Review Person of Interest: Number Crunch

Review POI: Number Crunch
Llega fin de año. Momento de polvorones, mazapanes y lotería. También es momento de hacer balance de lo que ha sido el año. Las cosas buenas, las cosas malas, las cosas regulares… Y también es momento de ver los últimos episodios del año, esos que te dejan con la miel en los labios hasta que la serie vuelva en 2012. Aunque “con la miel en los labios” no sea una expresión acertada para lo que es Person of Interest, sí que ha despedido el año con un episodio más que competente. Y con eso nos conformamos.

Porque hasta ahora Person of Interest había resultado ser una serie más o menos (resaltando el “menos”) aceptable sobre todo cuando aparecía en escena Elias, el gran malo de esta primera temporada. Tampoco se ha prodigado mucho, pero cuando lo ha hecho la serie ha dado un gran salto cualitativo. Sin embargo, los episodios normales, los más procedimentales, habían ido desde lo lamentable hasta lo simplemente potable.

Y aquí tenemos un episodio que, sin ser parte de la gran trama de la temporada (de nuevo, la palabra “gran” debería ir muy entre comillas), ha dejado un buen sabor de boca. Ha sido un episodio simple, sin grandes complicaciones, pero que ha estado bien estructurado y ha sido entretenido.

Reese y Finch

La cosa empieza con un accidente de coche. A través de las frías cámaras de seguridad vemos el coche dando una vuelta de campana. Y así empieza todo. A medida que avanza el episodio vamos revisitando la escena del accidente, aunque con más metraje para ir desvelando a los person of interest (una de ellas se llama Paula Vasquez, por cierto). Hasta cuatro números ha soltado la Máquina esta vez. Y es trabajo de Reese y Finch investigar qué tienen en común estas cuatro personas.

Se nota que Person of Interest está intentando explorar nuevos caminos, encontrar su senda. Y la verdad es que lo está consiguiendo. Ya no se conforma con el típico esquema que parecía ser lo único que veríamos: Máquina saca número + Finch investiga + Reese lo encuentra + Reese salva el día. Empiezan a mezclarse tramas, argumentos, personajes. Algunos que parecían poco importantes (Carter) empiezan a comerse la pantalla, mientras que los que estaban llamados a ser estrellas del show (Finch) se diluyen poco a poco. Eso no es nada malo. Al contrario, es muy típico cuando una serie se encuentra a sí misma. El episodio de hoy ha sido un ejemplo perfecto de ello.

Number Crunch ha utilizado a los personajes de una manera excelente. Por primera vez, Terminator Reese no puede con la tarea él solo (aunque yo creo que, si hubiera querido, lo hubiera hecho). Así que necesita ayuda. Finch sale de su base de operaciones, Fusco hace algo más que seguir órdenes (no mucho más), Carter sigue con su problema con el justiciero que la salvó… Cada uno ha tenido su momento, y la cosa ha encajado bien.

Pero hay más cosas que destacar. La muerte de las dos primeras person of interest nos muestran a un Reese que empieza a dudar de la Máquina. Espero que ese camino no se pierda, y que llegue el momento de empezar a preguntarse cosas de la Máquina/Dios que controla el destino de todos. También demuestra que Reese no es infalible, y le da a la serie un tono más oscuro del que tenía al principio (en el que no se veía a Reese matando a nadie, ni algo como un carrito bomba).

Paula Vasquez

Además del caso, entretenido y llevado de forma muy competente, es interesante observar que se pueden mostrar cosas del pasado sin necesidad de utilizar flashbacks. Con un par de agentes de la CIA ex compañeros de Reese, una foto de su compañera muerta y unas miradas amenazantes, tenemos en juego otra ficha que puede dar mucho juego en el futuro.

La escena final, en la que Carter decide dejarlos marchar, ha sido una gran manera de acabar el episodio y la primera parte de la temporada. Sabemos que seguir la ley es algo intocable para ella, pero entregar a Reese cuando está herido después de que él le salvara la vida en el episodio anterior… Eso no hubiera estado bien. Además, ahora ya ha visto las caras de los hombres a los que está persiguiendo, y la cosa se pone mucho más interesante.

La CIA, la mafia de Elias, la policía, la Máquina y sus números… Cada vez hay más fichas en el tablero. La que empezó como una serie bastante decepcionante, se está convirtiendo en 40 minutos entretenidos, con acción, misterio, drama y súper héroes. Está lejos de ser perfecta, por supuesto. El pobre Jim Caviezel acabará hablando por señas (cada vez susurra más y se le oye menos) y los dos personajes principales (Finch y Reese) se están quedando atrás respecto a los dos detectives (Carter y Fusco), pero son detalles menores que no ensombrecen una evolución que invita al optimismo.


Categorías: Sin categoría
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »