Review Prison: Series Finale (4×21 + 4×22)

Review Prison: Series Finale (4x21 + 4x22)

Mientras veíamos como Prison Break se iba desmoronando, a raíz de la devastadora tercera temporada, nos agarrábamos al clavo ardiendo que representaban las dos primeras temporadas. Todavía recordábamos como un tímido Michael se había jugado el cuello por sacar de Fox River a su hermano Lincoln, inocente de los cargos que le condenaron. La segunda temporada respondió a las leyes de la lógica: un fugado de la cárcel sólo puede huir. El rumbo se perdió en Panamá, cuando los tatuajes de Michael ya no mostraban el camino y los guionistas de la serie agotaron ideas. Luego llegó Scylla, un proyecto de dimensiones planetarias que se alejaba de la esencia de la serie, pero que proponía un interesante asalto a la Compañía, eje del mal. El final de esta temporada confirma que la serie debió concluir hace un par de años, cuando la credibilidad estaba intacta. Killing Your Number y Rate of Exchange son dos episodios entretenidos y emotivos, pero con abundancia de tópicos. El final no hace justicia a la enooooorme calidad que mostró Prison Break en su primer año, pero probablemente sea un buen final teniendo en cuenta las circunstancias. ¿Lo comentamos?

¡Tenemos review! Último episodio de la historia de Prison Break. Mucho por comentar…

  • Series Finale: Rate of Exchange / Killing Your Number
  • Fecha de emisión: 15 de mayo

La gente que hemos seguido Prison Break hasta el final estábamos enamorados de Prison Break. Y cuando el amor está en juego, la razón pierde el sentido. Cuando estás enamorado eres capaz de perdonarlo todo, de justificarlo todo, de entender hasta las actitudes más inapropiadas, porque hay una fuerza mayor, que manda al suelo la cordura de un golpe directo, que te hace actuar dejando de lado todo lo demás. Creo que me enamoré de Prison Break. Me enamoré de la idea de su primera temporada. Me enamoré del personaje de Michael Scofield. Me enamoré de la actriz que interpreta a Sarah Tancredi. De los origamis. De la amistad entre protagonistas. De Fox River. ¡Incluso del bolsillo de T-Bag!

Sólo así me explico que haya aguantado dos años con una serie que, si echo la vista atrás, no me gusta. No me gustó Sona desde el primer día. Pero me agarraba al papelón de William Fitchner. No me gustaron los secundarios Lechero, Sammy o Sofía. No me gustó que Michael volviera a una cárcel rodeado de enemigos. Odié la tercera temporada y las estúpidas patas de pollo. Pero no dejé de verla. Estaba enamorado. Por eso aguanté el parón hasta la cuarta temporada. Por eso y porque me agarré a la idea de que Sarah estuviera viva. De ahí que confiara en Scylla, ese monstruo de seis cabezas, para superar la crisis. Volví a tropezar. Estaba enamorado. Y como cualquier historia de amor apasionado, el final sólo entiende de tragedias. Killing Your Number y Rate of Exchange son la traducción del clásico tenemos que hablar… que tan fatales consecuencias suele traer. Prison Break ha muerto. Se acabó el amor.

Último episodio de Prison BreakÚltimo episodio de Prison Break

Entremos en materia. El final de Cowboys and Indians colocaba a Michael ante la situación más complicada de su vida: salvar a Sarah o salvar a Linc. El avispado Burrows había recibido un disparo que proponía a Scofield una decisión urgente. Por su parte, Sarah estaba custodiada por el señor T-Bag, una situación que también invitaba a buscar una rápida solución. Ya sabemos que T-Bag al lado de una mujer atada es bastante peligroso.

Scofield puede con todo. Puede derribar la compañía, salvar a Sarah, salvar a Lincoln y estar en casa a las 21 horas para ver al Barça ganar la Liga. Sí, ese es otro de los agujeros negros de la serie, creer que Michael Scofield es un superhombre. Recordemos que le faltan dos dedos del pie, cortados por el señor Abruzzi en la primera temporada, y que ha superado recientemente un tumor en el cerebro. Con la ayuda de Mahone y un par de explosivos, Michael negocia primero con Christina el intercambio de Scylla por Lincoln. El problema es que si pierde Scylla, pierde el trato con el General y pierde a Sarah. De ahí que Michael intente atentar contra su madre. En el lugar del intercambio, Michael monta un explosivo casero destinado a mamá, pero será uno de los hombres de Christina el que acabe frito por la bomba. Fracaso. Toca correr y buscar alternativas.

Paralelo al rompecabezas de Michael se empieza a desarrollar una trama que tiene como protagonista a dos viejos amigos: C-Note y Sucre. El señor Miles se bajó del barco en la segunda temporada, justo cuando la serie empezaba a encallarse. A Sucre hace menos que lo despedimos, mediada la cuarta temporada. C-Note tiene un plan que pasa por un enigmático personaje que le propone un cambio: Scylla por la libertad de todos. ¿Quién es? Sabemos que no forma parte del gobierno ni del FBI. ¿Se puede confiar en él? Si no fuera el último capítulo la respuesta sería “no”, pero a estas alturas todo sabemos que es el único camino hacia la redención. Su identidad: Paul Kellerman. No estás soñando…

Último episodio de Prison BreakÚltimo episodio de Prison Break

Abriría un nuevo post sólo para hablar del señor Kellerman, sin ningunda duda, uno de los grandes personajes que ha pasado por la serie. A diferencia de la chapuza de Sarah Tancredi, Prison Break se guardó la baza de recuperar a Kellerman dejando en el aire su desenlace. Cuando se dirigía a prisión, un grupo armado asaltó su furgón y disparó a la parte trasera del vehículo. Nunca supimos si las balas iban destinadas a él o a los policías que lo custodiaban. Pues bien, Kellerman sobrevivió. Luego explicaremos quién lo rescató. No puedo esconder que fue una alegría inmensa volver a verlo, aunque tuviera ese tono tan distinto al Kellerman del pasado. Me recordó al John Locke de la última parte de la quinta temporada. Ya sabéis a lo que me refiero.

Michael negocia ahora con el General. La vida de Sarah corre peligro y Lincoln insta a Michael a que vaya a por su chica, ya que está embarazada. El señor Burrows, siempre tan sutil y expresivo. Por cierto, Christina está sembrada cuando le clava el tacón del zapato a Lincoln y le pregunta por qué cree que su hermano es tan listo y él tan… fuerte. Sobrepasado por los acontecimientos, Scofield recibe la ayuda de Mahone, otro de los secundarios que consiguió que mi amor por la serie no se desintegrara. Alex entra en juego haciendo creer a Christina que está traicionando a Michael y ha conseguido llevarse Scylla. Así entra en el cuartel general de mamá Scofield, donde retienen a Lincoln. A la vez, Michael ha llamado al General y le ha confirmado que el intercambio se debía producir en un lugar concreto, donde sus hombres encontrarían el maletín.

La jugada maestra de Scofield pasa por entrar al recinto donde retienen a Sarah escalando, sin comentarios, aprovechando que el General ha ido a buscar el maletín de Scylla. Obviamente, no encuentra nada. Tampoco Christina, ya que la Scylla que ha entregado Mahone está incompleta. Bueno, incompleta y con una bomba a bordo. Resultado: Michael llega a tiempo para salvarle el culo a su chica, nunca mejor dicho, y Mahone consigue llevarse a Lincoln aprovechando la explosión. Scofield wins. La victoria es momentánea, ya que el General, como dijo en el anterior episodio, tiene controlados a los familiares de nuestros protagonistas.

T-Bag ha dejado escapar a Sarah. Y todos hemos pensado: ya está, ha llegado su hora, de esta no se salva. Pero la suerte adora a Teodoro, ya que el destino ha querido que Sarah se olvidara su teléfono móvil en el cuartel del General. Llamada entrante: Sucre. T-Bag ya tiene una excusa para convencer al General de que puede recuperar Scylla. Fernando se encuentra con T-Bag, que le ha preparado un recibimiento especial en forma de ayudante con pistola. Teodoro no contaba con la presencia de C-Note, que se ha deshecho del hombre del General. ¿Qué hacemos ahora? Intentar que T-Bag cante a través de curiosas torturas. Venganza, al fin y al cabo, de todas las historias que tuvieron en Fox River.

Mientras tanto, Michael recibe una inoportuna llamada: Kellerman. Paul le ofrece la libertad a todos los héroes que trataron de recuperar Scylla, a cambio de Scylla. Kellerman explica que recibió ayuda de la compañía fundada por su padre y que está con las Naciones Unidas. A todo esto, Lincoln se está desangrando y necesita ir a un hospital. La mala suerte se ceba con el equipo y van a parar justo al hospital donde dos agentes de Homeland Security abusan del pobre Self. Cae Mahone. ¿Más mala suerte? Sí, no os preocupéis… Al salir, Michael, Lincoln y Sarah son atrapados por los hombres del General.

Último episodio de Prison BreakÚltimo episodio de Prison Break

Krantz tiene un último as en la manga. En una pantalla de televisión, le enseña a Lincoln una imagen de Sofía retenida por dos de sus hombres. Cuando peor pintaban las cosas para los hermanos, Sucre y C-Note, que ya le habían extraído la información a T-Bag, aparecen en el cuartel general para salvarles el pellejo. Por los pelos. En la huñida, Sucre decide sacrificarse para la fuga del grupo. Otro que cae. Arrinconado, Michael llama a Kellerman para ofrecerle Scylla. ¿Será realmente de Naciones Unidas o es una trampa? No se acaban los sustos. Christina no ha muerto y quiere Scylla. ¿Cuántas vidas tiene esta señora? En un jugoso cara a cara entre Michael y mamá, los dos dudan de su capacidad para disparse el uno al otro. Michael inicia las hostilidades pero… sí, otra vez la mala suerte. Su pistola está descargada. Christina ya tiene una excusa para disparar. Y se oye un disparo. Es Sara, ha eliminado a su suegra. Sí, el sueño de algunos…

Michael se dirige a cerrar el trato con Kellerman cuando dos hombres armados lo asaltan por la calle. Yo soy Michael y me tiro de un puente… Cuando aparece Paul, Michael ha llegado ya a la conclusión de que está cansado de correr, de disparar y de ser objetivo de compañías mucho más enormes que su cerebro. El trato es un hecho, Kellerman decía la verdad. Libertad para Lincol, Sucre, Mahone, Sara y Michael. ¡Libertad! Sí, nos podrán quitar la vida, pero nunca nos quitarán. Las últimas escenas nos muestran al General siendo detenido y a T-Bag sin convencer a Michael de que merece la libertad. Toma un chicle. Y vete para Fox River. Al final, se supone que han pasado ya algunos días, vemos a Michael y Sarah andando por la playa, organizando su futuro. No huyen, caminan. Sonríen. Son libres. Michael confiesa su amor eterno a Sarah mientras una gota de sangre cae por su nariz.

Cuatro años después. Suena Lay It Down Slow (Spiritualized) mientras nos muestran el desenlace de los protagonistas:

  • Mahone ha encontrado el amor en Felicia Lang, su compañera en el FBI. Pero no se olvida de Pam; una carta para felicitarla por su cumpleaños es la prueba. Alex ansiaba una vida al lado de Pam, así que no podemos decir que sea un final feliz. En cualquier caso, la seguridad de su mujer siempre estuvo por encima de todo. Incluso del amor. Con Felicia parece haber recuperado la ilusión.
  • Fox River vuelve a contar con su alumno más aventajado: T-Bag. Su bolsillo sigue siendo el foco de atención de la prisión. Teodoro sólo puede vivir entre rejas. Soñábamos que estaría en Tailandia rodeado de mujeres, pero se tiene que conformar con el calor de Fox River.
  • Sucre ha vuelto a casa, donde le espera su hija pequeña. Fernando nunca mereció estar involucrado en esta guerra desproporcionada, pero se vio envuelto en ella como compañero de celda de Scofield.
  • En una playa más o menos paradisíaca, Lincoln y Sofía abandonan una tienda de submarinismo. Su tienda. El sueño de Michael, hecho realidad.
  • El pobre Don Self se marchita en un hospital. Las salvajadas que le hicieron los agentes acabaron con su movilidad. Postrado en una silla de ruedas, siempre será recordado por su última frase escrita en un papel: Kiss my ass. Un final terrible.
  • C-Note saborea el aroma de la libertad.
  • Con un aire a Nathan Petrelli, el congresista Kellerman, rodeado de cámaras, recibe una desagradable visita: la mujer de Danny, su ex compañero, le recuerda las atrocidades que cometió. Paul tiene éxito, pero jamás podrá olvidar su pasado.
  • El General Krantz llora sentado en una silla eléctrica
  • Sarah compra flores en el mercado acompañada de Michael. Pero Michael tiene cuatro años. Es el primer hijo de la pareja.

Todos se reúnen alrededor de Michael Scofield, en un final emotivo y sorprendente, aunque ligeramente decepcionante. El mayor inocente de la serie ha muerto. No lo ha matado la Compañía, ni Fox River, ni Sona, ni ninguno de los peligros a los que se ha enfrentado durante cuatro años. A Michael lo ha matado el tumor que vivía en su privilegiado cerebro. Preciosos los acordes de Lay It Down Slow mientras Sarah deja las flores sobre la tumba y Lincoln un origami de papel. Cuando pierdes uno de los amores de tu vida, lloras desconsolado.

Último episodio de Prison BreakÚltimo episodio de Prison Break

Final dramático para una historia de alegrías y desencuentros, para un romance que no debería quedar empañado por los dos últimos años de turbulencias. Cuando pase el tiempo y mires en tu cajón de series imprescindibles, allí debería estar Prison Break. Porque no todos los desamores son derrotas. Y porque siempre podrás recordar con una sonrisa el día que te enamoraste de una serie de televisión.


Categorías: Sin categoría

140 comentarios

  1. abrahamers

    Ps a mi me a gustado toda la serie era una serie intrigante de accion de amor……….
    Pero no me ha gustado nada en final en la que michael scofield muere
    No deveria haber sido así(por mi parte) deveria haber vivido y que el y shara tancredy hubiesen formaado una familia mas grande

¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »