Review Once Upon A Time: The Evil Queen

web

Trampa: “Dispositivo o táctica prevista para dañar, capturar, detectar, o incomodar a un intruso. Las trampas pueden ser objetos físicos, tales como jaulas, o metafóricos como acertijos o adivinanzas”. No lo digo yo, lo dice Wikipedia. Y qué corta se ha quedado. Un buen anzuelo, una mente mezquina y unas cartas bien jugadas son elementos importantísimos a la hora de confeccionar una buena trampa, una realmente brillante. El problema llega cuando todos jugamos a lo mismo y las mismas artimañas se solapan en unos y en otros dando lugar a un caos bastante engañoso. Que se lo digan a esta serie. ¿Ha sabido The Evil Queen estar a la altura de las circunstancias esta semana?

Diría que sí, en términos generales. No ha sido un capitulazo de bandera ni puede situarse por encima de otros muchos, pero sin lugar a dudas ha resultado más convincente que el de la semana pasada. Once Upon a Time me manipula. Cuando más cansada estoy inyectan una buena dosis de Regina y se acabó, razonamiento nublado. Pero es que… qué sabor a villano nos ha regalado este episodio, que red de engaños más disfrutable. Cosas como ésta se echan de menos cuando la serie empieza a alejarse de lo que era. Bien jugado.

Demos un paseo por tiempos en los que Storybrook no existía y la maldición era sólo una idea sin engendrar en la mente de un villano. Snow ha escapado de nuevo y el reinado de terror de Regina se está expandiendo como pandemia. Cualquier persona que no responda a las preguntas de su majestad, no ayude a encontrar a la joven o, aún peor, esté de su lado, será aniquilada. Villano apoya a villano y maestro adoctrina a su aprendiz. La solución de Rumpelstinskin es relativamente sencilla: dotar a la reina de otro rostro, de un aspecto humilde y unas ropas hechas jirones. Parece evidente que haciéndose pasar por alguien del pueblo obtendrá respuestas. Y las obtiene. De primera mano.

snow y regina

Snow la salva de una muerte de la que El Oscuro la tendría que haber salvado y emprenden juntas un camino que, cuanto menos, será revelador. Sabemos gran parte de la historia de Regina, sabemos que no es “mala” en el sentido más estricto de la palabra y que esa cualidad no le vino dada el día en que nació. Sin embargo, escuchar esas palabras medianamente esperanzadoras de la víctima a la que intentas dar caza debe resultar sobrecogedor. Habría sido idílico y habríamos vuelto a palacio con una revelación que podría haberlo cambiado todo de no ser por esa recreación del Valle de los caídos tan fuera de tono con la que acaban tropezando y que resulta el derribo de toda esperanza. Primera trampa. Villano se la juega a villano.

“The queen is dead. Long live the evil queen”.

Nuestra reina favorita tampoco tiene las cosas fáciles en ese lugar casi maldito que es ya Storybrook. Todo el mundo parece tener clara la meta de volver al hogar y su soledad cada vez es más punzante. Ha llegado un momento en el que verdaderamente lo único que importa es Henry. Lo único. Cuando el niño oye de los labios de quien fue su madre que la maldición puede desaparecer ve abierto un camino. Estaría bien, de no ser por el hecho de que ese interruptor que resetearía el estado de las cosas, por decirlo de alguna manera, también acabaría con el resto de personajes. El pequeño (que por cierto, está creciendo a pasos agigantados) no puede aceptar tan solución, si se lleva a cabo no somos héroes sino villanos. El problema es que ambos conceptos están más que desdibujados en el pueblecito y que todos han cruzado ya la línea que los separa. Puede que no esté dispuesto a ayudar con ese plan tan sádico, pero las trampas siguen y un buen limpiado de memoria nunca falla.

regina y henry

Parece que la muerte de Cora devolvió a Regina a una realidad donde no había sitio para dudas. Su lado oscuro está volviendo a nacer y esta vez no quedan inflexiones. Puede que no sea la de antes dado que la historia nos moldea y cambia, pero está cerca, muy cerca. La semana pasada descubrió la siembra de esperanza que los enanos estaban llevando a cabo y no ha titubeado a la hora de modificar la dirección del viento. Es ella la única que ahora dispone de la posibilidad de crear un portal gracias a las judías mágicas. Y no hemos terminado con las trampas.

No creí que Owen y Tamara fueran a alcanzar ningún tipo de éxito con el secuestro de Hook, pero está claro que los subestimaba. Volvemos a jugar al cazador cazado, al papel de los aliados. Regina quiere conducirlo a una muerte casi segura y Hook termina la partida con un jaque-mate, ya que el brazalete de su madre ha anulado su magia por completo. Trampas y más trampas. Y tengo la impresión de que quien está creando la mayor de ellas permanece en la sombra, tranquilo, observando, como un cocodrilo.

No voy a marcharme sin mencionar las sospechas de Emma hacia la prometida de Neal. Demos la bienvenida al nacimiento de la operación Mantis religiosa. La verdad es que ha sido divertido verlos irrumpir en la habitación, jugando el uno con los trucos del otro y dejando claro aquello de “donde hubo fuego cenizas quedan”. A quién vamos a engañar a estas alturas.

El episodio ha terminado con cliffhanger de regalo y sigo pensando en la dirección del final de temporada. La cuestión es que no sé exactamente a dónde va porque hay demasiadas tramas abiertas. ¿Qué pensáis vosotros?

Nos vemos en el cuento la semana que viene.


Categorías: Sin categoría
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »