Review Once Upon A Time: The Crocodile

Si algo hemos aprendido de los documentales, es que los cocodrilos son unas criaturas altamente peligrosas y mortíferas que llevan una vida bastante inactiva. Completamente quietos, buscando el calor, acechando a sus víctimas. Pero no nos equivoquemos. Ser bastante inactivo implica tardar en actuar, implica una reflexión, implica que todo el tiempo en el que pareces estar  a punto de echar raíces se está empleando en planear… y planear no siempre es bueno. No cuando hablamos de un depredador, y quien dice depredador, dice villano. The crocodile anuncia una zambullida en la historia de uno de los personajes más aclamados de Once Upon A Time mientras todo sigue su curso. ¿Sois lo suficientemente valientes para seguir leyendo?

Siempre es grato ahondar en la historia de nuestros villanos, no importa si hablamos de bestias o reinas malvadas. Once Upon a Time es diferente a todo lo que suele gustarme y sin embargo ha sabido abrirse camino de manera muy loable. Me consta además que es así para una buena parte de sus seguidores. Reconozcamos, entonces, que además de disfrutar con ciertas vueltas a la niñez y con ese magnífico uso de los cuentos, una gran carga de esa pasión que la serie puede llegar a despertar la lleva ese exquisito lado oscuro que nos proporcionan algunos personajes y que en el fondo nos encanta buscar razones para entender a los malos (que siempre quede en la ficción, por la cuenta que nos trae).

Digo esto porque en contra de lo que pensé justo después de terminar con la premiére, la segunda temporada está sabiendo mantener el cauce y regalarnos buenos episodios. No ha sido este cuarto una excepción. Partiendo de la premisa de ampliar la historia del gran Rumpelstinskin, las cosas tienen que hacerse realmente mal para que el público no disfrute de lo lindo minuto a minuto. Y es que, si bien no ha sido un episodio que se pueda considerar de lo mejorcísimo de la serie, sí que se merece buena consideración.

El Rumpel que conocemos es cobarde por definición. No es ningún secreto y hemos sido testigos de esa cobardía innumerables veces. Lo curioso llega cuando alguien que se supone invencible no aparta de su lado esa falta de valor, sino que la transforma. El momento en que un acobardado aldeano pasa a ser el Oscuro puede suponer una hecatombe, un río de sangre y venganza que aparentemente huele a valentía superficial porque no es real. Ha sido interesante abrir de nuevo esa puerta que a veces nos lleva a un anticuario, que es nada más y nada menos que la historia de un personaje célebre e impecablemente interpretado.

Hook, claro que sí, Capitán Garfio para quien prefiera la versión ibérica. Me parece brillante que la historia vuelva a repetirse y el oscuro pirata pierda la mano de nuevo a manos (valga la redundancia) del cocodrilo, que en este caso se llama Rumpelstinskin. Ya conocemos a Milah,  ese amor al que perdió y todos pensamos muerta por enfermedad. Un crimen pasional a manos del que, como ella (que huye dejando a su hijo para vivir una vida plena de aventuras con un canalla atractivo), es un cobarde. Lo dice Hook y me reitero: “Ahora eres poderoso, pero sigues siendo un cobarde”. Poco después ponemos rumbo a Neverland y creo que no me equivoco si digo que nos esperan grandes cosas con esta serie. Mientras dure la magia, aquí estamos nosotros.

Una segunda visión de esa falta de valor del personaje la tenemos en el Mr. Gold/Rumpel que habita en Storybrook. Las cosas no están siendo particularmente fáciles para Belle, y es que  pasar tantos años encerrada y hacer frente al mundo de golpe es un problema homérico para cualquiera que se precie. El hombre al que ama sigue empeñado en ser un monstruo porque es más fácil controlarlo todo por la fuerza que por los buenos actos. Insiste la princesa desterrada en que mientras un ápice de valentía no vea la luz, nada va a ser posible. No sabemos si tiene arreglo pero de momento traer la magia de vuelta ha sido algo de mayor prioridad para él que encontrar a su hijo. No es fácil, en la vida será fácil, pero creo que queda fuera de toda duda el hecho de que alguien tan poderoso cuenta con medios para acabar encontrando a su hijo. El problema es que no quiere hacer frente a esos temores y yo no quiero repetir más la palabra cobardía porque puedo volverme un pelín pesada. La grandeza de este personaje, al igual que en el caso de Regina, yace en esa ambigüedad, en ese “queremos entenderlo, pero qué malo es”, en las razones y en su naturaleza, en esa relación amor odio que los convierte a ambos en titanes.

Belle quiere ser independiente, dueña de su vida y sus sueños, al margen de los dos hombres que tratan de monopolizar y controlar su destino. Una de las cosas que más me han llamado la atención ha sido el hecho de que acabe siendo seducida por ese rinconcito mágico que es la biblioteca. Lo adoro. Adoro que se haya respetado esa pasión de Bella por los libros, la bestia prometiendo historias encuadernadas y sueños en papel. Porque ahí yace todo y esos pequeños tesoros clasificados alfabéticamente son magia pura, el sueño de un ávido lector que quiere guardar a sus amantes cerca.

Y ahora dejo a un lado el modo filóloga, porque hay un par de cosas que quiero comentar antes de marcharme. La primera es que el personaje de Red me sigue cautivando del todo, y es que dota a la serie de una frescura muy notable. Un puntazo a favor el verla rastrear a la desaparecida Belle. Lo segundo es que también ha sido un placer viajar al mismo corazón del pueblecito, a la mina donde los enanos trabajan sin descanso para encontrar polvo de hada e intentar traer de vuelta a Emma y Snow, de las que, supongo, tendremos noticias pronto. Eran tres cosas, en realidad. No me olvido de ese “Game of thorns” que lleva por nombre la floristería del padre de Belle, y que parece ser un guiño a la saga fantástica del momento.

Con Hook y Cora despedimos este cuarto episodio, donde queda claro que el lado oscuro y los villanos cuentan con buenos tiempos y vamos a tener una buena dosis de trampas y malas alianzas. Por mí encantada, siempre que no se olviden de Regina y volvamos a verla pronto en toda su plenitud. No queremos conformarnos con un par de minutos de rigor.

¿Qué os ha parecido el episodio? Nos vemos en el cuento la semana que viene.

 

 

Nota del autor
3.5
Vuestra nota
Review Once Upon A Time: The Crocodile
4.5 (90.91%) 11 votes

Categorías: Once Upon a Time Reviews Etiquetas: , , ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »