Review Parks: Lucky

Creo que no hay mejor momento que este, pasada la mitad del parón de 5 semanas por el que nos hace pasar Parks (y justo tras el Segundo Encuentro Mundial de Colaboradores de Todoseries) para hacer repaso del último episodio que nos brindó esta gran serie antes de irse de mini vacaciones. Si, has leído bien, el fin de semana del 23,24 y 25 de marzo algunos colaboradores de Todoseries pudimos disfrutar de unos días rodeados de nuestros colegas de blog, hablando de series (y de otras cosas) y sobre todo pasándolo en grande. Además Parks fue una serie que salió un par de veces en la conversación y, como no puede ser de otra forma, se llevó grandes alabanzas por parte de aquellos que la seguimos, coincidiendo casi todos en que si tuviésemos que elegir una comedia a día de hoy, esa sería Parks. Así que como no quiero menospreciar a esta gran serie os traigo la review, tarde si, pero con ganas.

No creo que este Lucky haya sido un episodio digno de ser emitido antes de un parón tan largo, aunque hay que tener en cuenta que el parón fue semi improvisado. El caso es que el episodio en si nos sigue mostrando el día a día de la campaña de Leslie y las dificultades con las que se va encontrando por el camino. En este caso Leslie y su equipo tienen el privilegio de poder entrevistarse con Buddy Wood, un periodista muy famoso en el Estado de Indiana y que podría ayudar positivamente a la campaña. No soy tan fan de los cold openings de Parks, tal vez porque esta serie se caracteriza más por sus finales, pero me ha gustado ver a Leslie preocupándose por su imagen y vistiéndose de forma ridícula para el deleite de Tom y Ann, que sorprendentemente han aprendido a llevar su relación de la mejor forma posible.

Pero la supuesta entrevista es cancelada repentinamente y Ben, dentro de su seriedad y estrés habitual cuando se trata de la campaña electoral, opta por reconducir los esfuerzos del equipo hacia las acciones de buzoneo que tienen que llevar a cabo al día siguiente. Pero Leslie necesita un descanso y Ann y Tom se encargan de llevarla al lado oscuro, yéndose a tomar un par de copazos para liberar tensiones. Me gusta mucho cuando Leslie le da a la bebida, es triste, pero saca lo mejor de si misma, al menos en cuanto a humor se refiere. Además me ha gustado mucho ver como Ann y Tom por fin han encarrilado su relación. Es cierto que, tal y como nos cuenta Tom, han roto un par de veces en los pocos días que llevan saliendo, pero él está convencido de romper su record personal de 47 horas seguidas sin haber roto.

Como suele pasar en estos casos en los que el que manda (Ben) dice una cosa y los demás hacen lo contrario, la situación da un giro de 180º y la entrevista finalmente tendrá lugar en el aeropuerto de Pawnee mientras Buddy Wood espera a su vuelo que ha sido retrasado.  Parece simple, pero la suma ‘alcohol + entrevista + Ben no sabe nada’ da un buen resultado, sobre todo porque no es tan explícito como se podría haber esperado. Ya sabemos como se las gasta la prensa de Pawnee y parece ser que la prensa de Indiana es aun peor, me ha gustado mucho el personaje de Buddy Wood (genial Sean Hayes) y su mala leche, buscando picar a Leslie metiéndose con Pawnee y su decrépito estado y tratando de sacar a la luz detalles sobre su relación con Ben. Sabemos de sobra que Leslie no suele tolerar bien que se metan con Pawnee, pero en esta ocasión hace un gran esfuerzo por no reaccionar de forma inapropiada y trata de lidiar con Buddy de la mejor forma posible, pero al final la presión le puede y termina por reconocer que ha estado bebiendo y deja, una vez más, en evidencia su campaña electoral.

Como es de esperar Buddy no tiene reparo en admitir que lo que ocurre durante la entrevista le va a beneficiar muchísimo a él mismo y le va a generar un problema a Leslie. Por eso deciden que, antes que quedarse de brazos cruzados, tienen que intentar convencerle para que no emita la entrevista y que mejor que la limo-jacuzzi de Entertainment 720 para llevar a cabo la hazaña. Tras varias horas de trayecto y con el vacile que le pega el conductor a Ben, el equipo se planta en la casa de Buddy solo para enterarse que la cinta donde estaba grabada la entrevista ha sido ‘traspapelada’ durante el vuelo. Un golpe de suerte muy necesitado por parte de Leslie y que al final no es más que el resultado de la buena relación que mantiene la candidata con todos los trabajadores de Pawnee (en este caso los del aeropuerto).

Mientras se lleva a cabo la entrevista y la persecución de la cinta maldita Jerry y Donna se quedan en el ‘cuartel general’ de la candidatura cerrando sobres. Una trama de lo más aburrida si no fuese por Jerry y su peculiar forma de trabajo. Esta claro que con este personaje siempre hay que esperar la salida más extravagante posible, y en este caso no defrauda. Verle cerrar los sobres de forma automática como si de un robot se tratara y además justificar que ese tipo de tareas son las que dan sentido a su trabajo en el gobierno. Pero además de Jerry es genial ver como Donna renuncia su cita con la bañera y un fornido bombero con tal de ver en que termina todo esto. Y todo esto termina con Jerry teniendo que abrir todos los sobres de nuevo al haberse equivocado de contenido, típico de Jerry.

La tercera trama, más desmarcada de la campaña electoral nos trae una cena con Andy, April, Ron, Chris y a Linda, la profesora de la clase sobre mujeres de la que se examina Andy al principio del episodio. No se puede añadir mucho a Andy y sus locuras, me encanta su forma de estudiar, con premios como los perros, y el examen en si con su falta de flexibilidad a la hora de responder a las preguntas. Pero lo realmente importante está en la cena de celebración por haber aporbado el examen y a la que invitan a Linda, la profesora. La irrupción de Chris, al que reconoce April sentado solo en la barra, hace que Linda se convierta en algo más que una simple invitada. Me gusta ver a April de Celestina, intentando que Chris retome su vida amorosa lo antes posible. Lo mejor de todo es que parece que su estrategia surge efecto hasta el momento en el que Linda rechaza, muy cortesmente, la invitación de Chris para quedar de nuevo. Aunque al final sus excusas no son mas que eso, excusas, y es ella la que invita a Ron a acompañarla a su apartamento. Un giro no tan inesperado teniendo en cuenta el efecto que tiene Ron en alguna mujeres. Como es de esperar al día siguiente Ron aparece vestido de Tiger Woods y con muy buen humor, pero es el propio Andy el que le hace sentirse culpable y le anima a contarle la verdad a Chris, que parecía emocionado con la idea de quedar con Linda en un futuro.

Como he dicho al principio de la review, el episodio es bueno pero me ha parecido flojo para ser el último antes de un parón tan grande, espero mucho del regreso de Parks, sobre todo espero ver de nuevo a Bobby Newport y a su ayudante de campaña. Por lo demás, me ha gustado ver a Tom y Ann haciendo migas y hasta riéndose los chistes el uno al otro, creo que si consiguen mantener este tipo de relación durante un par de episodios más todos estaríamos de acuerdo con que diesen el paso y oficializasen su relación un poco más. En cuanto a Leslie y Ben no hay mucho que añadir, siguen por el buen camino para que las elecciones vayan bien y en cuanto a Andy, April, Ron y Chris creo que no volveremos a ver a Linda, aunque creo que necesitamos indagar un poco más en la vida amorosa de Ron, no todo van a ser ex mujeres (propias o ajenas). Y por mi parte poco más, hasta el 19 de abril no tendremos Parks de nuevo, así que toca esperar un par de semanas más.

Nota del autor
3.5
Vuestra nota
Review Parks: Lucky
Valoración

Categorías: Parks & Recreation Reviews Etiquetas: , , ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »