Review Prison: S.O.B.

Review Prison: S.O.B.

Prison Break ha llegado agotado a su recta final. La propuesta de recuperar Scylla revitalizó la primera parte de la temporada, pero la aparición de mamá Scofield no ha surtido el efecto esperado. Además, la separación entre Michael y Lincoln no es creíble y le hace un flaco favor a la historia de la serie. Por más acción que intenten vendernos en estos últimos episodios, todos estamos esperando lo mismo: conocer el desenlace de todos los personajes. S.O.B. insinúa un futuro negro para algunos de ellos y nos regala una curiosa confesión vía Christina Scofield. ¿Vamos?

Madre no hay más que una… afortunadamente para Lincoln y Michael, porque si hubiera dos Christinas, el diablo debería cambiar su nombre por el de esta señora. No se puede ser más mala. De hecho, es tan mala que resulta poco creíble. El ser humano se caracteriza por ser miserable, cruel y mezquino, pero pocas veces lo es en una relación entre madre e hijo, aunque el hijo sea Lincoln Burrows… ¡ah no! La gran confesión del episodio es que Lincoln Burrows es adoptado, en una de las afirmaciones más creíbles que ha oído nunca este serie.

Los padres de Lincoln servían a la Compañía en Manila cuando fueron sorprendidos por un atentando. Ambos murieron y Linc cayó en manos de Aldo Burrows, que lo adoptó con tres años. Por lo tanto, él y Michael no son hermanos. No puedo decir que me haya sorprendido, las diferencias entre ambos son evidentes. Y no me refiero al color de los ojos. Lo esperaba porque Lincoln es la torpeza hecha ser humano. De hecho, creía que los padres de Lincoln serían un armario y una hembra de rinoceronte. Linc es muy primario, muy agreste… y nos lo demuestra en cada capítulo. Sigo con él.

Mamá Scofield lo ha ordenado todo para que su hijo mayor caiga en una trampa poco original. Si el ser humano es capaz de caerse dos veces con la misma piedra, Lincoln es capaz de hacerlo tres, con la piedra parpadeando y cogiendo una banderita que pone: you're an idiot. Lincoln entró en Fox River porque la policía creyó que había matado a Terrence Steadman. Cuatro años después, Linc podría volver a prisión por lo mismo, ya que todo ha sido diseñado para que el mundo crea que se ha cargado al señor Naveen Banerjee. Self y Mahone están también en el saco, aunque ellos tienen más fácil la huída, ya que no se han metido en la boca del lobo.

Christina con malas intencionesChristina con malas intenciones

¿Qué opciones tiene Linc para salvarse? Las que se le ocurran a Michael, que ha llegado a la conferencia en el último momento, después de tener esa jugosa conversación con mamá y derrumbarse un par de veces. Las ideas de los guionistas no son tan brillantes como hace algunos años, pero al menos Michael sigo cumpliendo objetivos sin pegar tiros. Michael ha capturado a Christina tirando de ingenio. Lástima que se le haya agotado todo cuando ha decidido dejar a su chica con ese diablo. Christina ha jugado con Sara como le ha dado la gana. Primero con el tema del embarazo y luego recordándole su adicción por el alcohol y por la morfina. Como si de Linc se tratara, Sara ha caído en la trampa. Y ha liberado de nuevo a Christina, que sigue empeñada en hacerse grande a costa de Scylla.

El único personaje con las cosas claras es T-Bag. Es un traidor y un asesino, así que no tiene problemas para traicionar y para matar. Coherente ante todo. Theodore gana puntos ante Krantz como en su día lo hizo ante Lechero. Ha sido el culpable de que el coronel llegara a Miami, al centro de la acción, y tambiéen ha puesto a Christina en el ojo del huracán, ya que Lincoln parecía tener cierta compasión de su madre. Increíble. T-Bag, decía, gana puntos para convertirse en alguien una vez haya terminado todo esto. El siguiente objetivo será algo más complicado: meter una bala entre la ceja izquierda y la derecha de Lincoln Burrows. Si el General quiere cargarse a Lincoln, ¿por qué no lo ha hecho ya? Tiene gente mucho más capacitada para recuperar Scylla…

No voy a comentar nada de la entrada de Michael en el hotel donde se da la conferencia… En una puerta tienen hombres trajeados que exigen acreditación electrónica y en otra puerta hay un conserje que sólo te grita ¡no puedes entrar!. Lo que decía: los guionistas están agotados. La situación es todavía más desesperada que la semana anterior, aunque Scylla no ha cambiado de manos. Con sólo dos semanas por delante, ha llegado la hora de hacer disparos certeros, de pegar los golpes necesarios y de tener las conversaciones que todos esperamos: Linc y Michael tienen una pendiente, Krantz y Christina también, Mahone y T-Bag otra, Michael y Sara…

No puedo decir que esté disfrutando de esta segunda tanda de episodios. Demasiado caos, demasiada confusión, demasiadas carreras innecesarias que tratan de alargar la historia antes de llegar a su fase más decisiva. La parte positiva es que sólo quedan dos semanas, tres episodios, y que toca ponerse las pilas para empezar a unir cabos sueltos. Para acabar, una foto de Lincoln con esa cara que sólo él sabe poner… y luego, ¿me comentáis qué os ha parecido el episodio?

Cáptese la expresividad de LincolnCáptese la expresividad de Lincoln


Categorías: Sin categoría

36 comentarios

¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »