Review Parks: Soda Tax

Councilwoman Leslie Knope

Superado el subidón de adrenalina que supone el regreso de tantas series durante el mes de septiembre ahora toca acomodarse y disfrutar. No solo de estrenos vive el seriéfilo y a veces son las series que regresan para su cuarta, quinta o sexta temporada las que más ilusión te hacen. Parks es una de esas series, de las que a pesar de estar ya muy lejos de ser novedad todos los otoños espero como agua de mayo y es que si el primer episodio de la temporada dejó el listón alto (por ser el primero, por abrir la trama de washington, por ver a Leslie cumpliendo su sueño…) este segundo episodio se encarga de seguir con la tendencia ascendente ¡Que no decaiga!

Ya vimos como Washington se convirtió en el primer episodio en un elemento muy importante para este inicio de temporada, y en este Soda Tax hemos podido confirmarlo. Tener a Ben y a April alejados de Pawnee bien merece dedicarles una linea argumental cada episodio, y así ha sucedido. Creo que tras este episodio soy mucho más fan de Ben si se puede, y es que no es nada fácil hacerse con un hueco tan importante dentro de una serie en la que llegó para el comienzo de su tercera temporada. El caso es que ahí está y hoy ha contado con medio episodio para él y para April. Ya desde el principio vemos cómo es la vida en Washington cuando no tienes a tu pareja de visita, y eso se resume en Care Packages para Ben y April. Está claro que Leslie es una profesional y no va a dejar que la distancia acabe con su relación, por eso no duda en enviarle a Ben hasta 12 paquetes con objetos que le recuerden a Pawnee y a ella. Por su parte Andy le envía a April su ropa sucia para que le haga la colada, clásico.

Pero la auténtica trama que nos presentan desde Washington tiene que ver con Ben y el poco caso que le hacen sus becarios. Está claro que trabajar en una campaña electoral en la capital del país no es moco de pavo pero los becarios al fin y al cabo son eso, becarios y no se les puede exigir que rindan  un nivel tan alto. Lo mejor de todo es que Ben se fija en detalles como la tipografía utilizada en los informes y su tamaño antes que el trabajo efectivo ‘real’. Ante la falta de efectividad intenta que Jen le eche una mano para poder deshacerse de los becarios, pero resulta que todos están ahí por enchufe, un claro guiño a la fina línea que separa la política de las conexiones personales. No se como lo hace Ben, pero justo cuando parece que todo va a girar en torno a él haciéndoles la pelota a los becarios los acontecimientos se suceden y acabamos viendo como todos terminan echando una partida de Ultimate Frisbee con un Ben completamente desatado. No se que es lo que más me gusta de este personaje si su frikismo infinito o la forma que tiene de hacer el ridículo en los momentos clave. Un 10 para Adam Scott y la genial forma que tiene de interpretar a este personaje. Al final resulta que la gran culpable de que los becarios no le tengan respeto a Ben es April, y hace falta una buena charla entre los dos para poner los puntos sobre las ies. Está claro que April puede dar mucho más de si, Leslie ya lo sabía, pero hay que meterla en vereda de vez en cuando y Ben no se ha cortado ni un pelo. Menos mal que le ha salido bien la jugada y ahora tiene en April al aliado perfecto, capaz de mantener a todos los becarios a raya con su fuerte -y extraña- personalidad.

Ben

Por su parte Pawnee nos trae dos tramas dispares pero igualmente interesantes. Leslie, tras demostrar en el primer episodio de la temporada que no se iba a tomar su trabajo a la ligera ha decidido que tiene que ir un paso más allá y ha propuesto un impuesto sobre las bebidas azucaradas que se venden en los restaurantes de la zona, todo un órdago para una ciudad como Pawnee donde la tasa de obesidad infantil supera por mucho la media nacional. Si con la trama de Washington la serie hacía una crítica a los enchufes en el mundo de la política, esta trama no se queda corta y ataca a uno de los problemas más preocupantes de la sociedad Estadounidense. Me gusta ver que una serie que trata, principalmente, sobre empleados del gobierno se moje sobre ciertos asuntos. Creo que en ningún momento hemos escuchado a Leslie decir si es Demócrata o Republicana (si que hemos visto a Ron declararse Libertario) y eso siempre me había dejado un poco confuso, la ambigüedad no suele ir de la mano de la política y me parece admirable que no quieran inclinar la balanza pero si criticar ciertos aspectos mejorables de la sociedad norteamericana.

Como siempre que Leslie toca un asunto donde hay intereses económicos todo el pueblo de Pawnee se pone en su contra tanto si vota a favor del impuesto como si vota en contra. Si deciden añadir un impuesto a los refrescos los restaurantes tendrán que despedir a algunos trabajadores pero si no lo añaden los habitantes de Pawnee continuarán poniendo su salud en peligro. Ha sido genial ver a la representante de los hosteleros de Pawnee argumentando a favor de los ridiculos tamaños de los refrescos ‘se llama child size porque tiene el tamaño que tendría un niño de dos años’ y explicando el funcionamiento de los refrescos bajos en calorías Water Zero y Diet Water Zero Light. Tampoco se ha quedado lejos el sondeo que hacen Leslie y Ann con todos los locos de Pawnee dando su opinión y diciendo barbaridades, menos mal que Ron Swanson sabe perfectamente como motivar a Leslie cuando las cosas se le ponen en contra. Puede parecer repetitivo acudir a Ron siempre que Leslie tiene una dificultad, pero cada vez que lo hace nos salen con una solución diferente, en este caso Ron intentó despedir a Leslie en varias ocasiones, y al final nunca lo hizo porque ella es una persona de convicciones fuertes y ya casi no quedan personas así en el gobierno. Y así, tal y como tenía decidido desde el primer momento, Leslie vota a favor del impuesto. Espero que las consecuencias no sean negativas.

Child Size Soda

La otra trama que vemos en Pawnee  tiene como principal protagonistas a Andy, Chris y Tom. Al final de la pasada temporada vimos como Andy se había marcado como nuevo objetivo convertirse en policía, pero para ello tendrá que superar las pruebas físicas y para eso están Chris y Tom. Ya sabemos de sobra que siempre que hay alguna actividad física de por medio Chris es el tipo al que acudir y si encima el reto es tan grande como conseguir que Andy corra 2 millas en 25 minutos su ayuda está asegurada. Me chirría un poco más la participación de Tom, pero al ver lo que hace con el coche de apoyo se me quitan todas las dudas, eso es Tom en estado puro… Y de Andy, pues que decir, su estado de forma es lamentable aunque estoy convencido de que esos kilos de más con los que se ha presentado Chris Pratt esta temporada son una exigencia del guión y pronto le veremos listo para combatir el crimen en las calles de Pawnee. Pero el principal trasfondo de toda esta trama está en la soledad de Chris, que sale a relucir al ver como Andy se motiva pensando en April. Chris es un personaje que ha sufrido mucho más de lo que ha disfrutado desde que llegó a Pawnee a pesar de sacarle siempre el lado positivo a todo. No se si la decisión de buscar ayuda profesional para controlar sus cambios de estado emocional es una buena decisión o no, pero si que me gustaría ver a Chris asentando un poco la cabeza.

Como conclusión, decir que este Soda Tax me ha parecido ligeramente mejor que Ms Knope goes to Washington. Creo que tenía las expectativas muy altas para el estreno de la temporada y al final son los episodios menos esperados los que más me sorprenden, veremos con que intentan sorprendernos esta semana, de momento el título ‘How a bill becomes a Law‘ apunta a que tendremos una nueva lección de política en camino. ¡Hasta la semana que viene!

 

Nota del autor
4
Vuestra nota
Review Parks: Soda Tax
5 (100%) 1 vote

Categorías: Parks & Recreation Reviews Etiquetas: , , ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »