Review Person of Interest: Ghosts

POI: Ghosts

Después de la decepción de descubrir el tipo de serie que es Person of Interest, hacemos un reset a nuestro cerebro y nos enfrentamos a la nueva situación. Vamos a analizar POI como lo que es: una serie procedimental. Podríamos perder el tiempo lamentando que todos los nombres que hay detrás de la serie no hayan querido darnos otro tipo de serie (y lo haremos: nos quejaremos en todas las reviews), pero es más productivo comentar el episodio en sí y disfrutar de lo bueno que nos puede ofrecer esta serie. Si ya has visto Ghosts, adelante.

Porque no todo es tan malo como parece. Sí, es una serie procedimental. Y sí, cada episodio va a ser un caso y ya está. Pero eso no quita que nos puedan ir dando pinceladas de cómo los personajes han llegado a ser lo que son. El problema es cuando no son pinceladas, sino todo el cubo de pintura en la cara. Pero ya llegaremos a eso.

Ben y Goodwin

Empecemos con lo que, en mi opinión, está siendo más interesante: el pasado de los personajes. En este Ghosts hemos conocido bastante mejor a Finch. Primero hemos retrocedido a 2002. Un Finch nueve años más joven, sin cojera aún, recibe a su socio. Éste, sin nombre (le llamaremos “Goodwin” para aclararnos), es el otro fundador de la Máquina. Él se encargará de hacer que entre el dinero mientras Finch hará todo el trabajo. Según él, la Máquina estará totalmente operativa en cuatro o cinco años. Cuando empieza a hablar de reconocimiento facial, acceso a llamadas y emails, etc., uno llega a creerse que un ordenador pueda predecir los asesinatos.

Sé que el chicle de Lost está más que estirado, pero es difícil de creer que los guionistas del episodio no han tenido un guiño con los fans. El episodio empieza (según la fecha de una cámara de seguridad) un 22 de septiembre de 2011. Justo siete años después del accidente del Oceanic 815. Además, el socio de Finch esté interpretado por Brett Cullen (nuestro querido Goodwin), y no podemos obviar esas gafas redondas que lleva Finch y que tanto contrastan con las nuevas que lleva en este episodio. Después del suspiro de nostalgia que soltamos al ver a estos dos juntos de nuevo, sigamos.

El nuevo look de Finch

En el segundo flashback del episodio, nos trasladamos al 2007. Ya han pasado los cinco años que Finch había dicho, y la Máquina funciona perfectamente. Ya es capaz de predecir todos los asesinatos que va a haber en Nueva York. Y ya los diferencia entre relevante e irrelevantes para la Seguridad Nacional. Es entonces cuando “Goodwin” descubre algo terrible y que Finch no le había dicho: la Máquina sabe todos los que van a morir, y con esa información no han hecho nada. Han dejado que gente inocente muriera a pesar de saberlo. ¿Cómo vamos a vivir con eso? Finch, con una opinión diferente a la que dio origen a la serie, le dice que la Máquina tiene un propósito, y que las muertes irrelevantes para la Seguridad Nacional no son importantes. A pesar de las reticencias morales de “Goodwin”, Finch acaba la discusión diciendo que la Máquina no se hizo para salvar a alguien, sino a todo el mundo.

En el último plano del episodio, vemos un busto de “Goodwin” a la entrada de la empresa de Finch. 1962-2010. El fundador, se lee. Así que ahí intuimos el auténtico motivo por el que Finch empezó a acceder a los casos irrelevantes. Si lo hubiera hecho, su compañero estaría vivo. La muerte de éste es lo que hizo que Finch le diera la razón. Y que cambiara de opinión. Y que Person of Interest existiera.

El fundador

Si hay una cosa que me ha sorprendido de estos flashbacks, ha sido la cantidad de información que nos han dado. Quizá estábamos acostumbrados a flashbacks que dieran información con cuentagotas, o que con cada respuesta surgieran más preguntas, pero el hecho de que ya hayan contado casi todo del pasado de Finch ha sido sorprendente. Y un poco desolador, la verdad. Con esta información del pasado de Finch, ya quedan pocas por explicar del pasado del personaje. Sí, puede que la forma en que se lesionó y que provoca que cojee y no pueda mover el cuello sea importante, pero no da para mucho más. De un plumazo nos han dado toda la información necesaria del pasado de Finch y de la Máquina. Ya solo queda saber el pasado de Reese, pero a este ritmo en el tercer episodio ya tendremos todas las piezas sobre la mesa.

Y es aquí cuando empieza el caso semanal, y cuando nuestro interés empieza a decaer.

El caso ha tenido como protagonista a una chica, Theresa Whitaker, que todo el mundo cree muerta (parece que en esta serie todo el mundo está muerto y luego no lo está), pero que lo único que hace es mantenerse en el anonimato para no acabar fiambre, como su familia. Hemos vuelto a ver un Reese con el modo Terminator on, acabando con todo lo que se pone en su camino para llegar a proteger a Theresa. No podemos negar un poco de placer al verlo salir del camión, con el que acaba de llevarse por delante al coche del malo, con sus gafas de sol y su música heavy de fondo. Pero que ese placer de ver a un bad boy no nos haga olvidar que el personaje es muy plano. No sabemos nada de él, ni qué le mueve, ni si siente algo. La sosería de Jim Caviezel, pobrecico, tampoco da para más. Y luego le pide a Finch que confíe en él…

Bad Boy Caviezel

Y así ya nos hemos zampado Ghosts. Fantasmas. Como lo son Reese y Finch. Dos personajes que parece que van a vagar por la vida salvando vidas inocentes. Puede que así rediman sus almas de errores pasados, pero a nosotros nos aburren cada día un poco más.

Nota del autor
2
Vuestra nota
Review Person of Interest: Ghosts
4.5 (90%) 4 votes

Categorías: Person of Interest Reviews Etiquetas: , , ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »