Review Person of Interest: Judgment

Review PoI: Judgment
He de confesar una cosa: no leo los comentarios de las reviews que escribo. Me gusta imaginarme que todos dicen lo maravillosa que es la review, y que mira que bien que escribe éste. Incluso a veces creo escuchar a alguien escribir un comentario en el que mencionan lo guapo que soy. Pero el otro día leí unos cuantos comentarios. Básicamente, se quejaban de que si no me gustaba la serie, de que se la dejara a otro, de que se hacía desagradable leerme y que nadie me estaba apuntando con una pistola para que escribiera yo las reviews. Se me quedaron los ojos como platos. ¿Cómo podía pensar la gente que no me gustaba Person of Interest, posiblemente la mejor serie de todos los tiempos? No puedo creerlo, así que esta review la escribiré mucho más alegre, para que se note lo mucho que amo a esta serie.

Han pasado ya cinco episodios y aún no hemos hablado de una de las características que convierten a PoI en esa serie que nadie se puede perder: la introducción. ¿Recordáis “En 1972, cuatro de los mejores hombres del ejército americano que formaban un comando…”? ¿O “Michael Knight, un hombre que no existe en un mundo lleno de peligros”? Toda obra maestra que se precie tiene que tener un texto introductorio. Y qué mejor que la voz rota de Michael Emerson para el inicio de cada episodio de Person of Interest:

Estás siendo observado. El gobierno tiene un sistema secreto. Una máquina que te espía todos los días a todas horas. Lo sé porque yo la construí. Diseñé la máquina para detectar actos terroristas, pero lo ve todo. Crímenes violentos con gente normal involucrada. Gente como tú. Crímenes que el gobierno considera irrelevantes. Ellos no quisieron actuar, así que decidí hacerlo yo. Pero necesitaba un compañero. Alguien con las habilidades para intervenir. Buscados por las autoridades, trabajamos en secreto. Nunca nos encontrarás. Pero, víctima o asesino, si tu número es el siguiente, nosotros te encontraremos.

Un texto que podría ser candidato al premio Nobel de literatura. Un texto que los estudiosos de Shakespeare han calificado, y con razón, “lo más parecido a los escritos del genio inglés que se podrá leer en el siglo XXI”. ¿Cómo no va a gustarme una serie que empieza así? Toda serie que arranca con unas frases introductorias ha pasado a la historia de la televisión. Y Person of Interest no va a ser menos.

En el apasionante caso de esta semana, la mafia de Europa del Este ha secuestrado al hijo del juez Samuel Gates. Quieren que deje libre a una mujer que está siendo juzgada por atropello y fuga, y que resulta ser la que les lava el dinero a todas las mafias habidas y por haber. Una trama apasionante, escrita con pulso maestro por el gran David Slack, genio reconocido mundialmente por haber escrito dos episodios de Miénteme, tres de Sin identificar o uno de Al descubierto, entre otras piezas maestras. Original como pocos, al gran Slack se le ocurre utilizar como malos de la serie a una mafia del este de Europa, con sus tatuajes y todo. Puede que haya abierto el camino para que a partir de ahora los malosos de los Balcanes inunden las series y películas de Hollywood, cosa que a nadie se le había ocurrido hasta ahora. Otro punto para la muesca de Person of Interest.

Pero eso no es nada, la trama filosófica que hay detrás del episodio hace que se me ponga la piel de gallina sólo con pensar en ella. Pero ya llegaremos a eso.

Vi este “Judgment” en casa de un amigo, al que llamaremos Benjamín. Normalmente veo las series yo solo, pero Benjamín me había comentado el día anterior que aún no había podido ver ningún episodio de PoI. “¡Rayos y centellas!”, exclamé. ¿Cómo ser amigo de alguien que no había visto la gran serie que marcará la nueva década? No podía permitirlo. Así que quedamos al día siguiente para ver este episodio juntos. “Pero no he visto ningún capítulo”, dudaba Benjamín. “¿Cómo voy a ver el quinto directamente?”, se preguntaba el muy ingenuo. “No te preocupes”, le tranquilicé. “Es una serie tan grande, tan bien pensada, que no tiene argumento general. Son casos sueltos.” Benjamín seguía dudando. Me preguntó que si, al menos, los personajes sí evolucionaban, aunque no lo hiciera el argumento. “Tampoco te preocupes por eso”, le volví a tranquilizar. “Los guionistas son tan grandes que han pensado en todo: no hay evolución, así que no te vas a perder nada. Da igual empezar por el primero que por el décimo.” La cara de Benjamín aún guardaba algún resquicio de duda. “Pero…”, dudaba, “¿y si no sé de qué va?”. Sonreí. “No te lo vas a creer, amigo. Tiene texto introductorio”.

El camino no fue fácil. A los pocos minutos de empezar “Judgment” (así, sin “e”, que también es correcto) aparece el juez Gates en pantalla. Interpretado por David Costabile, Benjamín dio un suspiró y me comentó que ese actor interpretaba a Gale Boetticher en Breaking Bad, y que le había traído buenos recuerdos. “¿A quién?”, pregunté. “Sí, hombre. El químico que trabajaba con Walter. El que se carga Pinkman.” Aaahhh, ya… Breaking Bad. No quise decírselo a Benjamín, pero me costó recordar quién era el tal Gale porque las malas series se me olvidan enseguida. Y Breaking Bad es una de las peores. Una serie donde las interpretaciones son tan nefastas es fácil de olvidar. No como en Person of Interest, por supuesto. ¿Bryan Cranston? ¿Aaron Paul? No veréis una pareja de actores más diferente a esa que la formada por Michael Emerson y Jim Caviezel. ¿Tres Emmys seguidos? Tongo clarísimo. Cranston parece un principiante al lado de Caviezel. Benjamín acabó rendido a la evidencia: “Qué variedad de registros tiene Caviezel. Es increíble. Qué manera de actuar.” En esos momentos es cuando das gracias al poder superior por escribir las reviews de Person of Interest y no las de Breaking Bad.

Hablando de actores de otras series, también aparece en este 1×05 el Observador. Michael Cerveris, que se llama el hombre. Benjamín volvió a suspirar, esta vez pensando en Fringe. Una vez más, le tuve que hacer entrar en razón. ¿Qué el argumento de Fringe te pega a la silla y no te deja que te levantes? ¿Que incluso cuando son capítulos autoconclusivos el caso son muy emocionantes? “Hola, toc toc toc. ¿Hay alguien ahí, McFly?” En Person of Interest todos los capítulos son autoconclusivos. Chúpate esa, Fringe. Así no hay nada que seguir semana tras semana. “Sí, pero…”, decía Benjamín, “a mí me gusta más Fringe, cuyo argumento ha llegado a cimas increíbles.” Cuando el episodio acabó, Benjamín se dio cuenta de que tener argumentos serializados es una pérdida de tiempo, y que no hay nada como tener una trama que empiece y acabe en 40 minutos. “Esto es el futuro de la televisión”, sentenció Benjamín.

Una vez le abrí los ojos, ya no había marcha atrás. Benjamín se dio cuenta de lo grande que es Person of Interest. Todo eran puntos a favor. “No hay evolución de los personajes ni trama serializada”, repasaba Benjamín al acabar el episodio, “así que puedes ver el episodio que quieras y perderte los tres siguientes. Ideal para la gente de hoy en día, tan ocupada en sus quehaceres diarios.Estaba entusiasmado, y no podía dejar de alabar las virtudes de su serie favorita.

Lo que más me ha gustado, sin duda, es la trama filosófica.” Me fui a casa pensando en esa gran oración que había soltado Benjamín entre cervezas. Cuanta razón tenía. Una de las grandezas de la serie de Jonathan Nolan es que de vez en cuando (no siempre, claro, porque piensan en los espectadores y no quieren saturarnos con dilemas) nos plantean unas cuestiones éticas y morales muy interesantes. En este caso, un juez famoso por ser muy duro con las mafias tiene que elegir entre la vida de su hijo o dejar libre a alguien que sabe que es culpable de asesinato. En el episodio se ve claramente la lucha interior, los dilemas morales a los que se enfrenta el representante máximo de la justicia cuando sabe que va a hacer algo injusto. Vamos, un dilema que ni Nietzsche hubiera conseguido plantear tan brillantemente. En aproximadamente dos segundos, el juez ya ha decidido qué va a hacer. Así, para que no suframos mucho, ya se nos resuelve el posible dilema que pueda tener el juez. A algunos les parecerá poco, pero es que el bueno de Gates sabía que Terminator Reese le estaba ayudando, y que eso sólo puede acabar de una manera.

Porque Reese será lo que quieras, pero ante todo es un tío sensible. ¿Conocéis esos chistes de Chuck Norris? Sí, esos que dicen que ha descubierto que el número Pi es 4. Pues pronto, muy pronto, todos esos chistes se referirán a Reese. Porque si la gente duerme con pijamas de Superman y Superman duerme con pijamas de Chuck Norris, éste duerme con pijamas de Reese. Pero, como decía, eso no quita que sea un tipo sensible. En este episodio le ha dado las gracias a Finch por haberle dado un trabajo. Apenas ha sido un segundo, un suspiro de ternura en un hombre con coraza de hierro, pero ha bastado para demostrarnos otra de las grandezas de Person of Interest: los personajes (aunque haya gente que se niegue a verlo) son los mejor construidos de la historia de la pequeña pantalla; y tienen pensamientos, sentimientos y motivaciones tan reales como los vuestros o lo míos.

Así que estoy feliz. Ya queda menos para el viernes, día que Benjamín y yo esperamos con ansía para poder disfrutar de esta obra maestra. Porque PoI podía haberse conformado con ser una serie entretenida, sin más. Nadie se hubiera quejado. Pero no. Ha crecido en cinco capítulos hasta convertirse en el Ciudadano Kane de la pequeña pantalla. Y esto sólo va a más.

Espero que esta vez el tono haya sido el correcto. Espero que la gente que cree que no me gusta nada esta serie se haya dado cuenta de su error. Espero que todo el mundo haya comprobado que Person of Interest me vuelve loco. Espero que ya no haya más malentendidos. Espero que PoI siga siendo la obra maestra que está claro que es. Y, sobre todo, espero que los comentaristas que se quejaban de mis reviews vean que estoy en su equipo, el de los fans de Person of Interest.

Nota del autor
1.5
Vuestra nota
Review Person of Interest: Judgment
4.5 (90%) 2 votes

Categorías: Person of Interest Reviews Etiquetas: , , ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »