Review Prison: Going Under

Review Prison: Going Under

Los guionistas de Prison Break están tan convencidos de su buen trabajo en la cuarta temporada, que incluso se atreven con episodios profundos, incluso extraños diría, alejados de los golpes y las carreras que caracterizan la serie. La mente de Michael Scofield nos ha transportado a Fox River, mientras su cuerpo se debatía entre la vida y la muerte en una sala de operaciones. Lejos de la Compañía, Lincoln seguía corriendo y dando porrazos para recuperar Scylla. Cada uno tiene sus habilidades… ¡Otro buen capítulo de Prison Break! ¿Lo comentamos?

¡Ya está aquí la review! Sin duda, recomendaría la cuarta temporada de esta serie…

  • Episodio 4×15: Going Under
  • Fecha de emisión: 15 de diciembre

Tras quince episodios de cuarta temporada voy a hacer una confesión: perdí la fe en Prison Break. ¡Lo siento! ¡Fue Sona! Fueron aquellas infumables jornadas en la cárcel panameña, la inútil presencia de Lechero y Sammy o el insípido Whistler. Perdí la fe. Y lo peor es que estaba convencido de que no la recuperaría jamás. Por eso, la cuarta temporada de Prison Break me está sentando de maravilla y me ha hecho recuperar esa sonrisa cómplice de antaño.

Just Business puso las cartas sobre la mesa y en Going Under hemos empezado a jugar. La Compañía tiene a Lincoln atado por donde más duele: la salud de Michael. El bueno de Scofield se debate entre la vida y la muerte en una sala de operaciones de la Compañía, el último lugar en el que le gustaría caerse muerto, pero su tumor tiene muy mala pinta y Linc y Sara deciden no ponerse exquisitos. A cambio, Lincoln debe recuperar Scylla, que sigue en manos de Gretchen y Self.

Michael en la máquina de la verdadMichael en la máquina de la verdad

En la primera escena de Lincoln al mando de la operación ya hemos visto que sus métodos son distintos a los de Michael. Me refiero a la salvaje escena entre Burrows y el pobre T-Bag. Teodoro no tiene ni un pelo de tonto y sabe que está vivo por lo que calla, pero Lincoln está bastante cansado de correr detrás de Scylla y pone en práctica tácticas propias de Mahone. Diente fuera, ¿cantas T-Bag? ¿No? Otro diente fuera. Al final, el pobre Bagwell, harto de perder partes de su cuerpo, ha confesado dónde sería la venta de Scylla que tenían programada Self y Gretchen. Empezaba una carrera por Scylla llena de sobresaltos.

Mientras Self y Gretchen se reúnen con el comprador, Lincoln y Sucre tratan de impedir que se lleve a cabo esa gestión. Después de un tiroteo, otra derrota para los hermanos: el comprador se marcha con Scylla. Precisamente la clave del episodio está en averiguar la identidad del comprador y de la mujer para la que trabaja. Al final del episodio, disculpad que me adelante, Lincoln le confiesa a Michael que su madre también trabajaba para la Compañía. ¿Sugieren que esa voz que daba órdenes al comprador de Scylla es la madre de los hermanos? Sería tan sorprendete como extraño.

El contenido de ScyllaEl contenido de Scylla

En la Compañía, los mejores médicos del mundo empiezan a operar a Michael, que inicia una especie de viaje mental a través de su pasado hasta acabar en una celda de Fox River. Una celda en la que está Charles Westmoreland. El añorado Westmoreland pone en duda los cimientos de la operación de Michael, pero no la que llevan a cabo los médicos, sino la que creó hace algunos meses el propio Scofield para sacar a su hermano del corredor de la muerte. Pone en duda sus creencias sobre la Compañía.

La batalla que mantiene Scofield contra sus conocimientos es uno de los mejores momentos de la temporada. Con la ayuda de Westmoreland, que en ocasiones parecía que lo estaba invitando a morir, Michael llega a una sorprendente conclusión: la poderosa Compañía no está ocultando datos para controlar el mundo, lo está haciendo para proteger el futuro, ya que supuestamente parecen haber encontrado una forma de aprovechar el 100% de la energía solar, con las colosales consecuencias que eso conlleva. No todo es lo que parece…

BargainBargain

La otra historia importante de Going Under es la que protagoniza Mahone. Traicionado por su amiga Lang, a Alex sólo le queda una opción: correr. Y eso es exactamente lo que hace, poniendo en práctica sus habilidades escapistas. Felicia se ha redimido cuando tenía encañonado a su amigo, dejándolo escapar. Es posible que Mahone no tenga un final feliz en esta serie, pero hubiera sido muy mala idea despedirlo en este episodio. Alex todavía tiene muchas cosas que hacer, como derribar la Compañía que le ha arruinado la vida y recordarle a su mujer que todo lo hizo para proteger a su familia.

No es el único que se ha despedido durante este episodio. Sucre también ha dicho adiós a una batalla que ya no tenía sentido para él. La vida del cubano está al lado de Maricruz y su bebé, a los que casi hemos olvidado esta temporada. Tampoco tengo dudas de que volverá, pero debería hacerlo cuando Scofield, Sara y Lincoln tengan montada una tienda de submarinismo en alguna playa paradisíaca. Un aplauso para la desinteresada ayuda de Fernando. Y para este abrazo…

Good Bye SucreGood Bye Sucre

Going Under ha aclarado el panorama de los últimos episodios. Un nuevo grupo ha entrado en juego y de momento sólo se ha dejado ver mediante el comprador, y nuevo portador, de Scylla. Lincoln tendrá que trabajar con Gretchen, Self y T-Bag para recuperar el botín. Por su parte, es muy probable que Michael se lance a investigar las raíces de la Compañía y su conexión con ella. Todo se ha convertido en una cuestión familiar, ¿verdad?

Nota del autor
3
Vuestra nota
Review Prison: Going Under
5 (100%) 1 vote

Categorías: Prison Break Reviews Series Etiquetas: , , ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »