Review Pan Am: Truth or Dare/Unscheduled Departure

¿Qué ven mis ojos? ¿Una review de Pan Am? ¡Exacto! Tras unas semanas ausente, llega el momento de comentar los dos capítulos que se han emitido antes de que el 1×09 se emita el 4 de diciembre. Será el último episodio del año y no sabemos aun cuando se emitirán los restantes. Lo que sí sabemos es que la ABC ha dado un capítulo extra a la serie en 2012 y que, probablemente, ese será el último episodio de Pan Am. A no ser que los Reyes Magos les traigan a nuestras azafatas unos cuantos millones de espectadores más…

PodrÍamos decir que en Truth or Dare el romance es el gran protagonista. Romance arrollador, injusto y dramático en el caso de Kate. Sigiloso y pausado en el caso de Colette e inconveniente y pasajero pero instructivo para Laura.

Empecemos por la pequeña de las Cameron que en el 1×07 nos sorprende por partida doble. ¿Quién podía imaginar cuando conocimos a la cándida Laura que acabaría haciéndose unas fotos desnuda o teniendo una aventura pasajera con un marine negro? Laura se ha vuelto valiente, transgresora y decidida.

Ella protagoniza junto con el marine Joe – interpretado por Gaius Charles, un viejo conocido para los seguidores de FNL – una historia un tanto predecible pero con fuerza a pesar de todo. Estamos en la época del ‘I have a dream’ de Martin Luther King, una época en la que blancos y negros estaban muy lejos de ser iguales. Un tiempo en el que el Joe podía servir a su país en la marina pero no podía asistir a una boda en un selecto club de campo o pasear tranquilamente al lado de una guapísima chica blanca sin levantar sospechas.

Joe y Laura conectan al instante. En cierto modo tienen vidas paralelas pero entre ellos se interponen los prejuicios. Los de Laura, los que la llevan a cerrar la puerta con llave para dormir, los que le impiden besar a Joe en público. Unos prejuicios que deshecha en la estación central de Nueva York y en una escena final en la pequeña Cameron da un paso adelante. ‘La próxima vez que tenga que cerrar los ojos para sentirme segura voy a fingir que estoy aquí’. Un tierno final para una historia bonita, muy bonita, aunque, como decía, bastante típica.

Vayamos con Kate. De confirmarse la cancelación de Pan Am, el mundo se va a perder un gran personaje. Su historia con Niko me ha resultado inspiradora y devastadora al mismo tiempo. En Truth or Dare Kate Cameron brilla con luz propia como de costumbre y se crece ante una situación cruel e injusta.

Las emociones lo complican todo y más si de quién hablamos es de un agente secreto. Los sentimientos llevan a Kate a buscar la ayuda de Richard para impedir que Niko se vaya a Yugoslavia. Si trabaja para la CIA podrá permanecer a su lado. Nada más lejos de la realidad, Richard aprovecha las ataduras personales de la pelirroja para llegar hasta Lonza y ofrecerle un trato que no puede rechazar si quiere seguir con vida.

Kate y Niko nos regalan en Truth or Dare dos escenas de esas que te dejan sin aliento. La primera en la sala de interrogatorios con una Kate desolada tratando de mantener la compostura para conseguir que Niko acceda a las peticiones de sus jefes. Una Kate desesperada por convencer a su amado que lo que han vivido en las últimas semanas no ha sido una farsa.

Impresionante Kate Cameron también en la despedida en el aeropuerto. Una conversación críptica pero muy elocuente con la que Niko y Kate viven su particular desenlace fatal. Una separación forzada y permanente que los mantendrá a ambos con vida pero con un vacío difícil de superar. ‘Estoy caminando como un hombre, espero que mi amiga americana esté orgullosa de mi’ dice Niko, ‘Lo está’ contesta Kate. Y así acaba una historia que nos ha dado más de una alegría en estos episodios. Veremos que le depara el futuro a la mayor de las Cameron.

Vamos con Colette que en Truth or Dare reaparece e inicia una conquista que culmina en Unscheduled Departure. La conquista del capitán Dean Lowery. Antes de empezar con esta trama debo decir que no soy nada partidaria de esta pareja. No obstante me ha gustado el juego que han llevado en el 1×07, sobre todo, la escena en la que Colette se deshace sutilmente de Ted y Sanjeev para quedarse a solas con Dean y volar el avión emulando a otra azafata de Pan Am que se puso a los mandos de un jet y se casó con el capitán seis meses después.

Una escena mágica, aunque sólo sea por ver la cara de felicidad de Colette cuando sostiene los mandos de la aeronave. Un sueño cumplido, el otro, el de conseguir al Capitán Lowery llega en el 1×08.

Unscheduled Departure es un capítulo distinto a los que hemos visto hasta ahora. En cierta manera, es un episodio autoconclusivo. Su trama principal – el aterrizaje de emergencia en Haití – se resuelve al finalizar el episodio. El 1×08 es un episodio entretenido y correcto pero hay varias cosas – quizá demasiadas – que no me han gustado de él. Me da la sensación de que han querido hacer un episodio efectista a través de imágenes y situaciones impactantes pero, en cierta forma – y siempre bajo mi punto de vista – forzadas y, algunas, cutres.

Para empezar el cambio de Sanjeev por el insufrible, prepotente e insolente Chuck en la cabina de mando, ¡qué tío más insoportable! Al menos esta historia ha servido para que Ted sacara la cara por Dean al final del episodio. Para seguir, la broma fácil con el huracán Ginny. Quiero pensar que lo han hecho para que no nos olvidemos de ella y que volverá a aparecer en breve. No obstante, debo reconocer que me he reído bastante con Ted Vanderawey y sus chascarrillos sobre el tema.

En tercer lugar, toda la trama del arriesgado aterrizaje en Haití, poniendo en peligro la vida de decenas de personas por salvar la de una. Hacer escala en un país en el que no será fácil encontrar ayuda médica y donde, además, son presas fáciles no parece muy inteligente. Una pista de aterrizaje dañada por un huracán, todo el show de aligerar peso para poder despegar… No le he encontrado demasiado sentido.

Ya en tierra. Ted y Colette conduciendo un Jeep por los maltrechos caminos de Puerto Príncipe, con balas volando sobre sus cabezas sin que ninguna les alcance ¡ni siquiera en una rueda! Sin sentido, como decía. No obstante, las escenas del Jeep sirven de lucimiento para Ted Vanderawey, un personaje que reivindico y que me ha ganado con su atropellado discurso sobre los flamencos.

Para ser justos, Unscheduled Departure ha tenido también cosas muy buenas. La historia de Kate y Henry, el pasajero que sufre un infarto, es un ejemplo. Cada trama que toca la pelirroja se convierte en oro, a estas alturas ya puedo decir que es mi personaje favorito. Me ha cautivado la forma en la que cuida de Henry, cómo trata de hacer que se sienta seguro y calmado, cómo le transmite la paz que necesita.

Las elocuentes conversaciones que mantienen, Henry sobre su difunta esposa, sobre la importancia de hacer algo por los demás, de aprovechar la vida. Kate sobre su destino predilecto, Croacia, Yugoslavia. Un país – un amor – que la dejó devastada. Parafraseando a Dani Rodríguez, ¡magia!

Finalmente, nada se puede hacer, todo ha sido en vano, Henry muere y su cuerpo se queda en Puerto Príncipe. Insisto, me parece increíble que ni siquiera eso haya tenido consecuencias.

Como dice Colette, aterrizaron en Haití para salvar una vida y aún pueden hacerlo. La historia de la niña huérfana a la que Valois rescata de un futuro nada halagüeño es bonita, no lo niego, pero también demasiado obvia: Colette quiere salvarla porque ella pasó algo parecido. Finalmente lo logran, sacan a la adolescente de Haití y, ya en Nueva York, Richard se encargará de conseguirle una buena familia con la que vivir.

Esta trama acerca a Dean y Colette y aquello que llevábamos semanas sospechando sucede. El capitán y la azafata se besan al acabar el episodio y parece que este será el inicio de su historia de amor. Como ya he dicho, no me convence esta pareja, quizá porque la imagen que tenía de Colette no me encaja para nada con un hombre como Dean. En todo caso, veremos cómo evoluciona. Personalmente espero que Bridget Pierce reaparezca y complique las cosas.

Más cosas buenas, Laura Cameron. Aparece poco en este episodio pero no puedo dejar de señalar la excelente evolución de este personaje. Laura demuestra su coraje cuando los dos hombres armados irrumpen en el avión. Consigue controlar la situación con una serenidad pasmosa, calmando así a los caprichosos, maleducados y asustados pasajeros.

¿Y Maggie Ryan? La sobrecargo no tiene trama propia en estos episodios y, sinceramente, no se la echa de menos.

Acabamos hablando de nuevo de la amenaza de cancelación. No hay aún confirmación por parte de la ABC pero algunas webs americanas ya dan por segura su retirada de la parrilla. El hecho de que la cadena le haya dado un episodio más se interpreta como que lo que le otorga realmente es un episodio final. No obstante, mientras la ABC no se pronuncie hay esperanza.

Es vuestro turno, ¿qué os parecieron Truth or Dare y Unscheduled Departure?


Categorías: Sin categoría
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »