Review Parks: Smallest Park

Smallest Park

Dicen que las cosas buenas vienen dadas en dosis pequeñas… En el caso de Parks and Recreation tiene que ser un diminuto parque el que desate las tensiones entre algunos de sus protagonistas. No es que estemos acostumbrados a vivir situaciones de drama o ‘culebrón’ en comedias de este estilo, pero si que es cierto que son tramas cada vez más recurrentes. Menos mal que Parks sabe compaginar de forma magistral humor y drama, esta semana lo ha vuelto a demostrar “casi sin despeinarse” como el que dice ¿Listos para vuestra ración de Swanson, Knope, Dwyer, Haverford y Ludgate? ¡Adelante pues!

La semana pasada me quejaba de lo poco que estábamos viendo la campaña de Leslie con la importancia tan alta que le dieron al final de la tercera temporada. Pues bien, esta semana parece que tenemos un episodio que sirve de antesala para que esa trama avance, se estanque o se cierre definitivamente, y todo a raíz de un parque de menos de 0,00003 millas cuadradas. Pero esa trama será la última que repase en la review, antes tenemos que hablar de Tom Haverford y su regreso al departamento y de Andy y su nueva aventura universitaria.

Empecemos por Tom, que nada más volver al departamento se ve a cargo de la tarea de rediseñar el logo del mismo (o cambiarle la tipografía, como dice Chris) con la ayuda de Jerry. Me ha gustado ver como implican a Tom con un proyecto para él solo, en su anterior andadura siempre tenía que ayudar a Leslie con sus tareas y el tener a Jerry de número 3 ha dado muchísimo juego. Me ha parecido uno de los mejores puntos cuando Jerry, con todo el desparpajo del mundo, insiste en usar la tipografía Comic Sans porque “it screams fun“. Chiste con una audiencia clarísima, los diseñadores gráficos, que no pueden ver dicha tipografía sin que les sangren los ojos. Por su parte Tom insiste en darle un giro radical a la imagen del departamento y una de sus opciones es un pedazo de homenaje a Los Soprano, con esas ‘r’ que son pistolas.

Smallest Park

El resto de sus ideas, a cada cual más loca, incluyen un centro de ocio que es calcado a la Apple Store de San Francisco o un reality show donde los participantes son el equipo de seguridad de los parques. Todo ideas que se salen de lo que les ha pedido Chris y que Jerry no tarda en dinamitar. Al principio me ha chocado ver que Tom le hiciese caso a Jerry (parece que hablo de los dibujos animados, ¿que no?) pero es que sus argumentos han sido demoledores, Tom acabó fracasando con Entertainment 720 por pensar demasiado a lo grande. Gracias a Dios siempre existe un término medio y Tom da con él en cuanto lo identifica. Al final el rediseño de la identidad corporativa del departamento consiste en el regreso a la imagen que tenían en los años 80, con una tipografía completamente retro y prendas de vestir que evocan tiempos más simples. Todo un acierto por parte de un Tom que ha podido saborear de primera mano lo que significa trabajar para el gobierno, hacer su trabajo a la perfección y sentirse bien por ello.

Smallest Park

La otra trama secundaria del episodio nos ha llevado hasta la universidad de la mano de Andy, April y Ron Swanson. Andy nunca pudo ir a la universidad por problemas de compatibilidad de horarios, básicamente no le apetecía ir cuando le tocaba… y ahora parece el momento oportuno para empezar a retomar las clases, pero solo quiere ir a una y su elección tiene que ser acertada. Para ello cuenta con la ayuda de April, que le insta a coger una clase fácil; y Ron, que le recomienda elegir una clase que le aporte algo nuevo. Así que los tres se presentan en la universidad de Pawnee con la intención de probar todas las clases que hagan falta hasta dar con la correcta.

Tras probar las clases de guitarra para principiantes, donde Andy lógicamente sabe ya todo, deciden probar introducción a los Lasers, pero resulta no ser lo que Andy esperaba. Me encanta la personalidad de Andy, es tan inocente y desvergonzado que no le cuesta admitir que lo que más le llamaba la atención de la clase era jugar con lasers de luz. El caso es que tras probar las elecciones de April y Ron, toca probar la de Andy, aleatoria por su puesto, y  que no es otra que Estudios sobre la Mujer. Ha sido genial ver como los tres se han quedado embobados con la clase y con la profesora, hemos vuelto a ver como Ron maldecía el matrimonio pero a la vez se veía tentado a pedirle matrimonio a la profesora. El caso es que esa es la clase que escoge Andy pero que no puede pagar, por lo que tienen que ingeniárselas para conseguir $940. Y aquí es donde entra, una vez más, el gran corazón de Ron Swanson, que no duda en darle el dinero a Andy. Desde que Andy entró a trabajar como limpiabotas Ron siempre le ha tenido un carió especial, y que mejor forma de demostrarlo que pagándole las clases, todo un gesto.

Smallest Park

Lo que nos deja a Leslie, Ben, y la inauguración del que será el parque más pequeño de todo Indiana. Una trama que sería una más dentro de la serie de no ser por el repentino cambio de humor que sufre Ben. Tras el broncazo que tuvieron en The Treaty las aguas no parecen haberse calmado y Ben no se siente cómodo teniendo que pasar tanto tiempo con Leslie, es algo totalmente entendible cuando hay sentimientos de por medio. Pero Leslie, cabezona ella, se resiste a aceptarlo e intenta que la inauguración del parque se posponga de forma indefinida. No esperaba ver a Ann llevándole la contraria a Leslie, pero he de reconocer que ya iba siendo hora. Esta claro que las dos son super amigas y que tienen que apoyarse, pero su relación no podía seguir con tan solo un manchón (la famosa bronca en la inauguración de Snake Juice) y esta ha sido una buena ocasión para decirse las cosas a la cara.

Pero a pesar de los consejos de Ann y de que Ben quiere quitarse este proyecto de en medio para poder pasar menos tiempo con ella, Leslie se las apaña para poner al vecindario en contra del ayuntamiento. Pero su estratagema no dura mucho, Ben lee su jugada a la perfección y consigue apagar el fuego a tiempo, además se encarga de dejarle claro a Chris que el ‘Dream Team’ que forma con Leslie no es tan bueno como parece. Una escena un poco dura tratándose de dos personas que hace no mucho estaban saliendo, pero que ha servido par ilustrar la frustración de Ben. Finalmente, y tras una conversación con Ann donde las ocho películas de Harry Potter han tenido un papel importante, Leslie se las apaña para tener una conversación sincera con Ben. No se que se les habrá pasado por la cabeza a los guionistas, pero el caso es que tras darle vueltas Ben y Leslie acaban dándose cuenta de que la mejor forma de terminar con el conflicto es volviendo juntos a pesar de lo que ello pueda implicar, su apasionado beso muestra a la perfección lo reprimidos que han estado todos estos episodios pasados.

Smallest Park

Lo dicho, si antes hablo sobre la campaña de Leslie, antes la ponen en entredicho. Creo que este giro tan inesperado -al menos para mí- pone en peligro la candidatura de Leslie. La verdad es que no se que puede pasar, por una parte creo que se las pueden arreglar para que la campaña se salve a pesar del ‘escándalo’, pero por otro no creo que una serie que trata sobre un organismo gubernamental deba restarle importancia a los escándalos durante las campañas políticas. Pero el caso es que Leslie y Ben han vuelto juntos, cosa que ambos se merecían y que seguro que nos deja unos buenos episodios a la vuelta de este mini parón de una semana.

En definitiva, creo que hemos tenido un buen episodio de Parks, con muchos puntazos -sobre todo por parte de Andy-, con un Tom renovado y motivado y con la vuelta del amor a la vida de Leslie, seguimos recibiendo pequeñas dosis de sabiduría de la mano de Ron y Jerry y Donna cada vez están más presentes. En resumen, un episodio que ha tenido de todo y que encima nos deja con esa incógnita sobre la campaña de Leslie. Esta semana como ya he dicho tenemos parón, asi que no esperéis más Parks hasta el 1 de diciembre. Yo por mi parte me despido hasta entonces.


Categorías: Sin categoría
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »