Review Once Upon A Time: We are both

¿Existe el destino? La respuesta a esa pregunta puede resultar tan ambigua y variada como las 6.000.000.000 de personas que habitan este planeta. Tanto es así que la ficción a lo largo de los años se ha encargado de hacer un análisis amplio del tema para dejarnos pensando un ratito y ofrecernos distintos puntos de vista. ¿Lo que nos ha tocado vivir está escrito en algún lugar o cada uno de nuestros actos cuenta? Tal vez lo que somos nos viene dado muchas generaciones atrás, como este genial We are both ha querido mostrarnos. Ha habido muchos cambios en Storybrook y puede que no todos sean fáciles de encajar. ¿Nos han convencido esta semana? Estáis predestinados a saberlo.

Así sí. Lo digo convencida, lo grito a los cuatro vientos y lo confirmo con una sonrisa de oreja a oreja. Así sí. Hoy sí siento que Once Upon A Time ha vuelto, que la serie que llegó a ganarme sigue aquí con nosotros y no piensa irse tan fácilmente (aunque la audiencia ha bajado con respecto a la semana pasada y está claro a qué se debe). Así se hacen las cosas. Y es que este segundo episodio ha llegado cargadito de respuestas y de momentos intensos para todos los gustos.

Si la semana pasada Storybrook era una masa de personajes perdidos, esta semana el encantador pueblecito se me ha antojado la víctima de una catástrofe natural de las que sólo vemos en televisión porque rara vez llegan a rozarnos de forma seria. He de reconocer que en un primer momento todo esto me ha parecido muy excesivo, para qué negarlo. Las tiendas cierran. La población grita. Todo el mundo busca a sus familiares perdidos. Coches volcados en la carretera. Sí, un exceso. Sin embargo creo que ha sido una buena manera de mostrar una transición y sobre todo un espíritu de superación grande por parte de los personajes. No hay que centrarse, me he dado cuenta a lo largo del episodio, en el hecho de que todo esté más destrozado de lo que debería, sino en el hecho de que esos personajes necesitan recuperarse y trabajar en sí mismos, y es lo que representa. David/Charming, que sigue sin convencerme una pizca, ha hablado para mí de manera sensata por primera vez (bueno, tal vez segunda) en el final de este episodio.

Respuestas, como decía arriba, muchas respuestas nos ha regalado este We are both. Y una de ellas nos ha resuelto una curiosidad general. Ahora que los personajes no tienen a dónde ir y siguen en Stroybrook, ¿hay manera de cruzar la línea y abandonar el pueblo? La respuesta es no. Claro que no. Al abandonar Storybrook los personajes vuelven a perderse a sí mismos y a no recordar quiénes son realmente.

Pero no es exactamente cierto que no haya lugar al que ir. El verdadero problema yace en el cómo. El bosque encantado sigue existiendo y ahora que Regina un pelín hundida ha sido honesta, todos lo saben. Aunque el sitio no es que sea un lecho de gloria. Los supervivientes que aún quedan allí viven prácticamente como habitantes de un poblado prehistórico (casi). Y allí tenemos a Emma y Mary Margaret, cautivas, haciendo compañía a Cora, quien su propia hija desterró hace mucho tiempo.

Y volvamos a Regina porque esta semana nos ha vuelto a dejar K. O. en absolutamente todos los terrenos. Viajemos al pasado. A la reina de las reinas el ser mala le viene de casta. Indiscutible. Sin embargo podríamos sentarnos y hablar durante horas sobre su destino. ¿Sería Regina tan malvada como hoy es si nunca hubiera invocado a Rumpelstinskin? Algo me dice que no. Algo que está muy dentro. Y Regina a día de hoy es lo que es, no nos pongamos vendas, pero estoy convencida de que hay algo en ella que no está tan podrido como esas manzanas negras que gracias a la magia han dejado de serlo. Algo que aún va a tardar en salir del todo.

Me sorprende que al fin y al cabo no fuera la propia Cora la que abriera las puertas de la magia a su hija, sino su aliado y contrincante, en un intento (exitoso) por tenerla de su parte. We are both. Claro que sí. Nacidos, parece ser, para estar juntos en esa batalla contra el bien que se está llevando a cabo. Juntos y enfrentados. Duelo de dioses. Y es que si a día de hoy Regina se había convertido en el que sin duda el mi personaje favorito de la serie, después de este episodio aún la quiero más, mucho más. Porque ser testigo de esa relativa inocencia de la que hacía gala en el pasado no hace más que despertar un interno debate sobre la naturaleza de la poderosa fémina. El poder no es libertad, como quisieron hacerla creer. Es un lastre, una cruz que llevar a cuestas y que la ha situado en el punto de mira de todos. Un lastre que la ha llevado a ser odiada porque no sabe cómo querer realmente, no ha sabido jugar sus cartas como su oponente y ahora está completamente sola.

No pensé que fuera a dejar ir a Henry tan fácilmente de esa prisión tan malévola y mágica, pero no es de extrañar que quiera la redención, que por fin se haya dado cuenta de que tener a alguien por la fuerza no es tenerlo y el niño ni siquiera abraza a su madre. Acabará necesitando de esos poderes, sin duda. Y lo sabe. Lo sabe porque no quema el libro y un libro bajo llave es una oportunidad de recurrir a él en un momento de debilidad que no tardaremos en ver.

También me gustaría detenerme un minuto en Pinocho, una de las historias que han cerrado el episodio. No sabemos a ciencia cierta qué ha sido de él, sólo que su padre lo sabe y que ha despertado. La cuestión es, ¿sigue siendo de madera? Y no sé por qué me huelo que sí. Que aunque la maldición se haya roto (a medias) August sigue sin ser humano. Espero que las respuestas no tarden el llegar.

Este segundo episodio me ha perecido muy superior al que dio comienzo a la segunda temporada y me ha dejado con muy, muy buen sabor de boca en todos los aspectos. Por esa apertura al bosque encantado, por las respuestas ofrecidas, por el cariz que parece que van a tomar las cosas y sobretodo por la gran Regina. Me parecería buena idea que se olvidaran también de autoconclusivos por un tiempo y siguieran con la historia como lo están haciendo. ¿Qué os ha parecido a vosotros?

Nos vemos en el cuento la semana que viene.

Nota del autor
4
Vuestra nota
Review Once Upon A Time: We are both
4.5 (90%) 4 votes

Categorías: Once Upon a Time Reviews Etiquetas: , , ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »