Review Once Upon A Time: The Doctor

“Ser o no ser”, la gran duda de Hamlet. Una mala decisión y todo el mundo muere. Ser puede parecer tan simple como respirar, existimos y somos, suena inevitable. Pero ser quien uno es está sujeto a unas condiciones de las que el ser humano no puede escapar. La vida, la compañía y las circunstancias nos han moldeado a su antojo. A veces uno no elige quién es, sino que le viene impuesto en la más amarga cara de la moneda. No es cuestión de destino, sino de acciones, caminos tomados por el antojo o la absoluta necesidad. Nada es fácil. A veces, quien muestra la peor cara se hace añicos por dentro sin remedio. Once Upon a Time ha vuelto a ser grande esta semana, y ha querido enseñarnos unas cuantas lecciones de paso. Un paso más en el aprendizaje vital dentro…

Todo el mundo sabe lo que corresponde esta semana. Si bien en este país esa celebración llena de monstruos y calabazas encendidas no existe, el mundo entero es víctima de un revuelo de sábanas con los ojos recortados y calaveras de colores. Llega Halloween y en el fondo a todos nos encanta, que se hable de ese festejo oscuro, la temática impresa en todas partes, y como no, en las series. Once Upon a Time no ha querido ser menos y este año ha aportado su granito de arena en la tradición audiovisual, nada menos que haciendo homenaje a un clásico del terror y la ciencia ficción. Este gran episodio llamado The Doctor se lo debemos nada más y nada menos que a Mary Shelley. It’s alive! Señoras y señores… el Dr. Whale ya tiene una identidad, y es maravillosa. Demos la bienvenida al cuento al Doctor Frankenstein.

No creo que nadie lo esperara realmente. Nos han ido pintando al personaje de tal manera que siempre lo hemos imaginado como alguien capaz de las peores triquiñuelas. Sí, claro, estaba ahí ese “doctor”, siempre, pero nunca pensamos en un científico idealista jugando a ser Dios. Y es algo que me encanta. La serie está hecha de cuentos y leyendas bailando en un mare magnum maravilloso, y es fantástico que comiencen a incluir algunos clásicos literarios de novela. Ya lo hicieron en la primera temporada con la más famosa obra de Lewis Carrol y han vuelto a las andandas.

Este episodio está cargado de eso que llamamos causa y efecto, lo hemos visto reflejado en distintos personajes. Víctor sólo quiere que su hermano vuelva a la vida como Regina quiere recuperar a su único amor. Se vale para ello de las artimañas necesarias, una alianza con el sombrerero, un pacto con Rumpelstinskin, el engaño de la reina. Todo con tal de tener un corazón en las manos, poder completar su más exitosa obra. Genial, la ambientación, el blanco y negro (propio de los guiños a la obra), los rayos, los truenos, ¡está vivo! Y aún así es difícil otorgarle todo el peso a la magia, ya lo hemos visto, sólo cuando necesitemos recuperar un brazo y estemos desesperados… daremos nuestro brazo a torcer (un chiste buenísimo, digno de que nadie vuelva a leerlo jamás).

Causa y efecto, repito. Y es que cada vez me planteo más la naturaleza de esa maldad que parecía arraigada en Regina. ¿Es mala realmente o la han forzado hasta quebrantar su voluntad? Creo que es difícil de decir en estos momentos. No creo que quisiera ser quien es, estoy segura de que no. Es cuestión de querer disfrazar un dolor que se queda grande y lo ennegrece todo. Si ya hemos sido testigos varias veces de cómo Rumpel la quería de su lado, el último empujoncito a cargo del personaje recién estrenado tiene mucho que ver en ello. Y es que no quiere, en el fondo no quiere. Una joven con la inocencia perdida pero algo de fe en las pupilas, que pretende hacer justicia con la magia pero no utilizarla con fines malvados. Quién iba a decirlo. Incapaz de robar el corazón de un pobre unicornio y hacerlo trizas, incapaz de mirar a un animal inocente a los ojos y acabar con él.

Ha sido enorme ver a Regina acudir desesperada al psicólogo. Dos días sin usar la magia. Síndrome de abstinencia, que lo llaman. No es fácil dejar de recurrir a lo único que conoces desde hace mucho. Lo dice ella misma, “todo lo que he conseguido en la vida ha sido con la magia”, y la respuesta de la conciencia no deja de ser dolorosa: “y lo que has perdido, también”. Ha sido la prueba de fuego para el personaje, Daniel vivo de nuevo sin ser quien es, la reina malvada totalmente rota y teniendo que dejar el pasado donde quedó, volviendo a utilizar la magia para el peor de los fines, acabar con el que ha sido siempre su principal motivo para todo, su verdadero amor.

Hay una clara transformación en la joven, después de dar por perdido a lo único que le importa. De repente es un alma oscura capaz de acabar con la vida de una inocente, pulverizar su corazón. Causa y efecto. No quiero lavar las manos del personaje, ni mucho menos, ni olvidar que ha hecho mucho daño, motivos aparte, pero creo que en este momento en Storybrook están siendo injustos. Bueno, tal vez injustos no es la palabra. Digamos que están añadiendo demasiado peso en los hombros de un villano mientras el otro actúa a sus anchas, y no es volver las tornas, pero diría que es él a quien realmente hay que temer ahora. Un cocodrilo no se mantiene en silencio mucho tiempo si no planea atacar.

No lo comenté la semana pasada y no quiero que se me olvide ésta. Charming como sheriff hace que quiera disparar. Es vox pópuli que nunca he sentido una tolerancia especial hacia David, y puede que ahora vuelva a ser Charming, pero yo sigo sin ver en los personajes (al igual que ocurre con Snow) a los mismos que un día fueron. Miro a Charming y veo a David. No, mejor, miro a Charming y veo a David cruzándole la cara al Dr. Whale por haberse metido en la cama de su mujer cuando nadie sabía quién era. No he visto nada más innecesario en mi vida. Ha sido un acto totalmente gratuito sin otra razón que la de dejar salir testosterona y declararse macho alfa. Tal vez haya que recordarle lo poco legal y rastrero que llegó a ser él mismo cuando tampoco recordaba quién era.

¿Y cómo van las cosas en ese pequeño trocito de tierra que es el bosque encantado? Nada bien. Sólo hay que mencionar el nombre de Cora y todo queda explicado. No hay terreno sin villano en este cuento. Menos mal que entre las virtudes de Emma está el saber atrapar al que miente de forma inmediata, porque era tan evidente que Hook estaba jugando el papel de infiltrado, que si esto llega a pasar desapercibido hubiera gritado. Van a necesitarlo si quieren recuperar ese último pizquito de magia, y lo  peor no será trepar…

Una semana más, esta serie vuelve a demostrar que sigue en forma. No sé a vosotros, pero a mí ese homenaje a Frankenstein me ha sabido a gloria y volver a tener una buena dosis de Regina ha sido una delicia. ¿ideas, comentarios, críticas al episodio?

Nos vemos en el cuento la semana que viene.

It’s alive!

Nota del autor
4
Vuestra nota
Review Once Upon A Time: The Doctor
4.5 (90.77%) 13 votes

Categorías: Once Upon a Time Reviews Etiquetas: , , ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »