Review Person of Interest: The Fix

Con “The Fix”, el sexto episodio de Person of Interest, hemos sobrepasado el primer cuarto de la temporada. Y no nos podemos quejar, pues este 1×06 es, probablemente, el mejor episodio de lo que llevamos de serie. Tampoco es que la competencia sea muy grande, pero al menos se atisba que pueden llegar a hacer episodios entretenidos si se lo plantean. Sé que la review llega un poco tarde (mil perdones), pero si has visto “The Fix” y lo quieres comentar, adelante.

Si hay algo que no se le puede perdonar a una serie procedimental es que los casos sean aburridos o sin interés. Es lo único que va a ofrecer al espectador en una semana, y deben currárselo para contar una historia con un mínimo de interés, que pueda llegar a sorprender y que esté bien contada. Afortunadamente, “The Fix” ha cumplido en los tres aspectos, quizás por primera vez desde el estreno de la serie.

La person of interest

Ha sido interesante ver a Finch y a Reese en otros registros. Aunque el cambio haya sido mínimo, para los niveles de PoI se consideran todo un logro. Reese y sus susurros (¿es que no sabe hablar en voz normal?) han encontrado una person of interest auténtica, esto es, una persona de interés. Hasta ahora eran personajes un poco perdidos en el torbellino “Terminator Reese te cubre las espaldas mientras sabelotodo Finch lo soluciona todo”. Esta vez no ha sido así. La susodicha person of interest ha sido Zoe Morgan, una mujer que se dedica a arreglar asuntos sucios para todo el mundo. Y se nota que a Reese le ha hecho tilín. Una mujer con personalidad, que no se va a dejar avasallar y que le tiene tomada la medida. No ha sido para tirar cohetes, pero al menos Reese se ha mostrado un poco menos robot. Sigue siendo un personaje totalmente unidimensional, pero se le ha alcanzado a ver un poco de una segunda dimensión (para hablar de que Reese llegue a ser un personaje de tres dimensiones habrá que rezar para que la serie cambie mucho). Ya podemos decir que una de las teorías que corrían por mi mente (que Reese fuese un androide) ha quedado descartada.

Finch

Aunque si ha habido alguien que ha mostrado un poco más de su alma, ha sido Finch. Cuando empezó la serie todos estábamos encantados con él. No podía ser de otra manera con un personaje interpretado por Michael Emerson. Esa cojera, esa forma de hablar, esos secretos… Todo nos indicaba que detrás de Finch había un personaje muy trabajado, y que poco a poco iríamos descubriendo su pasado, su personalidad, sus motivaciones… Qué alejados de la realidad estábamos. Tras un flashback en el que nos mostraron la creación de la Máquina, nada más se supo. Finch pasó a ser el personaje que le presenta un número a Reese y que le soluciona todo frente a la pantalla del ordenador. Así que es de agradecer que, aunque solo sea un poco, le hayamos visto con otros registros. Cuando cuenta que no pudo salvar a una chica y que ahora puede vengarse del asesino es cuando vemos lo que podría ser un buen personaje si se trabajara un poco más en él.

Y, sin embargo, por muy contento que haya acabado con el caso de la persona de interés en sí (recordad, hablamos siempre en el listón de PoI, que es mucho más bajo que las demás series), ha sido la parte en la que vemos a la detective Carter la que más me ha gustado. Incluso ha llegado el momento en el que he llegado a desear que Reese y Finch no salieran más en el episodio y nos dejaran solamente con Carter y su investigación. Después de lo que la critiqué en las primeras reviews, ahora no puedo sino tragarme mis palabras.

¿Os acordáis del tal M. Elias? El robo de las pruebas de un caso con ese nombre por parte de un desconocido era lo más parecido a un argumento general que había tenido esta serie en sus primeros cinco episodios. El episodio en que salió todo el tema, el tercero (“Mission Creep”) era el que más me había gustado hasta ahora. No es casualidad que los dos únicos episodios pasables de la serie hayan sido los que han mostrado una trama a largo plazo más elaborada.

Como decía, el tal M. Elias parecía ser el malo que robaba las pruebas, y que podía convertirse en el big bad de la temporada. Ahora sabemos que M. Elias es una mujer (fue una mujer) asesinada hace treinta años. Su hijo parece estar realizando su venganza ahora, y puede que sea él el que traiga de cabeza a Finch y a Reese en los episodios finales.

Reese en apuros

Uno de los aciertos del episodio ha sido dar un buen minutaje a la trama de Carter. Aunque la historia de Reese y Finch ha sido la mejor que se recuerda en PoI, el hecho de copar todo el tiempo de la serie la hubiera hecho flojear, como ha pasado hasta ahora. Contar con un tiempo para explicar lo que hace la detective Carter no sólo da un respiro a los dos héroes, sino que nos permite colocar las piezas para el juego que se va a desarrollar a lo largo de la temporada. Un juego minúsculo, pero juego al fin y al cabo.

Hay que aclarar que Person of Interest se mide con una vara diferente al resto de las series. Lo que en otras series más de mi gusto hubiera sido un episodio con una estrella y media sobre cinco, en PoI (al estar el listón mucho más bajo) son tres estrellas. Así que de “The Fix” ha sido un episodio de lo más pasable.

Una trama principal interesante, unos personajes que empiezan a romper el cartón piedra en el que están encorsetados y un pequeño avance en el argumento general de la temporada. Si es lo mejor que nos puede dar hoy en día PoI, ¿qué más podemos pedir?


Categorías: Sin categoría
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »