Review Once Upon A Time: Heart of Darkness

Heart of Darkness nos lleva a todos a esa novela que clamaba “¡el horror!, ¡el horror!”. Por supuesto que el horror. Es curioso que me toque escribir precisamente hoy esta review porque hace un rato, en una conversación, se hablaba de las razones del ser humano para pasarse al lado oscuro. Y el ser humano se pasa al lado oscuro por amor. Pasa al lado oscuro por amor y desamor, por lo que ese invento del diablo nos hace. Ennegreciendo corazones sin piedad. El horror, el horror. Todo individuo guarda una razón oculta que hace salir al lobo interior y le oscurece los ojos. Los personajes del cuento también, y hay que hablar de motivos. ¿Quién viene al lado oscuro?

He de decir que en las últimas semanas me estoy llevando sorpresas muy gratas, porque es cierto que antes no soportaba los episodios centrados en Charming y Snow, pero parece ser que se han puesto las pilas, y a todo tren. Esta semana nos han dejado con un capítulo magnífico, en el que se han desentrañado los más profundos demonios ocultos, y en el que mi teoría del gemelo de David ha quedado por los suelos, devolviéndonos al principio. Lo cual me parece magnífico si enciendo el botón de la ironía. Hay más, mucho más de lo que pensamos, una reunión familiar donde Caperucita ha tenido que dar rienda suelta a su lado feroz y hemos sido testigos de su transformación. Un Jiminy el grillo que a pesar de su tamaño es todo bondad y su sabiduría. Unos enanos que, unidos, son el más fuerte de los ejércitos. Todo ello para ayudar a una pareja que está destinada a serlo a pesar de las constantes zancadillas.

Como decía en la entradilla, el dolor y la desdicha que el amor provoca llevan a Snow al lado oscuro sin piedad. La llevan al lado oscuro porque, hay que entenderla, una bruja malvada le ha quitado todo lo que tenía, y, por si fuera poco, ha tenido que renunciar al único amor verdadero que le ha sido asignado en la escritura de su historia. Si todo esto ya es motivo suficiente para ennegrecer el corazón de alguien, sumémosle una poción para olvidar, una poción tan sumamente arraigada a la princesa desterrada que ni el más puro de los besos es capaz de salvarla.

Contigo todo tiene un precio”, dice la muchacha cuando Rumple le entrega el arco con el que pretende matar a la reina. Tal vez no lo tenga esta vez, pero ese personajillo entrañable e injustamente malvado quiere acabar con su majestad irremediablemente. Es la venganza servida en bandeja de plata sin mancharse las manos. Ninguno de los siete enanos es capaz de disuadirla, de convencerla de que no es ella misma, de que está llena de ira y desprecia a los que la quieren por vengarse de quien le ha hecho tantísimo daño. Qué queréis que os diga. Es tan real que asusta.

Será difícil evitar que Blancanieves mate a la reina. Será difícil hacerla recordar quién es y a quién amó antes de tomar la pócima. Devolverle los recuerdos requerirá que Charming haga las veces de escudo humano y se lleve un flechazo en el hombro. Es entonces el momento, porque, si se ha dejado herir, ¿es que acaso no se merece un segundo intento? Un beso que la haga recordarlo todo, justo antes de que vuelvan a llevarse a James de su lado y prometa que lo encontrará siempre, de nuevo. Además cuenta con la ayuda de sus siete amigos y Rumple vuelve a tener su poción de amor, que escasea últimamente.

Para Mary Margaret las esperanzas se han difuminado bastante. Todas las pruebas apuntan a que ella cometió el crimen y, aunque tiene a la sheriff de su lado, no sólo de buenas palabras e intenciones puede alimentarse alguien que lleva veinticuatro horas detenida y no puede hacer nada para demostrar su inocencia. David tampoco la cree y hay algo que no termina de encajarme. Cuando el psicólogo lo somete a hipnosis y recuerda el momento en el que (dentro del cuento) evitó que Snow matara a la reina, hay algo que hace evidente que no es un recuerdo de esa realidad. Es cierto que levanta sospechas, a qué negarlo, pero está claro que en recuerdo los dos eran diferentes y llevaban ropas poco… actuales. No digo que inmediatamente piense “vaya, he vivido otra vida”, sino que, en todo caso, lo normal es que pensara que ha tenido algún tipo de extraño sueño.

Por suerte el pequeño Henry sigue empeñado en demostrar la inocencia de su profesora. August, el misterioso escritor de Storybrook, deja ver a Henry que todas las respuestas se encuentran en ese libro que siempre lo acompaña, y que tiene que mantener la esperanza porque… se trata de creer. Es necesario creer, y hay que abrirle los ojos al escéptico. No digo nada (sí, lo hago), pero cualquier ferviente admirador de Expediente X habrá aplaudido ante esta escena. Y sí, es un guiño más claro que el agua de lluvia.

Gracias al pequeño, al escritor, y al cuento, ahora sabemos que Regina cuenta con una llave maestra con la que tiene acceso absolutamente a todo el pueblo. Cuestión de llaves es el final del episodio, ya que alguien se ha encargado de dejar la llave de la celda de M. Margaret a la vista, facilitando así su fuga. ¿A dónde irá mientras todo el mundo la busca? Espero averiguarlo pronto.

No quiero marcharme sin plantearos una cuestión que me intriga hasta límites insospechados. En Storybrook, ¿se turnan para delinquir? ¿Por qué sólo tienen una celda? Sí, ya sé que eso es la comisaría, pero es que juraría que el pueblo no tiene cárcel. Y si delinquen dos personas, ¿las encierran juntas y les dan un parchís? Tampoco puedo marcharme sin mencionar el excelente momento que Blancanieves barre y canta al pajarito azul, haciéndome pensar “genial, ahora se ponen en plan Disney”, para luego cortarnos la respiración al intentar acabar a escobazos con el pobre pájaro.

Sandeces aparte, creo que la calidad de la serie no sólo se mantiene, sino que en la segunda mitad de la temporada ha ido en alza. Espero que siga regalándonos esos ratos. ¿Qué os ha parecido Heart of Darkness?

Nota del autor
4
Vuestra nota
Review Once Upon A Time: Heart of Darkness
4 (80%) 3 votes

Categorías: Once Upon a Time Reviews Etiquetas: , , ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »