Review New Girl: Virgins

trespingaos

¡Aleluya, amigos y amigas! Por fin ha pasado. ¡Creía que nunca llegaría este momento! Ya me estaba haciendo a la idea de que no ocurriría en mucho, mucho tiempo. Y, sin embargo, aquí lo tenemos… ¡¡Un nuevo episodio de New Girl!! ¿No estaríais pensando que hablaba de otra cosa, no? Virgins ha sido un capítulo bastante peculiar y diferente a lo que estamos acostumbrados, y creo que ha merecido muchísimo la pena la espera, porque me ha encantado de principio a fin. ¡Y qué fin! ¿Lo comentamos?

He de confesar, y confieso, que una buena parte de los pequeños flashbacks que han ido inundando esta sitcom nunca me habían convencido del todo. Sin embargo, este episodio, compuesto en un 90% por imágenes del pasado, me ha parecido espléndido. Genial.

Me ha encantado ver a todos los personajes juntos, compartiendo charla y sofá, porque son esos pequeños momentos los que te hacen percatarte de la gran amistad que se ha ido forjando poco a poco entre todos desde el inicio de la serie, amistad de cuya evolución tú y yo hemos sido testigos. Y, como ya he dicho en alguna otra ocasión, me siento un poco parte de esta familia creada, como si yo también estuviera sentada en esos sofás confesando cómo fue mi primera vez.

Y es que cuando se crea una trama conjunta en algún episodio de New Girl, éste suele estar por encima de la media. Las historias que han ido contando cada uno han sido geniales, al igual que esas pullitas y risas en off que iban ilustrando cada flashback, casi como si estuvieran viendo y comentando una peli en el salón de su casa.

Me ha parecido curioso que Nick haya sido el único de quien no hemos tenido flashback “propio”, aunque por otra parte hay que destacar que fue testigo material y parte importante en las desvirgaciones de sus dos amigos.

starrock

El premio al recuerdo más breve y conciso se lo ha llevado Cece, y casi que lo prefiero. ¿Mick Jagger? Si eres melómano y mitómano tiene un pase, pero aún así hay que tener estómago. Lo mejor ha sido la alocada reacción de Schmidt gritando “game change” y aullando en pos de los Beatles.

Aunque Jess ha afirmado por activa y por pasiva que su historia sobre cómo le quitaron su flor (y no hablo de forma literal, querido Nick) era la más patética de todas, creo que Schmidt y sobre todo Winston, le ganan por goleada.

Y cómo molaba Winston de jovenzuelo, con esas ansias de dominar el mundo, y esa seguridad en sí mismo, y esa frase de que él no era virgen, sólo su pene. Es increíble que fuera más cool de adolescente que en esta versión actual de sí mismo, miedosa y con la presión de no ser capaz de “aguantar” con la fugaz reaparecida en combate Daisy. Y, sin embargo, los 10 segundos que duró con Mysteria le supieron a gloria. Duro golpe para el pobre Winston, que toda su vida pensó que se había ligado a una mujer de negocios (ese “¿A qué te dedicas?” final no ha hecho partirse de risa sólo a la prostituta cuarentona).

jacksonfive

Pero lo más importante del flashback de Winston no ha estado relacionado con él, sino con un Nick jovencísimo y bastante cercano a esa imagen que nos hicimos de él en el capítulo del funeral de su padre. Ese Nick ultrarresponsable a quien su familia siempre recurría cuando sucedía algún problema. Creo que es la primera vez que se ve tan claro el cambio tan enorme que ha sufrido Nick con el paso del tiempo. Y quizá esa noche fue clave para ese cambio. El discurso que se marca su padre es bastante emotivo, aunque se tuerce un poco cuando la conclusión final a la que llega el chaval es que le ha gustado probar el alcohol y su padre le anima.

Fat Schmidt perdió su virginidad con Elizabeth, por supuesto. Ha sido agradable volver a ver a esta actriz, y por lo que parece va a seguir saliendo al menos en estos próximos episodios. Me cae bien la chica, y si es capaz de conseguir que el judío se convierta en una versión mejorada de sí mismo, me caerá muchísimo mejor. ¡Ya verá Cece lo que se pierde!

Me ha parecido hilarante la escena en que un Nick hasta las trancas de setas y un Schmidt embadurnado en lubricante protagonizaban una especie de lucha en el barro en el suelo de su habitación, intentando sin éxito levantarse una y otra vez. La verdad es que Nick se ha salido en este episodio, en todas sus escenas. Por ejemplo, cuando unas horas antes Schmidt estaba haciéndole preguntas estúpidas sobre el sexo y él respondía de forma un tanto obtusa diciendo que esa noche se iba de concierto y setas… para luego confesar que las setas ya se las había metido en el cuerpo.

megalubricante

La historia más elaborada y larga ha sido, por supuesto, la de Jess. Aunque ha tenido un poco de trampa, porque al fin y al cabo tuvo ardiente sexo con un heroico bombero. Aún así, me ha gustado mucho cómo lo ha ido contando todo con detalle, con sus giros de guión y todo, causando interés e intriga desde el principio, y guardándose mucho de no decir nunca cuál de los dos chicos era Teddy. Se nota que la chica es profe de literatura para adultos.

El clímax ha sido ver a Jess y el chico depresivo atrapados en un castillo para críos en un parque público mientras intentaban hacer el amor, rodeados de niños, mirones y agentes de policía y bomberos, rematado con el descubrimiento de que el vagabundo que estaba tumbado en el banco de al lado no estaba durmiendo… ¡lo habían apuñalado! Qué risas me he echado al ver a Jess gritando como una loca, y al chico confesando su homosexualidad. Ha sido una escena de 10, de esas que creo que por muchas veces que la vea siempre me hará reír.

noloqueparecia

Por cierto…

¡Aleluya, amigos y amigas! Por fin ha pasado. ¡Creía que nunca llegaría este momento! Ya me estaba haciendo a la idea de que no ocurriría en mucho, mucho tiempo. Y, sin embargo, aquí lo tenemos… ¡Jess y Nick se han acostado! Y a juzgar por sus caras y sus risas, ha sido un polvo de los buenos. ¿Qué pasará ahora? ¿Volverán a mirarse y actuar de forma rara durante varios días y a negar que haya significado algo? ¿O intentarán ser más maduros y hablar sin tapujos y sinceramente de lo que realmente quieren que pase entre ellos? Yo sigo manteniendo que Nick es, o parece ser, el más interesado en una posible relación (no hay más que ver lo celosísimo que estaba escuchando la historia de Jess), pero quién sabe si Jess sólo está intentando protegerse porque considera que su amigo es demasiado alocado, poco ambicioso e irresponsable como para ser capaz de sentar la cabeza con alguien.

Otras cosas que me han gustado del episodio:

  • La referencia a Titanic.
  • El casual encuentro entre los tres chicos y las dos amigas cuando ellos eran unos veinteañeros fracasados y ellas dos señoritas bastante mejor compuestas (aunque Jess siguiera estando amargada por ser virgen).
  • El Archiduque. Y que aunque Cece lo tirara por la ventana y Schmidt pida que desenchufen el detector de incendios para usarlo, Elizabeth no tenga reparos en probarlo. ¿Ya había dicho que me cae genial esta chica?
  • El bote gigante de lubricante. Menos mal que Schmidt confirma que es para mujeres, porque con ese tamaño industrial tenía mis dudas.
  • Octopussy recolocándose las tetas ante el espanto de Nick. No me extraña que se pusiera ciego de alcohol.
  • El camarero tirando toda la bebida fuera del vaso cuando Cece le dice que es virgen.
  • El vestido tipo “cinturón de castidad” que llevaba Jess en su fiesta de graduación. ¡Bien jugado, mami de Jess!

Podría comentar muchas más cosas, pero prefiero dejaros ahora el turno a vosotros para que escribáis todo lo que queráis con respecto a lo que os ha hecho sentir este penúltimo episodio de la presente temporada. ¡Queda muy, muy poco para la boda (o no) de Cece!

Nota del autor
4.5
Vuestra nota
Review New Girl: Virgins
4.9 (98.06%) 31 votes

Categorías: New Girl Reviews Etiquetas: , , , , ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »