Review Once Upon a Time: Lacey

web

Durante el verano de 2011 nos bombardearon con promos de una nueva serie que introduciría los cuentos en la realidad y algo me llevó a escogerla, supongo que la necesidad de relajar un poco el tono. Cuando comenzó no pude más que reafirmarme en la decisión. Me encontré con un producto que se alejaba totalmente con mi gusto seríefilo, demasiado cursi y blandita a menudo, demasiado para toda la familia, pero que sin embargo se dejaba disfrutar de manera admirable, guardaba un lado oscuro apasionante y de paso nos permitía volver a la niñez cuarenta minutos a la semana, lo cual siempre es de agradecer viviendo en el mundo en que vivimos. ¿Qué ha sido de esa serie que supo ganarnos con sus virtudes y defectos? No tengo ni idea, pero tras regresar de un parón considerable creo que hay cosas de la segunda temporada que tenemos que pasar a comentar. Adelante, pues.

En principio la idea de que la serie comenzara a convertirse en un producto ligeramente más adulto resultaba atractiva, pero lo cierto es que no están sabiendo llevarlo. Esta segunda temporada ha sufrido un descenso de calidad que a veces resulta notable. Las líneas temporales comienzan a verse demasiado saturadas y a menudo faltas de lógica, demasiados personajes que no terminan de estar bien perfilados, actuaciones que dejan bastante que desear al lado de otras que destacarán mientras esto dure, malas resoluciones y más nudo del que pueden abarcar. La audiencia ha descendido con respecto al primer año y es de entender. Pasa algo con la serie y necesita un toque de atención. Pero ya iremos comentando, esperemos tres episodios más para evaluarla en su totalidad y ver si pueden satisfacernos como es debido.

Aunque la acción de esta semana se ha visto cubierta en gran parte por los personajes de Belle y Gold, lo cierto es que ha habido minutos en pantalla para todos. El que un día fuera El oscuro ve su voluntad ennegrecerse y decide recurrir a la única persona que alguna vez ha conseguido ver algo bueno en él, Belle. El problema es que la chica no recuerda y lo de ayudarse mutuamente ha quedado más que truncado por la mano de Regina, que le ha devuelto la identidad que se le otorgó en la maldición. Esto es algo que ha chirriado un poco. Todos los personajes recordaron quiénes eran, pero aparte de eso, han seguido siendo ellos mismos en esencia. Sus indentidades han estado ligadas de algún modo a quienes un día fueron y no hay tantas diferencias. En cambio la de Belle es completamente diferente, su propio némesis. Ahora se llama Lacey y no tiene el más mínimo interés por los santurrones, todo lo que busca en la vida es sexo rápido en el callejón de atrás aderezado con alcohol y, ¿por qué no? Si puedo ver algo de violencia jugaremos a ser Bonnie y Clyde.

lacey

Lo que necesitaba Mr. Gold era todo menos eso. Ha encontrado a la horma de su zapato. Si en otro tiempo la joven hiciera las veces de calmante en la oscuridad del villano, ahora esa perfecta desconocida quiere bañarse en ella, ser testigo de toda la maldad que pueda ofrecerle. Al menos durante un tiempo el “Rabbit Hole” seguirá siendo su santuario y el instinto destructivo de Rumpel se verá intacto.

Como decía, las cosas no fueron siempre así. En uno de esos viajes temporales que no terminan de encajar del todo con lo que ya habíamos presenciado antes se nos ha mostrado un lado mucho más sano de esta relación. Bella aún era prisionera y la bestia un carnicero sádico que quiso torturar a Robin Hood por robar una varita. Siempre hay un punto débil y en este caso la idea de dejar un huérfano por el camino ha terminado por hacerlo ceder. Puede que pensara en su hijo o puede que Belle lo convenciera. En cualquier caso ese arco nunca falla y aquí hemos dado un paso. Está claro que la muchacha siempre ejerció sobre él una fuerza positiva y que en cierto modo siempre le ha estado agradecido, o de lo contrario no la habría premiado con más libros de los que alguien podría leer en la vida.

Por otra parte, otros personajes sólo quieren regresar a casa. Desde que Snow diera muerte a Cora sabe que nadie se libra de verse envenenado por la venganza. Esa plantación de judías mágicas es su única esperanza. Lo que tampoco deja de chirriarme aquí es el hecho de que Emma se plantee si quiera la idea de dejar el mundo que conoce para vivir en un mundo donde tendría que cambiar su escarabajo amarillo por un bello corcel. Desde luego la Emma de poco tiempo atrás habría dado un no rotundo a semejante idea. Claro, que tampoco es que tengan en las manos el billete de regreso. A Regina se le escapan pocas cosas y ahora que ha vuelto al lado oscuro (aunque en una versión más suave de la que un día conocimos) no va a dejar que los finales felices sucedan así como así.

beans

También habría mucho que decir de ese Neal/Bae jugando a las espadas de madera con su hijo mientras vive en la copa del árbol mágico de un mundo encantado. Su supuesta prometida va y viene con su verdadera pareja en un pueblecito donde nadie ignora quién es nadie pero todo está bien y no se entera de la mitad. Esa conversación tan cordial que ha tenido con Emma me ha llevado a pensar también en lo extremadamente rápido que todo está sucediendo y la manera tan superficial y fácil en que están haciendo que todo siga adelante. De un episodio a otro las situaciones entre personajes son completamente diferentes sin que hayamos podido apreciar apenas una evolución.

Antes de irme quería comentar el hecho de que Tamara haya secuestrado a Hook. ¿Alguien cree realmente que va a serles útil? Ha llegado a Storybrook demasiado tarde y no puede tener ni idea de lo que ha sido de ese hombre que tantos años atrás desapareció, un interrogatorio no parece demasiado viable. Además, tampoco creo que les sirva como moneda de cambio porque no es que cuente con muchos amigos en ese territorio.

¿Y vosotros, estáis conformes con lo que Once Upon a Time está ofreciendo?

Nota del autor
3
Vuestra nota
Review Once Upon a Time: Lacey
3.5 (69.7%) 33 votes

Categorías: Once Upon a Time Reviews Etiquetas: , , ,

13 comentarios

¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »