Review New Girl: Tinfinity

cuatroamigosyunballoon

¿Cuántas personas celebraríais por todo lo alto el décimo aniversario de compartir tu piso con un amiguete? Veo pocas manos levantadas, excepto una: de le Schmidt. El chico ha decidido montar un fiestón más propio de una boda o una pedida de mano (ups…) que de una simple exaltación de la amistad masculina bajo la temática del titano estaño (Tinfinity, of course). Un episodio que ha profundizado en la relación entre estos dos amigos, aunque como siempre, también ha habido hueco para los demás, incluyendo alguna que otra sorpresa…
Como decía, este episodio ha desarrollado su arco principal alrededor de nuestros particulares Epi y Blas, cuya amistad ha cambiado radicalmente desde que se conocieron en la Universidad siendo unos pardillos. Ha sido muy interesante visualizarlo de manera tan explícita, ya que al fin y al cabo a lo largo de la serie han sido varias las menciones y referencias a cómo ha cambiado Schmidt a lo largo de los años. Como bien ha dicho Nick, el sentimiento de igualdad ha dado paso a cierta superioridad por parte de su amigo, una vez adelgazó y cambió su estilo de vida.

Aún así, Schmidt ha decidido confiar por primera vez en un Nick que se autodefinía como “más viejo y más sabio”, otorgándole la responsabilidad de organizar los globos y los WC públicos para la fiesta. Me ha encantado ver cómo el camarero ha estado a punto de tener un ataque de ansiedad mientras murmuraba que nunca había recaído tanta responsabilidad sobre sus hombros.

smallbusinessowner

En la organización de la fiesta ha quedado de nuevo clarísimo lo alejados que están actualmente el uno del otro, tema que ya había sido tratado con anterioridad en el episodio Models. Mientras Schmidt ha cuidado cada detalle hasta la extenuación, con la inestimable ayuda de su Ipad, Nick ha cumplido su cometido como sólo él podía hacerlo: olvidando los globos (aunque esto no era más que una trampa de Schmidt, ¿os creéis que iban a celebrar el cumpleaños de alguna niñita?) y comprando el retrete más antihigiénico de la historia.

I can’t talk right now. I’m writing a strongly worded email to my florist. (Schmidt)

Por supuesto este ha sido uno de los puntos álgidos del capítulo, y es que no ha tenido precio observar lo orgulloso que estaba de poseer por fin un “pequeño” negocio… Y se ha pasado gran parte del tiempo junto a su propiedad intentando que todos los invitados utilizaran su retrete en lugar del espectacular baño presidencial que había alquilado su amiguete el previsor de Schmidt. Por cierto, en este punto ha habido una minúscula aparición del ex novio de Cece, Robbu, aunque ha sido tan breve e insustancial que aún me pregunto qué hacía por allí.

Para rematar todo este asunto, Nick ha acabado implorando a Jess que usara su baño pero asegurándose de que todas las chicas lo supieran para que se decantaran por elegirlo en lugar del otro. Ha sido muy gracioso cuando Jess ha comenzado a gritar que iba a entrar en el retrete de mala muerte, proclamando a los cuatro vientos sus grandes virtudes (es vintage), pero en cuanto ha abierto la puerta no ha podido evitar exclamar que era horroroso.

partidoaccidentaod

Mientras Nick y Schimdt tenían este ridículo enfrentamiento sobre los W.C (aunque no tan ridículo teniendo en cuenta lo que representaba cada retrete), Jess y Winston también han protagonizado su propia batalla, en este caso por llamar la atención de la estrella deportiva Jax McTavish.

What happened to guys in this bar? Did they open a bus station next door? (Jess)

Ha estado bien esta segunda trama, aunque no fuera tan potente como la principal, y pese a que llegados a cierto punto me recordara un poco a esa terrible película que en España se tituló Al diablo con el Diablo.

Winston quería evitar a toda costa que Jax y Jess intimaran, porque creía que eso podría estropear la incipiente relación de amistad entre ambos hombres. Sin embargo, Jess tenía clarísimo que iba a seguir al pie de la letra ese dicho de que “un clavo saca a otro clavo”, o, en este caso, si besaba a cualquier otro tipo se olvidaría de la boca de Nick. Y ambos han estado geniales cuando ella le comenta que gracias a sus ojos, pelo, tetas, piernas y adorable personalidad podría conseguir lo que se proponía, a lo que Winston ha respondido que él disponía de al menos tres de esas cualidades. La rivalidad entre los dos ha dado para una escena bastante divertida cuando han jugado a un partido de rugby.

De todos modos, al final la trama ha dado un giro un tanto previsible cuando la chica ha descubierto que el deportista era demasiado sensible, tanto que le ha declarado su amor entre lágrimas aunque se conocieran de una noche. Y aquí es cuando me ha recordado a la peli que nombré antes. Jess, que hasta ese momento parecía estar contentísima con la posibilidad de tener una relación con un chico capaz de hablar de sus sentimientos (al contrario que Nick), se ha dado con un palmo en los dientes mientras yo me partía de risa ante su reacción al discursito de Jax ante el micrófono.

 Take your football back to Europe! (Schmidt)

El momento más emocionante del episodio ha sido protagonizado por una Cece a quien su novio Shivrang se le ha declarado de una manera muy romántica en mitad de la fiesta, aunque sea un poco desconcertante pensar que toda la parafernalia de la que ha hecho uso el hindú estaba prevista para que Schmidt diera su gran discurso de amistad. Y ese pack incluye canción romántica+fuegos artificiales+confeti+tarta en forma de símbolo de infinito.

momentormanticon

Ha sido emocionante porque en este caso me ha pillado de sorpresa, teniendo en cuenta que al principio del capítulo el chico le había dicho de la forma más fría posible que sus madres habían dado el consentimiento y que ya podían “hacer eso”. Y ha sido emocionante por la reacción de Schmidt, quien, derrotado, se ha apartado de todos mientras Cece lo observaba a lo lejos después de decir que sí se casaría con Shivrang.

¿Qué pasará ahora? ¿Meterá la pata su prometido o será la misma Cece la que finalmente decida no casarse con él? Por mucho que le ponga de los nervios Schmidt, por muy raras que le parezcan sus reacciones y su forma de ser, está claro que ambos deberían pasar el resto de su vida teniendo sexo entre sí (no suena muy romántico, pero es lo que ha dicho Schmidt).

El capítulo ha terminado de la mejor manera posible cuando los cuatro amiguetes se han subido a un globo aerostático sin propano (esa es la idea de Nick de comprar globos para la fiesta) mientras se pasaban unos a otros una botella de alcohol. Todos se han reconciliado entre sí, y lo más importante, Nick y Schmidt han revalorizado su amistad cuando el primero ha intentado reconfortar a su amigo tras el palo emocional que acababa de recibir.

Eso sí, al final Jess ha acabado el episodio de la misma manera que empezó: intentando sin éxito olvidarse de la boca de Nick. Es curioso que tanto ella como Cece siempre están criticando a los chicos, dejando bien claro a cada ocasión que tienen que incluso sienten algo de repugnancia por ellos, cuando todos sabemos que en el fondo cada una de ellas está colada por estos dos amiguetes algo menos fracasados que en sus tiempos estudiantiles.

¿Qué os ha parecido el episodio?

Nota del autor
4
Vuestra nota
Review New Girl: Tinfinity
4.3 (85.81%) 31 votes

Categorías: New Girl Reviews Etiquetas: , , , , , ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »