Review Revolution: Chained Heat

Prueba de fuego para Revolution. Muchas veces los pilotos se ven por curiosidad, pero conseguir que la semana siguiente el público vuelva sentarse delante de sus televisores (u ordenadores) es harina de otro costal. De ahí la importancia de los segundos episodios de las series de estreno. Chained Heat sigue siendo un episodio introductorio, centrado en conocer a nuevos personajes y en conocer mejor a quienes ya aparecieron en el piloto. Yo aún tengo mis dudas… y a vosotros, ¿os va convenciendo Revolution?

Con la incorporación de Miles al grupo las cosas se ponen más interesantes. La batalla interior que debe estar pasando este hombre, con la vida que ha llevado durante gran parte de su existencia frente al deber familiar recién descubierto, sale a relucir en varios momentos del episodio. Por lo pronto, le cuesta perdonar la vida a un cazarrecompensas que les persigue. Por suerte, la (por poco tiempo) inocente Charlie intercede por el hombre y logra que Miles le perdone la vida.

Si en el primer episodio era Charlie la que pasaba el tiempo buscando a Miles, ahora le toca a éste pasar el segundo episodio buscando a una antigua compañera, una tal Nora Clayton, sin la cual, dice, no tienen ninguna oportunidad de recuperar a Danny. Mientras buscan en la ciudad el cazarrecompensas vuelve a aparecer, con Charlie, Maggie y Aaron como rehenes, Miles no tiene más remedio que rendirse… ¿rendirse he dicho? este hombre no sabe el significado de esa palabra. Él solito, con las manos esposadas, puede con todos (cuidado con estas cosas, Revolution, vale que sea ciencia ficción, pero es que Miles parece Batman). Antes de rematar al cazarrecompensas, que mejor se hubiera quedado en su casa cuando tuvo la oportunidad, consigue averiguar que Nora probablemente esté en Fort Chatsworth (una suerte también que el cazarrecompensas lo supiera).

Miles se separa del grupo, al que cita en un par de semanas en la calle Main en Lowell, Indiana. Pero Charlie no va a dejarle ir tan fácilmente y le sigue. Pero a su vez, alguien está siguiendo a la joven. Nate cae en su trampa de damisela en apuros y termina esposado a un poste. Maggie, tras darse cuenta de que Charlie ha desaparecido, quiere ir en su busca, pero Aaron no creen que sean capaces de encontrarla. Maggie le cuenta entonces por qué guarda con tanto recelo su viejo iPhone: es el único sitio donde conserva fotos de sus hijos. Y seguimos con la ración de flashbacks de Revolution, está vez en la universidad donde trabajaba Ben Matheson. Charlie recuerda una escena de su infancia, poco después del apagón. En el que un hombre (al más puro estilo The Walking Dead) les asaltó mientras su madre y su hermano esperaban por su padre.

Tras conmoverse con la historia del iPhone de Maggie, Aaron le hace una confesión a la médico y le cuenta la historia del colgante-pendrive que le dio Ben y cómo tiene que llevárselo a una tal Grace Beaumont en Grant Park, Illinois. Después de todo, quizá Maggie pueda volver a ver a sus hijos. Yo no sé vosotros, pero si Ben no le contó nada acerca del pendrive a quien era su pareja, sus razones tendría. El secreto que guarda el ex empleado de Google es demasiado importante para que lo vaya contando por ahí. Y aún no sé qué pensar de Maggie (maldito Abrams, ahora me hace dudar de todo y de todos…), ¿y si resulta que no es tan inocente como parece? esa forma de pelear del piloto no se aprende siendo médico…

Mientras tanto, Miles ha descubierto que Charlie le seguía la pista y juntos encuentran a Nora en una fila de soldados trasladando un helicóptero para la milicia.

Rescatan a la joven, que estaba desatada y ésta les cuenta que se dejó coger porque quería el rifle del francotirador para venderlo en el mercado negro. Charlie le cuenta que Miles va a recatar a Danny, pero Nora no se cree que Miles esté en algo desinteresadamente. Pide ayuda Nora, dice que se lo debe. Estos dos deben de tener un pasado de lo más interesante. Los tres juntos preparan un plan para hacerse con el rifle. Básicamente el plan es acercarse a menos de un metro y dispararle, como Miles y Nora no podrán acercarse sin que el guardia les reconozca, Charlie se ofrece voluntaria, pero sus motivos son más humanitarios que un rifle: lo hará por los 30 esclavos.

Y ahí va. Mientras se acerca volvemos al flashback anterior en la universidad y el hombre que se quiere llevar la comida. Ben Matheson es incapaz de dispararle aunque haya amenazado a su familia y se esté llevando la comida. No es de la misma opinión su mujer, que dispara al hombre antes de que pueda escapar.

Volviendo al presente Charlie se acerca cada vez más al francotirador, hasta que está tan cerca que puede disparale. En la escena se monta una pelea en cosa de segundos, con Miles, Nora y Charlie contra el resto de soldados. Al final consiguen liberar a los esclavos (obvio, esto es Revolution, ya sabemos que los protagonistas pueden con cinco, veinte o hasta cincuenta hombres ellos solitos). Pero también tiene su lado malo: Charlie tiene remordimientos después de matar a dos hombres y Nora ha resultado herida. Mientras se está curando el corte Miles le ve el tatuaje de la bandera de EEUU. Resulta que Nora no quería el rifle para venderlo en el mercado negro, sino para dárselo a los rebeldes para apoyar su causa. Miles cree que son un grupo de ilusos, pero Nora cree que son patriotas.

Por otro lado tenemos a Danny (que casi parece que lo único que hace es posar para los planos de la cámara) y al capitán Neville. Al principio del episodio se nos muestra lo malo malísimos que son Monroe y compañía. Neville y sus hombres llegan a una casa en la que el hombre mata los animales que caza con armas de fuego, que, recordemos, están prohibidas. Como el hombre no está muy dispuesto a que le registren la casa se enfrenta con los hombres de la milicia. Resultado: el hombre muere y uno de los soldados de Neville resulta herido de gravedad. Al registrar la casa, la milicia encuentra una bandera de Estados Unidos, símbolo de los rebeldes.

Pero Neville es un santo comparado con el General Monroe, presidente de la República. Es de los que van de lobos con piel de cordero. Le vemos interrogar a un rebelde, primero con palabras amables, pero finalmente sacando el cuchillo. El soldado de la milicia herido en el tiroteo anterior se está muriendo. Neville se acerca a consolarle y a aliviar su sufrimiento con un brebaje. Si va a parecer que el capitán tiene su lado humano y todo, aunque se única y exclusivamente con sus soldados.

Durante el entierro del soldado fallecido, Neville tiene un enfrentamiento dialéctico con el menor de los Matheson. El Capitán cree que la milicia de Monroe es lo único que les separa de la anarquía total. Pero Danny le contesta que es lo que él mismo quiere creer, pero que en realidad es que le gusta matar, porque es un asesino y un psicópata. En resumidas cuentas, Danny se parece más a su tío que a su padre. Tanto miedo como tiene Charlie por Danny, creo que el chico está siendo bastante osado y valiente con toda la situación.

Y ahora llegamos a la parte más interesante del episodio, el final. Si Revolution se está currando tanto el crear expectativas para el próximo episodio, no quiero ni imaginarme el cliffhanger del final de temporada… Hay dos escenas que nos dejan con ganas de más. En la primera vemos a un individuo, a quien no vemos la cara, llegar a casa de Grace. La pobre mujer tiene el tiempo justo de enviar un mensaje a través del ordenador: “Randall is here”. Sea quien sea este tal Randall, el simple hecho de causar el pánico que causa en Grace ya hace que nos formemos una idea del personaje.

Pero la última escena del episodio no se queda atrás: Rachel, la madre de Charlie y Danny y esposa de Ben Matheson, está viva. Bueno, sería una sorpresa si no fuera algo que no hubiéramos visto 58 veces antes, pero como ya nos conocemos los recursos recurrentes (valga la redundancia) en este tipo de series, pues tampoco es para tanto. Lo que no esperaba yo es que fuera a salir tan pronto. Volviendo a la escena, Bass tiene a Rachel prisionera, pero sin privarla de todas las comodidades que pueda ofrecerle. El General le dice a la esposa de Ben que su marido está muerto y que tiene a Danny. ¡Aaanda!, por eso quería a Danny, para hacer hablar a Rachel, yo había pensado que era por algo relacionado con Miles, para ser el cebo o algo así, pero no. O puede que al final sea un poco para todo.

En definitiva, creo que Revolution ha mantenido el tipo en el segundo episodio, pero sin tirar cohetes. Que no se descuide porque de momento ofrece poca cosa nueva. Me sigue recordando mucho a otras cosas que ya he visto, pero esta vez de forma menos creíbles. Me gustan y entretienen mucho las parte de la peleas de espadas (aunque inverosímiles, eso sí) aunque tengo la sensación de que en cualquier momento empezará a escucharse la banda sonora de Piratas del Caribe de fondo en Revolution.

Sigo odiando las coincidencias en el argumento. Todo se resuelve de forma casual, casi sin querer y todo el mundo encuentra a quien busca en un abrir y cerrar de ojos. Y gracias a Nora sabemos algo más de los que se oponen a la República de Monroe. Bueno, era previsible que hubiera un grupo enfrentado a la milicia. Habrá que esperar a ver cuánto tienen de ilusos, como decía Miles, y cuánto de patriotas, como defendía Nora. Luego está Nora, que parece Miles, pero en femenino. De momento el personaje parece interesante y puede ser un buen contrapunto para el protagonista. También habrá que esperar a verlo.

Y por último Nate y Maggie. El joven es ¿bueno o malo?, ¿amigo o enemigo? este se pondrá de lado de Charlie y compañía no tardando mucho, pero mientras tanto, juegan al gato y al ratón. Y la doctora… pues no sé qué pensar… igual me estoy montando yo sola la película. ¿A alguien más le dala mala espina?

Bueno, ahora os toca a vosotros… ¿Qué os ha parecido Chained Heat?

Nota del autor
3
Vuestra nota
Review Revolution: Chained Heat
3.8 (76%) 5 votes

Categorías: Reviews Revolution Etiquetas: , , ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »