Review Parks: Dave Returns & Sweet Sixteen

De nuevo (y van tres) volvemos a tener review doble de Parks, no se si serán los astros, los Doce de Kobol o los Siete Dioses de Poniente pero ultimamente me está siendo imposible llevar las reviews de esta gran serie al día y no sabéis lo que me molesta. Además, y para empeorar la situación, la NBC ha decidido otorgarle a Parks un “mini” parón de 5 semanas allá por mediados de marzo coincidiendo con el regreso de Community. Parece que la NBC ha decidido poner toda la carne en el asador de cara al final de la temporada y ha sido justamente Parks la que más perjudicada ha salido. Pero hasta que llegue ese maldito parón nosotros seguimos a lo nuestro, aquí tenéis las reviews de Dave Returns y Sweet Sixteen ¡a disfrutar!

Comenzamos con Dave Returns y, como no, el regreso de Dave, el cual no sabemos si es temporal o si finalmente será para una pequeña temporada. El episodio lo podríamos dividir en dos tramas principales con Leslie y Ben buscando la recomendación del jefe de Policía mientras lidian con el regreso de Dave y por otro con el resto de personajes grabando la canción para la campaña de Leslie con Tom y Ann intentando adivinar hacia donde va su “relación”. Creo que Parks lleva una gran racha de episodios pero Dave Returns creo que ha sido uno de los más flojos que hemos visto esta temporada, creo que la vuelta de Louis CK no ha estado a la altura, por mucho que me duela decirlo, y no hemos avanzado mucho en ninguna trama, aun así el episodio ha tenido grandes momentazos, vamos a repasarlos.

Siempre es bueno ver a Leslie y Ben interactuando con el departamento de Policía de Pawnee y en este caso hemos tenido una buena ración de Ben y sus reacciones extrañas cada vez ue se acercaba a un policía. El caso es que Ben y Leslie necesitan la recomendación del jefe de Policía para poder darle un empujón importante a su candidatura, lo que no esperan (ni necesitan) es el regreso de Dave, aquel policía con el que salió Leslie en la segunda temporada y que se tuvo que marchar a San Diego de una forma un tanto repentina. Me gusta mucho Louis CK, pero creo que podía haber aportado muchísimo más al episodio, aun así esa cena con Ben, Leslie y Dave es genial, a cada cual más raro. Me ha gustado mucho ver como los dos chicos que más han conectado con Leslie luchen por su amor, es una pena que no se pueda quedar con los dos. Al final gana Ben la partida y Dave y Leslie hacen las paces, ojalá que sea Dave el nuevo jefe de Policía, podría dejarnos grandes momentos en el futuro. El momento en el que Dave esposa a Ben en el baño me ha parecido exagerado y extraño al principio, pero al ver como llamaba Ben a Leslie por el móvil ha quedado claro que Dave actuaba de forma infantil y sin tanta maldad.

Dave Returns

También ha sido muy grande la fiesta de despedida del Jefe de Policía, con Ben hiper tenso cada vez que un policía le decía algo. Como suele ser normal, Ben termina convenciendo al Jefe de Policía, pero le cuesta lo suyo, esa escena en la que se saca un papel de la chaqueta y todos los policía reaccionan como si tuviese una pistola ha sido de lo mejor del episodio. sin duda alguna. Creo que esta trama tenía el único objetivo de traernos de vuelta durante un episodio a Dave y no ha defraudado, es cierto que se podía haber hecho de muchas formas pero no se puede reprochar nada. Además Leslie consigue dar un paso más con su campaña aunque a efectos del episodio no haya sido gran cosa, estoy deseando volver a ver a Bobby Newport y a Leslie frente a frente.

La otra trama, la que nos lleva al estudio de grabación donde el resto del equipo intentará dar forma al himno de la campaña de Leslie nos deja sobre todo cuatro protagonistas. Tenemos a Andy y Ron con sus historias musicales y a Tom y Ann con su relación amorosa. Me ha gustado ver como Andy -por primera vez en varios capítulos- deja de lado todas sus absurdeces e intenta coger el toro por los cuernos. Sabe que no está dando la talla con sus labores dentro de la campaña de Leslie y no quiere meter la pata con la canción oficial. Si algo se le da bien a Andy es la música, pero con semejantes cantantes es difícil no desesperarse, me encanta cuando Andy se enfada con sus compañeros de Mouse Rat. A todo esto tenemos a Ron intentando ocultar su otra identidad, esa que intenta seducir a mujeres maduras a golpe de saxofón, un objetivo algo difícil tratándose del estudio de grabación donde ya ha grabado varios discos como Duke Silver. Menos mal que tiene a April como compinche para eliminar todo rastro de Duke. Siempre he dicho que me encanta el equipo que forma Ron con April y con Andy y el resultado no se ha hecho esperar, una canción que a priori era más bien normalita acaba teniendo un toque de originalidad gracias al saxofón de Duke Silver. No me he parado a confirmarlo oficialmente, pero ¿era el tipo del estudio de grabación Ethan Suplee?

En cuanto a Tom y Ann, la verdad es que no se que decir. Tras Operation Ann pensé que lo suyo no tenía futuro alguno, que era un oasis en el desierto que es la vida amorosa de estos dos personajes ultimamente, así que imaginaos mi sorpresa al ver que la cosa va cogiendo más forma de la que debería. No se si alegrarme por Tom o si entristecerme por Ann, creo que uno está obteniendo excesivo premio para lo que está haciendo y que la otra está rebajándose en exceso ante una persona que nunca le ha gustado. Vamos por partes, que Tom es más empalagoso que un bocadillo de chicle no es algo nuevo, pero creo que en este episodio ha rozado límites nunca antes vistos. Entiendo sus ganas por agradar a Ann pero todo tiene un límite, sobre todo no me creo que Ann caiga en su trampa. Por mucho que te desgasten no aceptas salir con un tío por muy pesado que se ponga si nunca antes te había hecho la menor gracia, en fin espero que les vaya bien porque ambos personajes necesitan un empujón para no caer en la monotonía. El que más pena me ha dado con todo este asunto ha sido Chris, que no termina de aceptar que Tom y Ann empiecen a salir juntos, sobre todo teniendo tan reciente lo de Millie. Me gusta el personaje de Chris, siempre he dicho que fue un acierto su aparición al final de la segunda temporada y no me gustaría verle en un estado depresivo, con lo que vimos en Operation Ann tenemos más que suficiente.

Pasamos a Sweet Sixteen y nos centramos en un problema que tenía que llegar tarde o temprano, que no es otro que Leslie y sus dos trabajos. Si ya es difícil tener un solo trabajo imaginaos lo que debe de ser trabajar en el departamento de parques y llevar el control de una campaña electoral. Ron sabe a la perfección que es una situación insostenible y esta empeñado en conseguir que Leslie se tome una temporada de descanso de su trabajo en el departamento. A la vez coincide que es el cumpleaños de Jerry y que a la propia Leslie se le ha olvidado organizarle una fiesta, por lo que Ron tiene la ocasión perfecta para demostrarle a Leslie que lleva razón. De forma paralela también tenemos a Tom y Ann con su primera discusión de pareja realmente seria y a Chris, que con la ayuda de Andy y Champion irá sintiéndose cada vez menos solo.

Siempre he sentido debilidad por Jerry, es de esos personajes que siempre que le dejan nos sorprende gratamente y hoy ha sido una de esas ocasiones. Solo un personaje como Jerry puede cumplir años el 29 de febrero y solo un personaje como él disfrutaría celebrándolo de una forma tan sosa como lo hace. Menos mal que Leslie, aunque tarde, decide organizarle la fiesta que tan bien se merece, y que mejor que la casa que tiene la familia de Donna en el lago para celebrarlo. Me ha gustado ver como todos los personajes han estado centrados en torno a la misma trama, aunque teniendo pequeñas tramas por separado. Leslie, en su ajetreo diario entre campaña electoral y trabajo parece no tener muy controlada la fiesta de Jerry, tanto que se olvida de invitarle. Pero lo peor de todo es que a medida que va terminando de organizar la fiesta de Jerry se va dando cuenta de los fallos que ha ido cometiendo en torno a su campaña, como es el caso de los carteles defectuosos. No estamos acostumbrados a ver a Leslie superada por la presión, pero merece la pena solo por ver a Ron teniendo razón.

Mientras todo esto ocurre volvemos a ver a Tom y Ann en acción, pero esta vez ya como una pareja hecha y derecha, aunque con muchas asperezas que limar todavía. Ann no está nada acostumbrada al estilo de vida de Tom y éste no puede entender que ella no comparta sus gustos (¡aficionados! me dan ganas de gritarles, jeje), una transición casi obligatoria al inicio de cualquier relación. Lo malo es que es April, que en su día hizo de Celestina, la que se está comiendo todas las broncas. Me ha parecido muy exagerado pero muy gracioso que April recurra al alcohol para poder soportar las disputas entre Tom y Ann, siempre que hemos visto borracha a April la ha liado parda, jeje. Comentaba al hablar de Dave Returns que Ann y Tom no terminaban de convencerme, pues creo que en Sweet Sixteen se han ganado mi voto de confianza, quiero ver hacia donde va su relación pero espero que no todo gire en torno a lo diferentes que son y que en algún momento encuentren algún punto en común que explotar.

El tercer “equipo” del episodio lo forman Chris, Andy y Champion. Echaba de menos algo de protagonismo para Chris, sobre todo después del chasco que se lleva en el episodio anterior. Ha sido genial su relación con Champion y como lo educa en tan solo un día y en Alemán. También me ha gustado ver de nuevo a Chris y Andy juntos, ya formaron equipo un par de veces en el pasado y siempre nos brindan buenos momentos, en este caso han optado por sentimentalismo por encima del humor y les ha funcionado. Antes comentaba lo solo que estaba Chris y en este episodio se termina de confirmar su precaria situación personal y Andy, que será tonto pero de cariño sabe mucho, acaba teniendo un gran gesto hacia Chris al dejarle que se lleve a Champion cuando quiera para hacerle compañía.

He de reconocer que me ha gustado más Sweet Sixteen que Dave Returns, más por el significado general del episodio que por los detalles. Creo que ese final en el que Ron convence finalmente a Leslie para que se desvincule de forma temporal del departamento ha sido enorme, así como esa escena final con Leslie abandonando la sala en la que se encuentran sus compañeros con el beneplácito de Ron. Parece que Ron tendrá que apañárselas para encontrar un sustituto para Leslie en breve y también parece que por fin Leslie va a poner todos sus esfuerzos en la campaña, por lo que podremos esperar algo más de Bobby Newport en breve. En definitiva, dos buenos episodios (para mi mejor el último, pero eso queda a juicio de cada uno) que nos demuestran que el parón obligado al que van a someter a la serie no es merecido.

No tengo el placer de estar siguiendo esta temporada de 30 Rock o Up All Night, pero creo que cualquiera de esas dos series podría haberse comido el parón y ninguno lo hubiésemos echado tanto de menos, incluso The Office podría haber asumido el golpe… Pero no queda otra, vamos a aprovechar el par de episodios que nos quedan antes del parón, intentaré que las reviews no se me retrasen tanto, pero no prometo nada. Para esta semana tenemos el episodio titulado Campaign Shake-Up donde podremos ver como Leslie y Ben empiezan a perder confianza en su campaña al ver como Bobby Newport ficha para su equipo a un asesor procedente de Washington. Parece que nos metemos de lleno en la carrera electoral, hasta la semana que viene pues.

Nota del autor
4
Vuestra nota
Review Parks: Dave Returns & Sweet Sixteen
5 (100%) 1 vote
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »