastre a su lado y que termine traicionando a la gente que ahora le importa. Y no es que no me parezca interesante el asunto, pero en serio, hacía a Miles más inteligente que todo esto. Una cosa es que no sea capaz de apretar el gatillo cuando tenga a Bass delante y otra cosa es que tema que le vuelva a atraer a su bando. ¿De verdad alguien vería algo de coherencia en que Miles decidiera volver a la milicia? No, salvo amenaza o algo por el estilo.

Por otro lado esta Rachel, construyendo un amplificador para Monroe. Bueno, esa es la teoría, porque en la práctica, lo que la señora Matheson está montando es una bomba. Y tenía el secreto bien a salvo hasta que ha aparecido Brad Joffe, que ha echado por tierra sus planes. El antiguo compañero de Ben aplica la ley de ojo por ojo con Rachel, pero le sale el tiro por la culata: si Monroe sólo necesita a uno de ellos con vida, mejor que sea Rachel, que ha estado muy rápida ganándose el puesto al matar a Joffe.

Por último, toca comentar el título del episodio… ¿Kashmir? Algunos habrán identificado el nombre con una canción de Led Zeppelin del año 1975 que también ha sonado durante la secuencia de la alucinación de Miles con Monroe. Y ya que estamos con la banda, la canción de Since I´ve been loving you ha sonado durante la explicación de Rachel a Monroe y su compañero acerca del artilugio que está fabricando.

Kashmir ha roto la rutina de Revolution de los flashbacks. Cosa, por otro lado, completamente normal, porque si llegamos a tener escenas del pasado entre tanto sueño y alucinación igual el episodio de hubiera ido un poco más por los cerros de Úbeda…

A vosotros, ¿qué os ha parecido Kashmir?


Categorías: Sin categoría
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »