Review Person of Interest: Blue Code

Policías infiltrados en bandas de delincuentes, delincuentes con informadores dentro de la policía… El mundo de los topos siempre ha dado mucho juego en el cine y televisión. Blue Code, el episodio de esta semana de Person of Interest, riza el rizo y nos muestra a Reese infiltrado en una banda en la que ya hay un infiltrado y que, a su vez, tienen a un informante en la policía. Está claro, ¿no? Vamos a ver si lo aclaramos un poco

“Caminamos en la oscuridad”, dice Reese en un momento del episodio. Y, aunque la respuesta de su compañera de la CIA es muy peliculera (“No, John, nosotros somos la oscuridad”), la frase de nuestro protagonista viene muy bien para describir este Blue Code. Un episodio que habla, básicamente, de lo difusas que son las líneas entre la ley y la no ley. Rápido repaso. Reese se infiltra en una banda de narcotraficantes para ayudar a un policía que lleva mucho tiempo infiltrado en esa misma banda. Al mismo tiempo, un policía corrupto intenta averiguar cuál de los miembros de la banda es un topo para poder eliminarlo. L.O.S., el hombre que está detrás de la operación, resulta ser un miembro de la CIA, que en teoría utiliza el narcotráfico para financiar su guerra contra el terrorismo (?). Fusco, que empezó la serie como un poli corrupto más, se ve obligado a seguir con las manos sucias para poder seguir haciendo el bien. Parece claro que aquí nadie sabe en qué equipo está nadie. Lo único seguro es que, si alguien ha salido perdiendo, ha sido el pobre Fusco, de camino al infierno para poder ayudar a la gente.

A pesar de que los episodios de Person of Interest son básicamente procedimentales, los casos siempre han intentado ser siempre “un poco más”. Y no me refiero a ser algo más que procedimentales, sino a intentar ser un poco originales. O Finch y Reese cambian roles, o Reese está toda la noche en un edificio con la persona de interés, etc. En este caso, la cosa ha sido un poco más sutil, y tiene que ver con todo lo dicho en el párrafo anterior. En el momento en que se descubre que Michael Cahill, hombre solitario dedicado al contrabando, es en realidad Daniel Tully, padre de familia y policía infiltrado, todo el episodio se empeña en mostrarnos lo difícil que es diferenciar a los buenos de los malos.

El momento Reservoir Dogs (una banda de delincuentes, con uno de ellos herido, se ve encerrado en un almacén y sabiendo que uno de ellos es un poli) nos ha traído al Reese más preocupado que se recuerda. Está claro que no puede ver a nadie bueno sufrir, pero si es alguien que está poniendo su vida en peligro por el bien de los demás, entonces la cosa ya llega a ser muy personal.

En teoría, cuando la serie decide mostrarnos un flashback de alguno de los personajes (en vez de adelantar algo más de alguna trama general) es para que interioricemos un poco más en él, que conozcamos sus motivos o algún trauma pasado. Sin embargo, no parece que los hechos que nos cuentan en Blue Code tengan mucho que ver con nada. ¿Que Reese estaba con la CIA (el agente Snow y la agente Stinton)? Ya lo sabíamos. ¿Que se divorció y lo primero que hizo cuando tuvo tiempo libre fue buscar a su ex? Bueno, tampoco es información demasiado sorprendente. ¿Que “camina en la oscuridad”? Vale, pero no parece necesario un flashback entero para todo eso. Al principio sospeché que Reese podría no ser americano (por eso de estar “tras las líneas enemigas”), pero al final ni siquiera es así.

En cuanto al tema Fusco, ya llevábamos unos cuantos episodios en una situación un tanto incómoda. La serie tenía un punto de inicio claro: Reese y Finch ayudaban a las person of interest, Fusco era su fuente de información en la policía y Carter era la detective que las perseguía. De hecho, al inicio de cada episodio, mientras Finch explica el rollo de todas las semanas, hay un momento que dice: “perseguidos por las autoridades…” y aparece Carter en pantalla. Luego la serie encontró su sitio, claro, y las cosas quedaron un poco trastocadas. Carter se pasó al lado de los buenos, y adquirió el papel de Fusco. El rol del policía corrupto que se pasaba al lado bueno quedaba entonces un poco en entredicho, pues no iba a hacer nada que no pudiera hacer Carter.

Los guionistas, al parecer, también se han dado cuenta de eso, y en este episodio le han puesto una solución. Y de una forma brillante, podría añadir. En un episodio centrado en policías infiltrados y en gente caminando en la oscuridad, nada mejor que hundir a Fusco un poco más en la mierda. Da igual que quiera dejar atrás tu pasado. Es más, si quiere volverse un poli bueno, tendrá que volverse corrupto de nuevo e infiltrarse en la parte más corrupta de la policía. Así, sí. Ahora tendremos a Carter ayudando en la policía y a Fusco filtrando información de la parte sucia de la policía de Nueva York.

Antes de que se me olvide, vayamos con el momento Reese: con las muñecas atadas e inconsciente, en el maletero de un coche en llamas, el bueno de Reese consigue desatarse, abrir el maletero y saltar antes de que vuele por los aires.


Un episodio que vuelve a colocar a todos los personajes en un sitio óptimo para seguir de ahora en adelante. Quizá el flashback no haya aportado mucho, y el caso en sí tampoco haya sido para tirar cohetes, pero han vuelto a ser 42 minutos de lo más entretenido y disfrutable. Y la sensación de que las piezas se están poniendo cada una en su sitio para algún final genial hace que Person of Interest siga ganando cada semana que pasa.

Nota del autor
3.5
Vuestra nota
Review Person of Interest: Blue Code
4 (80%) 2 votes

Categorías: Person of Interest Reviews Etiquetas: , , ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »