Review Person of Interest: Shadow Box

Llega Navidad y con ello Papá Noel y los parones de muchas series. Si no fuera porque me entretengo a base de empachos a turrón y luces navideñas, estaría con un ataque de histeria por la perspectiva de tener que esperar hasta el 2013 para saber qué pasa con John Reese. Afortunadamente, quien quiera que esté encargado de la parrilla de la CBS se merece que Papá Noel le traiga muchas cosas por haber sido bueno, ya que sólo nos van a hacer esperar hasta el 3 de enero para saber en qué queda la cosa… porque el final de Shadow Box ha sido de infarto… ¿comentamos?

Shadow Box ha sido uno de esos episodios que podría servir de season finale y estar a la altura de las expectativas. Ha tenido de todo: un arreón importante en una de las muchísimas tramas principales de PoI, la de Donnelly y su persecución del Main in the Suit, y un mini arreón en la trama de HR, con Quinn queriendo aliarse con la mafia rusa tras haberle dado calabazas Elias; revelaciones turbias como la doble cara de Cal Beecher; acción, sobre todo con la parte del banco; Fusco y su “I dont give a crap anymore”; humor (as usual) y si me apuras, hasta sentimentalismo, con Reese y su recién descubierto estado de felicidad.

¿Por dónde empiezo? Venga, por Donnelly. Después de temporada y media viéndole persiguiendo al Man in the suit, casi se me había olvidado que ¡ni siquiera le ha puesto rostro! Ahora, que el pobre hombre sigue completamente perdido con sus teorías: ¿qué Reese trabaja para los chinos y convenció a Snow para que se uniera a él?, no has dado ni una, campeón. Aunque tengo que confesar que me he pasado todo el episodio pensando que la oferta del FBI a Carter era una trampa porque Donnelly sabía que Carter está compinchada con Reese y Finch y quería llegar a ellos a través de la detective. Así que Donnelly no es el único que no ha dado ni una…

El caso es que Donnelly ha rastreado la señal telefónica de nuestros dos protagonistas. Esto, por ponerlo en pocas palabras, porque la explicación, que he tenido que escuchar más de una vez para enterarme, ha sido que han analizado el tráfico de las zonas de repetición de la noche que les dio esquinazo y han encontrado rastros de un código IMEI clonado con una huella exclusiva debajo de la señal inalámbrica… bla, bla, bla, me duermo… En resumen, si utilizan el teléfono, pueden encontrarles.

No creo que tarde mucho Finch en encontrar una solución para esto, aunque primero tiene que encontrar una solución para lo otro, me refiero al hecho de que Donnelly ha capturando por fin al Man in the suit, o debería decir a los Men in the suit, porque tiene nada más y nada menos que cuatro candidatos. Afortunadamente, a pesar del final del episodio, con Reese detenido, no hay que olvidar que Carter (al más puro estilo si te he visto no me acuerdo) y Fusco también andan por ahí, así que algo se les ocurrirá.

El final del episodio, con esa música de los Rolling Stones, me ha recordado a los finales de Sons of Anarchy, con esas combinaciones de música y tensión que quedan divinamente. Gran manera de terminar el episodio. También me ha recordado al episodio Number Crunch, en el que Reese se veía acorralado, esta vez por Snow y compañía y terminaba recibiendo un disparo.

En ambos casos, John aprovecha el poco tiempo que le queda para agradecerle a Finch la vida que le ha dado. No sólo el trabajo, sino un propósito en la vida, un objetivo. Y es que hasta al propio Reese le ha asombrado levantarse por la mañana y darse cuenta de que es feliz. Mientras que Finch tiene una perspectiva más… amplia, digamos, y busca el bien mayor, como cuando le dice a Reese que si hace falta abandone a Abby y a Shayn, a Reese le cueste abandonar a quienes le necesitan, tal y como le replica a Finch: “I don´t leave people“.

Luego está HR, que tras el rechazo de Elias está buscando nuevos amiguitos. Concretamente, los está buscando en la mafia rusa. Habrá que esperar en qué queda la nueva petición de amistad, pero lo que ya sabemos es que Cal Beecher es algo más que el nuevo interés amoroso de la detective Carter. De lo que aún no sabe nada es de Reese y compañía, si no me equivoco. Esperemos que Carter no confíe en él tanto como para que se le escape algo sobre la peculiar pareja.

Así que ahora tenemos a Carter colaborando con el FBI para atrapar al Man in the suit. Lo que creo un conflicto de intereses épico. A este paso la van a terminar pillando. Y otro que se la está jugando es Fusco, a quien ya le da igual todo. Creía que iba a replantearse su colaboración con Finch y Wonder Boy después de que éste no le devolviera la llamada cuando lo necesitó. A este paso, la máquina va a terminar sacando el número de Fusco, a ver si entonces le empiezan a tomar en serio, porque la verdad es que tienen bastante utilizado al pobre hombre.

Shadow Box ha empezado como cualquier otro episodio de Person of Interest: con la víctima, en este caso, Abby Logan, una joven recientemente despedida de su trabajo de Homes for Heroes. Tras investigarla a ella y a su novio Shayn descubren que están intentando destapar el robo de millones de dólares a veteranos a través de intereses desorbitados y de quedarse con sus casas. Pero Chappel, antiguo jefe de Abby y cabecilla de la estafa, se ha dado cuenta de los planes de la joven y envía un par de matones detrás de la pareja.

Como he dicho, el caso-de-la-semana ha sido como cualquier otro. Lo que pasa es que la mezcla de las tramas principales con el caso, con la investigación de Donnelly metiéndose de por medio en los planes de Abby y los demás, ha conseguido uno de los mejores episodios de lo que va de temporada.

Con el cliffhanger comienzan las apuestas. ¿Qué pasará ahora? ¿Conseguirá Reese escaquearse? ¿Tienen Fusco o Carter algún plan? ¿Tiene John algún plan? No sé yo, pero en el momento en que cualquiera de los otros tres detenidos empiece a hablar, Reese queda expuesto por eliminación…

Y aquí terminan las reviews de PoI de 2012. Los mayas se habían equivocado así que volveremos a vernos en 2013. Qué paséis todos unas felices Navidades, Nochevieja, y demás eventos señalados por estas fechas.

¡Hasta el año que viene!


Categorías: Sin categoría
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »