Review Parks: Eagleton

¿Existe algo más antiguo que las rivalidades entre pueblos vecinos? Pues seguramente, pero ganaría por poco. A las grandes rivalidades entre ciudades y pueblos que nos ha dado la televisión, como la de Springfield y Shelbyville (solo superable por el brillo de las paelleras de Villarriba y Villabajo), hay que sumar ahora la rivalidad entre Pawnee y Eagleton. Dos pueblos tan unidos físicamente que hasta comparten un parque, pero tan separados social y económicamente que dicho parqué será el desencadenante de uno de los enfrentamientos más duros de Leslie Knope. Unas series tienen enfrentamientos entre Bien y Mal, Negro y Blanco o Ying y Yang y Parks tiene Ricos contra Pobres, bastante más acorde a los tiempos que corremos…

Siempre he dicho y diré que una serie con su propia mitología tiene un plus frente a una que se nutre de la realidad al cien por cien, siempre que no se pasen. No voy a entrar en series como Lost o Fringe, pero si nos fijamos en las comedias se puede ver como todas intentan encontrar esos personajes y elementos que acaben por ser diferenciadores en un futuro. En el caso de Parks tenemos al pueblo de Pawnee como un personaje más que en momentos determinados decide actuar por cuenta propia y salirnos con una nueva trama cada cierto número de episodios. En este caso tenemos la rivalidad entre Pawnee y Eagleton, el pueblo pobre y arruinado contra el pueblo rico que le mira por encima del hombro, y lo mejor es que la rivalidad traspasa el ámbito social para centrarse en Leslie y la que fuese su mejor amiga Lindsay Carlisle Shay.

Parece mentira que llevemos tres temporadas viendo como se parten las espalda en el departamento de parques para que todo este en orden en sus instalaciones y de repente nos encontremos con que en Pawnee hay un parque tan apestoso que los de Eagleton han decidido separar su mitad con una valla de madera. Que un parque este en la frontera entre dos pueblos ya es algo raro, pero llegar hasta es extremo es más raro aún. No quiero meterme en camisas de once varas, pero habrá quien haya visto en toda esta situación un paralelismo con el muro de Berlín o el de Cisjordania, yo por mi parte no entraré a buscar mensajes ocultos, bastante tengo con fijarme en esos detalles…

No hay una descripción disponibleTodos tenemos un pasado

El caso es que bastante difícil es ya la situación en Pawnee como para que sus niños no puedan jugar en el parque compartido con Eagleton y a Leslie no le queda otra que lidiar directamente con la responsable del departamento de parques de Eagleton, la que fuese su mejor amiga y compañera Lindsay Carlisle Shay. Una pija conversa que desde que perdió peso y se hizo cargo del departamento de parques de Eagleton se mofa de todo lo que esté relacionado con Pawnee y mira por encima del hombro a todos los que considera inferiores a ella. La cosa es mucho más grave cuando nos enteramos que ese puesto se lo ofrecieron a Leslie pero lo declinó y Lindsay aprovecho y lo aceptó cuando prometieron que ninguna lo haría. La visita de Leslie, Ben y Tom al pleno del ayuntamiento de Eagleton es genial, todo es lujo en Eagleton y la petición de Leslie es desestimada de inmediato al saberse que el chaval lesionado que estaba usando como argumento había cruzado la valla para vender petardos.

La verdad es que me ha extrañado que nos vendiesen Pawnee como un pueblo miserable al lado de Eagleton. Está claro que no son el mejor pueblo de Indiana, pero de ahí a lo que nos han mostrado hay un trecho. Sobre todo al ver el parque en cuestión, que parece más un estercolero que otra cosa. La venganza de Leslie no llega a consumarse por poquito, pero aún así ha podido despacharse a gusto rebozando a Lindsay en la basura y su castigo, una noche en el lujoso calabozo de Eagleton, es mucho mejor que la que tiene que pasar Lindsay en el de Pawnee.

No hay una descripción disponibleEsto es adaptarse a una situación adversa

Al final tanta rivalidad y tanto odio acaba por convertirse en algo positivo, y todo gracias a las personas, que están por encima del dinero y el estatus social. Utilizar la valla de Eagleton para delimitar un campo de béisbol es una gran idea y los niños de Eagleton, seguramente ajenos a todo el lío entre políticos, lo saben y no dudan en apuntarse a la liga creada por Pawnee. Un buen final que demuestra que cuando el departamento de parques de Pawnee se pone las pilas puede hacer lo que quiera, con y sin dinero. Incluso se abre un rayo de esperanza para la reconciliación entre Leslie y Lindsay, pero eso habrá que dejarlo para otra ocasión.

Grandes puntos de esta trama, sin duda lo exagerado que es todo en Eagleton, con tíos haciendo crêpes en el pleno del ayuntamiento, la bolsa de regalos que dan a los asistentes (iPod Touch incluido) y que el aire huela a vainilla por su fábrica de muffins. También ha sido un puntazo cuando Tom se ofrece a Lindsay para que le contrate en tono de reproche y Andy no pilla ni una y la celda del calabozo de Eagleton, con hilo musical y pasteles. También hay que mencionar el momento de sinceridad entre Leslie y Ron recordando el consejo que le dio él a ella cuando tenía que decidir si aceptar la oferta de Eagleton o quedarse en Pawnee.

No hay una descripción disponibleRon's Paradise

Pero si algo ha sido grande este episodio ha sido la trama del cumpleaños de Ron Swanson. No ha sido la trama principal y no ha ocupado muchos minutos del episodio, pero ver como Ron ha intentado ocultar su cumpleaños por miedo a que Leslie le organice una fiesta sorpresa ha sido espectacular. La forma en la que van desgastando a Ron entre todos hasta el punto de rozar la locura ha sido fantástica, sobre todo April y Andy, que le meten el miedo a una súper fiesta sorpresa en el cuerpo. Pero Leslie Knope es especial, y sabe que una fiesta de cumpleaños es algo muy delicado, por lo que siempre que organiza una lo hace pensando en todo lo que le gustaría al principal afectado. En el caso de Ron su fiesta consiste en una tele gigante con El puente sobre el río Kwai y Los doce del patíbulo en DVD, un buen chuletón, una botella de whisky, puros y beicon, mucho beicon y todo eso acompañado de nadie.

La temporada va llegando a su fin, si no me equivoco quedan tres episodios (dos de ellos se emiten esta semana), y en breve tocará hacer balance. Por el momento he de reconocer que el salto de calidad que dio la serie en su segunda temporada fue tan alto que esta tercera casi no se ha notado, pero yo creo que también lo ha habido y por lo pronto Eagleton sigue sumando puntos a su favor. Esta semana tenemos dos episodios, el primero se titula The Fight y podremos ver la primera pelea entre Leslie y Ann, el segundo se titula Road Trip y, aunque según la descripción oficial la trama tiene que ver con Tom, Andy y April, no dudo que algo veremos de Leslie y Ben así que los que esperabais algo más de la futurible pareja seguramente tengáis vuestro premio. ¡Nos lo contamos la semana que viene!


Categorías: Opinión Parks & Recreation Series Etiquetas: , ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »