Review Person of Interest: Firewall


Y otro final de temporada que llega esta semana (más bien la pasada). En esta ocasión vamos a hablar de Firewall, el último episodio de la primera temporada de Person of Interest. Y qué le vamos a hacer: ha sido un muy buen episodio para cerrar una muy buena temporada. Quién lo iba a decir cuando empezó. Yo, desde luego, no. No daba un duro por ella (el inicio fue muy desolador, quizá por las esperanzas con las que la esperábamos), pero ha sabido ir construyendo un gran puzzle de personajes, historias y géneros que nadie podía ver venir. Y todo llega a su clímax en Firewall, la season finale. Vayamos a ello.

He de confesar que, si no hubiera tenido que hacer las reviews, hace tiempo que hubiera dejado de ver Person of Interest. Los primeros episodios me parecían eternos, sin miga, y rezaba para que acabaran. Es lo que me pasa con los procedimentales. Sé a ciencia cierta que hay mucha gente que hizo lo que yo: dejar la serie a las primeras de cambio. No se les puede culpar. Ésa ha sido la gran losa de Person of Interest, y que le habrá costado muchos espectadores. Sé que habrá gente que diga “yo estuve ahí desde el principio”, “veía el potencial que tenía”, etc. Es obvio que, si te gustan los procedimentales, Person of Interest era uno muy bueno. Ahí no hay nada que discutir. Otra cosa es lo del potencial, que siempre me ha parecido una tontería. Cualquier serie, la que sea, tiene potencial para llegar a lo más alto si cuenta con buenos guionistas. Y Jonathan Nolan, a las pruebas me remito, lo es.

Pero centrémonos en Firewall. Un episodio que ha elegido a una pieza del puzzle que solo había salido una vez, y que no nos esperábamos: Root, la némesis de Finch. Por fin le hemos puesto cara y cuerpo, y también motivos. La pobre Alicia, personaje que podía aún regalarnos grandes momentos (su aparición durante todo el episodio le daba más emoción aún a un capítulo muy emocionante), ha sido su primera víctima. Veremos cómo se libran de Root (¿o deberíamos llamarla Caroline Turing?) en la segunda temporada, si es que pueden hacerlo.

Firewall ha sido, posiblemente, el episodio más emocionante de toda la primera temporada. También el que ha contenido las mayores dosis de acción. Y todo ha sucedido en un edificio. Los guionistas (el mismísimo Jonathan Nolan ha participado en la escritura de Firewall) ya nos hicieron lo mismo en Witness, en el que Reese debía proteger a un testigo escondiéndose en un edificio. El giro final en aquel episodio era que la person of interest no era otra que Elias. Dieciséis capítulos después, nos la han vuelto a colar. Otro edificio, otro episodio adrenalítico, otra person of interest que se revela como uno de los malos de la serie. Si en aquella ocasión fue la primera vez que le pusimos cuatro estrellas a la serie, en esta ocasión no nos debe sorprender, pues es alucinante lo que ha cambiado en todos estos meses. 

Durante toda la serie hemos visto que la tecnología, representada en ese Dios del que habla Alicia, la Máquina, puede ser un arma muy poderosa si se utiliza para el bien, pero muy peligrosa cuando cae en malas manos. Hasta ahora nunca habíamos estado en el brete de que la Máquina cayera en malas manos. Parece que la segunda temporada andará por ahí. Ese pacto final entre Reese y la Máquina me ha parecido la mejor forma de cerrar la temporada. Aunque pueda parecer un poco ridículo ver a un hombre hablando a una cámara en mitad de la calle, llevan ya unos cuantos capítulos haciendo más y más protagonista a la Máquina, y ya no nos sorprende que pueda llegar a ser un personaje más, capaz de hablar y comunicarse con nuestros protagonistas.

En cuanto a los personajes, ha habido un gran avance en el status quo de los policías. Por fin, tras meses trabajando en lo mismo pero sin saberlo, Carter y Fusco han descubierto que están en el mismo barco. Cómo afectará este cambio a la relación entre todos ellos habrá que descubrirlo a partir de septiembre. Cada vez que ha habido un cambio en esa relación (al principio, cuando Carter les perseguía; después, cuando pasó a trabajar para ellos y Fusco era inútil; cuando Fusco entró en RH y volvió a ser un personaje útil para la serie, etc.) ha habido riesgo de derrape. Afortunadamente, siempre ha sido todo para mejor. Esperemos que el año que viene también lo sea, cuando los dos detectives ayuden a nuestros héroes y ambos sepan que el otro está en su equipo. Aquí sí que parece haberse cerrado un círculo.

En cuanto a nuestros dos personajes principales, Finch es el que menos importancia ha tenido en esta ocasión. Ha cumplido su papel de ayudante de Reese y no nos hemos metido mucho más en su piel. Tiempo tendrá el año que viene intentando que la Máquina no caiga en manos de Root. Reese, sin embargo, ha tenido un comportamiento que me ha extrañado mucho. Cuando va en el coche, hacia el final del episodio, no me podía creer que hiciera estallar el vehículo al que perseguían y en el que viajaban los esbirros de RH. No es la primera vez que mata, eso está claro, pero no recuerdo que nunca lo haya hecho si no es porque su vida o la de alguien está en peligro inminente. Matar así a los malos, que ya no podían matar a su person of interest y que estaban huyendo, no me ha parecido un comportamiento muy coherente con lo que habíamos visto hasta ahora. Por favor, dejen en los comentarios sus comentarios al respecto. Gracias.

Y así hemos llegado al final de la primera temporada de Person of Interest. Un episodio lleno de acción, viejos conocidos (encantados de volver a ver a Zoe ayudando a los nuestros), giros de guión imprevisibles y un cliffhanger final mucho más emocionante de lo que se podía imaginar. Ya esperamos impacientes la segunda temporada. A ver adónde nos llevan Reese y Finch. Les seguiremos hasta el final.

Nota del autor
4
Vuestra nota
Review Person of Interest: Firewall
5 (100%) 10 votes

Categorías: Person of Interest Reviews Etiquetas: , , ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »