Review Parks: Campaign Shake Up

Un Campaign Shake Up creo que es algo que todos llevábamos pensando desde que Leslie lanzó su campaña. Si, la campaña de Leslie no está siendo normal, pero es verdad que ultimamente se habían dormido un poco en los laureles y ya era hora de ver a Bobby Newport sufrir un poco. Me encanta ver como la serie evoluciona de una forma completamente natural y como mide los tiempos para presentarnos distintos dilemas, creo que este episodio ilustra a la perfección el porqué Parks es, a día de hoy, una de las series más equilibradas y constantes (y todo eso siendo una comedia…). Nuevos personajes, nuevas locuras y sobre todo nueva vida para algunos de nuestros personajes favoritos ¿Estáis listos para una recta final de temporada que promete ser épica?

No me veo capaz de escoger una trama favorita en este episodio, creo que las dos contienen todo lo necesario para generar un capitulo a la altura de la pedazo temporada que estamos teniendo, con Leslie y Ben centrados en la campaña electoral y el resto del equipo lidiando con el día a día del departamento de Parques. La campaña de Leslie corre un gran momento y hasta la prensa de Pawnee (por sorprendente que parezca) parece dar por hecho su victoria sobre Boby Newport, pero una visita a la Asociación de Personas Mayores de Pawnee arroja algo de luz sobre Bobby Newport y su fichaje estelar para reconducir su maltrecha campaña electoral. Pero lo realmente importante es convencer a los mayores de Pawnee que voten a Leslie, al parecer son las únicas personas que votan en las elecciones locales.

Me ha gustado ver al dúo Leslie-Ben en acción de nuevo, consiguiendo ganar puntos con las personas mayores, pero lo que más me ha gustado ha sido la irrupción del flamante fichaje de Bobby Newport, Jennifer Barkley. Jennifer, acostumbrada a jugar en las grandes ligas, no duda en tomarse su trabajo con Bobby Newport como un pasatiempo, de hecho la forma en la que trata a Leslie y Ben parece indicar que no les va a poner ninguna traba para ganar estas elecciones. Pero Jennifer es lo que se llama hoy en día una workaholic a la que el dinero no le reporta ni la mitad de satisfacción que ganar a sus adversarios. Me gusta ese punto bipolar que tiene su personaje, súper simpático con Leslie y Ben en privado pero totalmente agresiva cuando se pone delante de los votantes. Me ha gustado mucho el anuncio que se mofa de Leslie, muy parecido al que iban a haber grabado burlándose de Bobby Newport, al igual que me ha gustado mucho el show que ha montado Jennifer en la presentación de la campaña’Ramp up Pawnee’ de Leslie, tirando por tierra todo su montaje de rampas con ascensores completamente ineficientes y más caros. Me gusta como se burlan de las campañas electorales, en las que todo vale con tal de conseguir un voto y aún así los votantes pican casi siempre. Y por último ese cara a cara en el programa de política de Perd Hapley me ha parecido genial, ni atacando a Bobby Newport por sorpresa son capaces de pillar a Jennifer en fuera de juego. En definitiva, me ha encantado el personaje de Jennifer y como trata a Leslie y Ben, creo que no les viene nada mal un poco de caña, eso si sigo deseando volver a ver a Bobby Newport.

Mientras Leslie y Ben se dedican a lidiar con Jennifer, el resto del departamento tiene que solventar la carga de trabajo que se les ha sumado al dejar Leslie de forma temporal su puesto en el departamento. Chris cree conveniente la contratación de al menos uno o dos trabajadores mientras que Ron no lo considera oportuno. No es normal ver a estos dos personajes interactuando mucho y se agradece ver como el optimismo del uno choca con el pasotísmo del otro. Era de esperar que la marcha de Leslie afectase al departamento, ya hemos visto infinidad de veces como se echa todo el trabajo a la espalda salvándoles el culo a sus compañeros en muchas ocasiones y Chris lo sabe a la perfección, por eso le da a Ron un ultimátum. Si quieren mantener el departamento tal y como está, todo el equipo deberá sacar adelante un proyecto importante sin la ayuda de Leslie, y la tarea no es otra que evitar que los cuidadanos de Pawnee babeen las fuentes de agua cuando beben.

Solo un pueblo como Pawnee podría tener un problema como este, pero ahí está Ann Perkins para intentar solventarlo y Andy para probar todas sus soluciones posibles. Me ha gustado ver, por segunda vez en toda la serie (la primera fue con la epidemia de gripe) a Ann poniéndose seria con April y obligando a todo el departamento a aportar alguna idea. Pero todos conocemos como es este equipo, entre Jerry que solo propone ideas absurdas, Donna que ni si quiera bebe agua y Tom que solo propone ideas snob y extremadamente caras no se va a ninguna parte y terminan como terminan, con una guerra de agua en plena oficina. A todos nos gustaría poder vivir en un ambiente de trabajo así, pero de eso no se vive y Chris tiene que apretarle las tuercas a Ron un poco más obligándole a contratar al menos a una persona para controlar tal caos. Me ha encantado la conversación entre Ron y April sobre la posible incorporación y las pocas ganas que tienen ambos de conocer a nuevas personas. Afortunadamente alguien sale al paso con una gran solución para las fuentes de agua y Ron, en forma de agradecimiento, decide ofrecerle a Ann (como responsable del proyecto de las fuentes) que ocupe el puesto de Leslie de forma temporal. Pero Ann, que en el fondo es más buena que el pan, confiesa que la idea fue de April. Yo creo que la idea de April, más que intentar ayudar a los habitantes de Pawnee, viene motivada por el mero hecho de no tener que incorporar un nuevo miembro al departamento… ¡asociales al poder! Ese final con Ron anunciándole a Chris su decisión y April aceptando solo porque Ron le ha suplicado ha sido buenísimo.

En resumen, un episodio genial, con muchos acontecimientos interesantes, con un personaje que espero ver durante unos cuantos episodios más por el bien de la trama electoral y con un ascenso para uno de los personajes que menos podríamos esperar. Hablaba en la entradilla de la evolución de la serie y es que creo que Parks, aun cambiando mucho sus tramas y objetivos durante cada temporada, consigue que cada giro argumental tenga muchísimo sentido y coherencia en la trama general. Ya nadie se acuerda de aquel descampado detrás de la casa de Ann que tantas ansias tenían por convertir en un parque (aunque algo me dice que el día que Leslie gane las elecciones, por que va a ganar y lo sabéis, ese parque se convertirá en una realidad) o las dificultades economicas por las que paso el ayuntmiento de la ciudad. La vida sigue y Parks nos demuestra que hay muchas formas de adaptarse. Y para terminar, una pequeña duda ¿es cosa mía o la foto de Mallorca que muestran los periódicos de Pawnee parece más bien una isla del Caribe? Una pena que mencionen una ciudad Española y no se preocupen de documentarse antes, llamadme friki…


Categorías: Sin categoría
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »