Review Parks: Jerry’s Painting

Lo primero es lo primero, perdón por los retrasos con las últimas reviews. Sabemos que una serie así no requiere una puntualidad anglosajona ni un análisis exhaustivo, pero a un servidor le gusta mantener cierta regularidad. También es justo recalcar que si nadie demanda puntualidad es más fácil dejarse llevar… Pero bueno, ya estoy de vuelta con una nueva review y eso es lo importante. Episodio fácil, puede que con un tema algo recurrente pero que ayuda a que varios asuntos importantes de la temporada empiecen a madurar ¿Listo para una nueva ración de Parks? Pues pasa, pasa…

Bueno, si la semana pasada hablábamos de episodio de relleno, creo que esta semana no nos hemos quedado cortos. Hay que apuntar también que esta serie no es la más indicada para andar buscando episodios profundos. Aun así las tramas más serias (que suelen ser siempre las amorosas) avanzan despacio pero con buena letra y eso está bien. De hecho todo el trasfondo del episodio esta centrado en la difícil pero no imposible relación entre Leslie y Ben. Ella por una parte no quiere seguir la regla de Chris, mientras que él sigue evitando pasar mucho tiempo con ella para no caer en la tentación de invitarla a salir.

Una de las mejores cosas del episodio es, sin duda, la forma en la que han camuflado el mal trago que están pasando los dos, por separado, entre la exposición de pintura y la casa de Andy y April. Vayamos por partes, como diría Dexter Morgan, Leslie tiene que acudir a la inauguración de una exposición de arte relacionada con la naturaleza, pero no esta el horno para bollos, sigue de bajón por no poder salir con Ben y es Ron el encargado de dar el discurso inaugural Swanson-Style. Pero el bajón no le dura mucho a Leslie, que ve como Jerry se inspira en ella para pintar a la Diosa Griega Diaphena mostrando el pecho al descubierto.

No hay una descripción disponibleNada que envidiar a Telecinco…

Lo que a cualquier mujer le hubiese parecido una ofensa es para Leslie el mejor de los halagos, pues se siente poderosa y en estos momentos no le viene nada mal un empujón a su autoestima. Pero ya conocemos a los vecinos conservadores de Pawnee, y en especial a Marcia Langman, que no parará hasta ver la obra de Jerry ardiendo en el infierno. Tom, que también sale en el cuadro como un bebe gordo no duda en sumarse a su causa, al igual que Chris, que no puede permitir que se cuelgue un cuadro con una mujer semidesnuda en un edificio del gobierno. Hasta acude al programa de Ya heard! with Perd para defender la obra pero termina codeándose con una actriz porno y solo consigue empeorar las cosas.

Pero como es normal en Leslie desde que la vemos en la primera temporada, rendirse no es una opción, y hace todo lo posible por esconder el cuadro de Chris y Marcia. Cuando se encuentra con Ben en casa de April y Andy acaba por entender que hay reglas que, por mucho que duela, hay que cumplir y decide devolver el cuadro. Eso si, antes visita a Jerry (que, sorprendentemente, la anima a no rendirse) para que pinte otro cuadro, con un centauro muy similar a Tom y sin nada que ofenda a los conservadores por lo que se puede colgar en instalaciones del gobierno y Leslie se puede quedar con su apreciado retrato. Sin duda lo mejor de toda la trama es el final, con Leslie y Tom convenciendo a la mujer de Jerry de que ninguno tiene un affaire con su marido…

No hay una descripción disponibleRíete de ese vecino que tienes con síndrome de Diógenes

Por su parte Ben, que lleva viviendo en un hostal de mala muerte desde que llegó a Pawnee, decide que es hora de buscarse un piso compartido y ante la negativa de Tom –que solo acepta mujeres, of course- termina por arrimarse a April y Andy con la intención de alquilarles una habitación en su casa. Lo que no sabe Ben es vivir con los recién casados o vivir en la calle es casi lo mismo. Nunca me había parado a pensar donde vivirían Andy y April ahora que son marido y mujer pero la verdad es que no me esperaba algo así.

Con la marcha del compañero de piso de Andy la cosa se les ha ido de las manos, con basura por el suelo, comiendo de un frisbee en vez de platos y sin mueble alguno. Cualquier otro se hubiese largado a las primeras de cambio pero Ben, entre que necesita despejar la cabeza y no pensar en Leslie y que le gusta arreglar este tipo de problemas, decide echarles una mano. Ya sabemos lo pasotas que son Andy y April, pero no pensé que sería ella la más caótica de los dos, de hecho me ha sorprendido ver que es Andy el que intenta poner algo de cordura en sus vidas. No creo que nos cambien a Andy, pero un poco de madurez no le va a venir mal. Eso si, ha sido genial la escena en los grandes almacenes, queriendo comprar todas las chorradas que anuncian en la teletienda.

No hay una descripción disponible¡Ay, pillín!

Tal vez lo más serio de todo el episodio haya sido la escena entre Leslie y Ben en casa de Andy y April, comentando lo duro que es seguir las normas a veces. Si no llega a ser por la interrupción de los recién casados apostaría a que habríamos tenido el primer beso. Siempre he comentado que los equipos que van formando los personajes en cada episodio suele ser un punto fuerte de la serie. En esta ocasión la charla que tienen Ben y Andy al final del episodio es lo que deja claro que lo suyo con Leslie es algo que tiene que pasar, no será el ser más brillante de la serie, pero Andy sabe cuando y como dar buenos consejos.

Tal y como decía del episodio pasado, no necesitamos grandes tramas ni grandes eventos para tener grandes episodios de Parks, para mi una de las comedias más en forma de los jueves y que no dudo tomará el relevo de The Office cuando esta llegue a su octava –y última- temporada. La semana pasada (si, voy así de retrasado) fue el episodio Eagleton, donde Leslie se enzarzará con el pueblo rival de Pawnee que quiere separar su parte de un parque con una valla. Me encanta que sigan aumentando los elementos de mitología en la serie con nuevos personajes y lugares que acabarán apareciendo en el futuro. Nos vemos, con suerte, esta semana y a ser posible sin tanto retraso.


Categorías: Sin categoría
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »