Review New Girl: Wedding

ship

Sé que New Girl está aún en sus inicios, sé que sólo lleva tres episodios, pero os puedo afirmar de forma contundente que el miércoles pasado estaba deseando llegar a casa para ver la serie. ¿Existe acaso una mejor señal, una prueba más fehaciente, de que se están haciendo las cosas bien? Soy consciente, por otra parte, de que cuantas más semanas pasen, aparecerán más detractores de Zooey y del producto en sí, pero esto tampoco es algo sorprendente. De hecho, ocurre siempre, con cualquier película, serie o disco que aparece en el mercado y comienza recibiendo buenas valoraciones. Y es que, tirando de tópicos, nunca llueve a gusto de todos, hay opiniones para todos los gustos, para gustos, colores. Y a mí, de momento, me gusta.

Lo primero que se me ha venido a la cabeza en cuanto he terminado de ver Wedding, ha sido que no es Jess el único personaje adorable, y abrazable, ¡todos lo son! Vale, es posible que mi juicio se haya visto afectado emocionalmente por ese canto a la amistad y a la diferencia en forma de ridículo baile del pollo ralentizado con que nos han obsequiado al final del episodio, pero… me da la sensación de que en breve empezaré a encariñarme con los personajes. Vale, Jess a veces se pasa de plasta y de ridícula, y los demás personajes tienen ciertos momentos en que te entran ganas de gritarle cuatro cosas, pero… ¿es que existe alguna persona que sea perfecta? Es más, ¿no es lo verdaderamente bonito de una amistad o un amor, el querer a una persona, con todos sus defectos? Vale. No os preocupéis ni salgáis huyendo de aquí, que aunque esto parezca (y sea) una charla digna de un cutre manual de autoayuda para conseguir ser feliz en la vida (y tener amiguitos y amiguitas), no voy a seguir por ese camino…

El capítulo. Hablemos del capítulo. Se ha centrado en una boda a la que han acudido todos en calidad de invitados. Bueno, Winston ha ejercido de ujier de la boda, y es que el pobre desde que ha dejado su puesto de jugador profesional en Letonia, no ha tenido suerte laboralmente hablando. Por otra parte, Jess ha ido como pareja ficticia de Nick, para darle celos a su ex, que también acudía al enlace.

chickendance ¡El Baile del Pollo!

Y aquí viene el quid de la cuestión: Nick y Schmidt le piden (más bien le exigen) a Jess que no sea Jess. Que no haga ninguna tontería, ni bailes raros, ni canturree, ni viva en ese mundo de piruletas y nubes que se ha creado a su alrededor. Al contrario, tiene que interpretar a una sexy novia putón, con lo cual los vestidos largos de flores de la época de su abuela quedan descartados.

¿No os parece demasiado pronto para exponer el tema cambiar la personalidad de Jess? Sólo llevamos 3 episodios, aún no la hemos conocido del todo, y ya han planteado y resuelto un asunto que quizá podría haber dado más juego un poco más tarde en la temporada. Ya han reivindicado que cada persona debe estar orgullosa de ser como es, y quizá esto hubiera tenido un poco más de impacto emocional cuando estuviéramos más implicados con los personajes.

En cuanto a los tres amiguetes, empezaré con mi ojito derecho, Schmidt. Ataviado con su habitual camisa rosa, ha decidido que esa noche se ligará a la tía más buena del lugar, que no es otra que Brooke, antigua compañera de clase, de la que siempre estuvo enamorado… Es aquí cuando no enteramos de que lo apodaban Fatsmidt, lo cual creo que le ha aportado a este peculiar personaje cierto grado de vulnerabilidad y además nos ayuda a comprender mucho mejor su forma de actuar. Nos ayuda a comprender, de momento, su surrealista técnica para ligar con la chica cuando ésta menciona que ya no bebe: hacerse pasar por un alcohólico reformado. ¿Qué mejor forma de llamarle la atención a alguien, que compartiendo sus mismos “intereses”? De todos modos, al chaval se le va un poco de las manos al asunto cuando empieza a ponerse demasiado melodramático, y le comenta que Jess es su antigua novia psicópata. A Brooke le falta tiempo para salir corriendo de allí, sobre todo tras un terrorífico encuentro en el baño con la profesora y un cuchillo en su mano.

mojo Esta noche mojo

Schmidt se ha enfadado muchísimo con su amiga y la ha llamado “aguafiestas” (¡pero cómo se atreve!), así que al final ha tenido que tirar del plan B, también conocida como Gretchen, una tiarrona a la que se encuentra en cada boda y a la que siempre acaba tirándose. Ha sido bastante divertido ver a esta mujer, con su traje pantalón (“¿Otra vez con el traje pantalón? No, este es nuevo”), haciendo movimientos obscenos e insinuándose a Schmidt a cada instante. Por cierto, me parece un poco mal que tras llevarse todo el episodio criticando y juzgando a la ex de Nick por tenerlo como “backup”, Schmidt haga lo propio con Gretchen. De todos modos, esto se arregla un poco al final, cuando vemos que el chico está maniatado y le pide alguna cita normal, y ella responde que sólo lo quiere para desfogarse… y para hacerle ver tediosas presentaciones con sus fotos.

Hablando del Nick y su ex Caroline (Cara… Coraline… Curo…), como decíamos al principio, Jess se hace pasar por una novia vampiresa con voz aguardentosa, causándole unos celos impresionantes. Todo va sobre ruedas, hasta que Jess no puede evitar ponerse unos dientes postizos para hacer reír a Nick, o bailar haciendo un poco el tonto, o a presentar a voz en grito a los novios cuando se cruza con ellos camino al baño… lo cual se traduce en diversas miradas incriminatorias y gestos de reproche por parte de su compañero de piso para que pare. Además, Caroline empieza a tontear con Nick, quien necesita muy poco para comenzar a ilusionarse con volver con ella… hasta que se entera de que tiene novio. Tras pasar toda la noche en el fotomatón emborrachándose y llorando sus penas, el chico decide hacer frente a la petarda y dejarle claro que es un capítulo cerrado en su vida.

miedo Sigue siendo adorable. ¿No?

En cuanto a Winston, ha de enfrentarse a un niño que quiere quitarle el puesto de acomodador en la boda. Cuando su orgullo llega al límite, acaba teniendo todo un combate con el niño… en plena pista de baile. Winston ha de estar muy orgulloso de sí mismo tras conseguir que el renacuajo se vaya llorando entre lágrimas cuando comienza a emular a Patrick Swayze en Dirty Daincing (y eso que no vio la película en el episodio piloto) haciendo movimientos demasiado sensuales y cuasi sexuales con la pobre Jess, que andaba por allí.

¿Se avecina un posible emparejamiento Winston-Jess? Ya sé que todo el mundo habla de que Nick y Jess tienen todas las papeletas para comenzar una relación, ya sabéis: dos almas despechadas sufriendo por sus amores perdidos, dos personas sensibles… pero ¿no sería eso lo más obvio? Ojo, a lo mejor al final los guionistas deciden no involucrar a la niña-mujer con ninguno de sus compañeros de piso, dejando que mantengan una amistad pura e inmaculada, pero no apostaría mucho por ello. La recurrente tensión sexual no resuelta es demasiado socorrida como para no tirar de ella cuando la ocasión lo requiera.

En cuanto a Winston y Jess, me baso en la tierna conversación que han tenido sentados a la mesa, donde por cierto han mencionado la embarazosa situación surgida en la pista de baile cuando Winston se ha refregado en la pierna de Jess como si fuera un perrito en celo. Lo que es evidente es que el deportista es la persona que mejor se ha comportado con Jess en todo el episodio, al mostrarse cercano con ella, haciéndole ver que todos la adoran tal y como es. En un episodio donde uno la ha obligado a reprimir su personalidad y su ser, y el otro le ha gritado, no ha querido escuchar sus problemas y la ha tachado de loca, el gesto de Winston se agradece bastante y hace que una deje volar su imaginación… ¡Si es que encima ambos comparten su amor por las burbujas de jabón!

Supongo que al final se decantarán por el binomio Nick-Jess, sobre todo ahora que se ha dado carpetazo a Caroline, pero quería hacer una pequeña reivindicación en ese otro sentido.

winston o fortuna No va a pasar

Para terminar, no puedo dejar de mencionar la escena en que Nick, borracho como una cuba, le dedica un bonito vídeo a la pareja de recién casados, que incluye diversos improperios, patadas al cartel gigante con la foto de los novios, y un genial reproche: “¿Sin barra libre? ¡Eso es de ser muy tacaño!”.

En fin, es obvio que a mí ya me han ganado. ¿Y vosotros qué me decís? ¿Os ha gustado el episodio? ¿Vais a seguir viendo la serie? ¿Qué otras escenas, momentos o frases destacaríais? ¿Qué me decís de los posibles emparejamientos? ¡Explayaos!

Nota del autor
4
Vuestra nota
Review New Girl: Wedding
4.5 (90%) 2 votes

Categorías: New Girl Reviews Series Etiquetas: , , , , , ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »