Review Outcasts: Episode 5

Review Outcasts: Episode 5

“Todos los perros vuelven a casa”, escuché decir a alguien una vez. De eso se trata. No importa dónde nos encontremos. No importa si han pasado siglos. Uno siempre recuerda y anhela el pasado, el hogar, las personas que se han quedado en el camino, lo que pudo ser y no fue. Es la vida. Es el paso de la historia. Así funciona. Y el quinto episodio de Outcasts nos ha traído un poco de eso, de esa añoranza del hogar, de esa capacidad del ser humano para evocar el recuerdo. A cada capítulo me emociona más, y es una pena que sólo nos encontremos a tres episodios del final. Pero mientras tanto, como en la vida, disfrutemos de lo que queda antes de que se evapore. Hablemos de Outcasts.

En este episodio Pak nos ha traído la revolución a Forthaven con sus diamantes. La revolución y algo más. Porque ha despertado la pasividad y el conformismo de sus habitantes. Los ha invitado a conocer el planeta en el que viven, los ha retado a mirar a su alrededor y olvidar por un momento que sus ombligos quedan al sur. Pak, otro personaje entrañable pero fugaz, como ya se está convirtiendo en una costumbre dentro de la serie. Llegó con los primeros pobladores humanos, y tras un accidente, quedó viviendo una vida casi vagabunda, fuera de los límites que los siguientes habitantes no se atreven a cruzar. Y ahí, en Carpathia, confundiéndose con el mar y ahogado en recuerdos, es donde decide quedarse.

Lo que diferencia claramente a Pak de los demás es la ausencia de miedo, y es que dicen que no se es libre hasta que no se tiene nada que perder. Esta ausencia de miedo ha quedado perfectamente plasmada a lo largo de todo el episodio, en el largo camino que ha compartido con Cass y Fleur, mucho más perdidos, asustados y desconfiados que él. Les ha contado su historia, una historia de la que en momentos se han jactado descaradamente, y que a mí me ha emocionado. Pak echa de menos su hogar, que revive en el mar. Habla de Molly, una perra que fue su única compañía y a la que perdió dos años atrás (impresionantes las escenas en las que aparece) y de la que no sabemos si es imaginaria o real, pero no importa realmente. Tal y como el mismo Pak ha dicho: “todo puede morir”. Y así ha sido, porque ha querido dejarse vencer por el mar y dejar de añorar. Gran escena, sí señor, y emotiva a más no poder, como el momento en que Cass y Fleur vuelven a ver el mar y se lanzan como niños (un mar muy valioso, por cierto). Creo que lo más importante del paso de este personaje ha sido el reto al que ha expuesto a los ya conocidos, y es que ese grandioso “venid a ver vuestro planeta” ha sido una llamada de atención espectacular.

Todo puede morirTodo puede morir

También protagonistas en un segundo plano de esta aventura han sido Stella y Jack. No sé qué opináis, pero hasta ahora este personaje femenino es el que más cariño me ha despertado. Y es que a veces pienso que por muy correcta y leal a Tate que pretenda ser, en el fondo de su corazón ansía respuestas. Respuestas de lo que hay en Carpathia, respuestas de lo que no puede explicar. Para muestra un botón, no ha podido dejar pasar, aunque sea con el justificado motivo de rescatar a su personal, la oportunidad de explorar y llegar al océano. Es una mujer valiente, no hay duda alguna, y el dúo que ha protagonizado con Jack ha sido interesante e incluso divertido. Espero que el equipo repita.

Desde luego este viaje no ha sido en vano independientemente del salvamento. Stella ha encontrado lo que quería encontrar. Desde que se produzco el hallazgo de aquella mandíbula fosilizada se despertó en ella un ansia por saber, por descubrir si Carpathia tiene sus propios habitantes, por saber si en el planeta había vivido antes algún tipo de homínido. Creo que en el momento en que decide aventurarse a buscar aunque sube la marea, actúa movida por esa sed de respuestas, que se ha materializado en forma de restos humanos. Porque allí están, los cuerpos de los que Pak habla, los esqueletos de una familia cuyo origen desconocemos.

¿Quiénes son?¿Quiénes son?

Quien se ha mantenido al margen en este episodio ha sido Tate. Creo que destacaría las dos conversaciones que mantiene con Stella al principio y al final. No cree en lo sobrenatural, pero afirma que sus hijos están con él, y que hay algo desconocido en Carpathia. Tal vez tenga razón y lo que es sobrenatural a su percepción sea natural en el planeta. Espero que se responda a eso.

Para terminar, no puedo dejar de mencionar a Berger, un personaje que al que lejos de acostumbrarme, cada vez me gusta menos. No me cansaré de decirlo, me parece un falso charlatán. La fe de la que presume no es más que un camino para convertirse en un ídolo de masas. Ni más ni menos. Juzga a Tate por no ocuparse de encontrar su armonía, pero sus propias acciones hablan por sí solas. Y es que al final del episodio hemos podido comprobar que, al menos eso parece, está traicionando a sus compañeros, y es que trae invitados a cenar. No sabemos quiénes son. Si sus intenciones son buenas o malas. Lo que sí sabemos es que ha preparado la llegada a escondidas, y quien se esconde sabe de antemano que no está actuando de forma correcta.

He de decir que la serie me ha cautivado. Me está encantando y la estoy disfrutando muchísimo. Es una pena que sólo queden tres episodios, porque tengo la ligera sospecha de que no va a haber segunda temporada, que va a quedar como una miniserie, y es realmente buena. ¿Qué decís?

Nota del autor
3
Vuestra nota
Review Outcasts: Episode 5
Valoración

Categorías: Outcasts Reviews Series Etiquetas: , ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »