Review New Girl: Re-Launch / Kate

El final del verano siempre me ha entristecido bastante. Se acaban los días de playa y piscina, de ir en sandalias y vestidos cortos, de que a las nueve de la noche aún se noten algunos rayos de sol… Y empieza a notarse más frío. Pronto se hará de noche enseguida, habrá que ponerse mil capas para salir a la calle, y dará más pereza salir de casa. Snif… Menos mal que la FOX ha tenido a bien amenizarme la semana con las dos primeras entregas de esta segunda temporada de New Girl que no ha podido empezar con mejor pie.

Y me refiero, sobre todo, al segundo episodio, Katie, que me ha parecido genial. Pero no adelantemos acontecimientos, porque supongo que antes debería comentar el primero, ¿no?

Re-Launch comienza de manera prometedora, al plantearnos una nueva situación para el personaje de Jess: el paro. Parece que los guionistas se han inspirado levemente en la situación de crisis económica en la que está inmerso medio mundo, y han decidido que el colegio donde trabaja la protagonista debía hacer recortes de personal.

No sé cuántos episodios durará Jess buscando trabajo, pero creo que es un acierto colocarla en esta complicada tesitura, para hacernos una idea de cómo reacciona ante los problemas, y porque, no lo vamos a negar, también nos gusta ver sufrir un poquito a los personajes ficticios. Además, siempre mola cuando hay cambios en una sitcom, porque si no se hace todo muy estático.

A todo esto… ¿recordáis cómo acabó Schmidt la anterior temporada? Si no es así no os preocupéis, porque se ha encargado él mismo de aclarar nuestras dudas: no sólo rompió con Cece, sino que también se se rompió el… pene (tiene nombres mil…).

En este inicio de temporada nuestro metrosexual preferido (cuya incapacidad para afeitarse la barba desaparece cuando se trata de afeitarse el pecho) ha decidido celebrar una fiesta por todo lo alto para celebrar que volvía al mercado, totalmente recuperado gracias a la gran labor de su urólogo.

Como Jess no tiene trabajo ahora, la chica se ha ofrecido como camarera en la fiesta de su colega, el cual ha sufrido un gran revés cuando Cece ha aparecido acompañada con un novio que no parece destacar en absolutamente nada. Excepto en ser un “buen tío”. ¿Se cerrarán las puertas totalmente entre estos dos? ¿Qué creéis? A mí me caían bien como pareja, pero me temo que ahora toca ver a un Schmdidt descontrolado intentando tirarse a cualquier fémina que se le ponga a tiro (no hay más que ver el segundo episodio).

Pero si hay algo que ha destacado en el episodio ha sido la relación entre Nick y Jess, que va tomando forma poco a poco, sin prisas, y cada vez se nota más el cariño que se tienen el uno al otro. Aunque Nick estaba preocupado por su amiga, ella no ha parado de pedirle que le metiera caña y que no fuera amable con ella, lo que ha culminado con una escena final bastante “mona” en la que ambos estaban sentado sobre un coche compartiendo charlas, miedos, y sonrisas.

Este Re-Launch no ha dado para mucho más (me niego a dedicar un párrafo a la mini-mini-mini trama que le han reservado al maltratado Winston y un cóctel de frutas), aparte de una escena en la que Schmidt jugaba literalmente con fuego poniendo en peligro la integridad de todos, y ciertas menciones por su parte a personajes y temas de la cultura popular, tales como Philip Seymour Hoffman (el invitado fantasma), Invernalia, Morgan Freeman en Cadena perpetua y Obama como culpable del despido de Jess (grande).

Ah, sí. Aparece Parker Posey (he tenido que comprobarlo en la imdb porque está bastante desmejorada la chica) como camarera un tanto pasada de rosca, pero no me ha entusiasmado demasiado su papel.

Y ahora voy al episodio responsable de que haya afirmado más arriba que New Girl había vuelto con buen pie. Y es que este Katie ha sido genial, sobre todo gracias a las tramas protagonizadas por unos Nick y Jess en estado de gracia.

Las secuencias protagonizadas por Schmidt y Winston, eso sí, han estado por debajo del nivel del episodio. Y no puedo evitar volver a ser mala, pero es que me lo ponen a tiro: ¿cómo es posible que ni siquiera cuando aparece la familia de Winston, éste tenga algo de relevancia en el episodio? Cuando al principio ha dicho que iban a visitarlo su madre y su hermana, pensé que pensaban darle un poco más de cancha al chaval, pero nada más lejos de la realidad.

Al final todo ha sido una excusa para poner de nuevo a Schmidt en el ojo del huracán, esta vez mostrándonos sus infructuosos intentos de ligar con la hermana de Winston. No ha sido gran cosa, la verdad, pero se lo perdono porque como ya he dicho, las partes dedicadas a Jess y Nick han sido tremendas.

Nuestra Jess ha dejado salir en este episodio una parte de su personalidad totalmente desconocida, y bastante divertida, que responde al nombre de Katie: una supuesta bailarina muy sexy y fan de Creed, nada que ver con la patosa Jess, capaz de caerse sin tropezarse con nada, y de hacer un cuadro de fieltro de sus tres amigos que da más miedo que el Ecce Homo.

Pues bien, esta Katie ha conocido en el bar a un tío bueno llamado Sam, que la ha confundido con su cita de Internet. Ha sido curioso ver a una Jess tan desatada y deseable, y ella misma se habrá visto en racha, porque de alguna manera ha acabado ligando también con los dos repartidores del bar de Nick.

Y así llegamos a uno de los puntos álgidos del episodio, cuando la chica queda por error con un freak que me ha recordado un poco a Jack Black, y cuya imagen enseñando un tatuaje y de camino medio culo, aún me persigue. ¡Qué ajjjjco! Muy gracioso ha sido, también, cuando Cece intentaba ayudar a Jess a enviar mensajes eróticos.

Al final los tres chicos se han dado cuenta de que Jess estaba jugando a tres bandas, en una escena que me ha parecido hilarante. Pero el tal Sam (el tío bueno, vaya), le ha dicho que le daba igual. No sé si seguiremos viendo a este tipo en otros episodios, pero no me importaría. ¡Al menos alegra la vista!

Por último, la trama de Nick ha sido la risión. Se ha topado con un tipo que decía ser el Nick del futuro, y que de alguna manera sabía varios datos sobre su vida, y lo que es mejor, tenía la misma sudadera roñosa que siempre se pone el camarero. Así que el chaval ha acabado sucumbiendo a sus dudas, dando por cierto todo lo que le decía el anciano, sobre todo un críptico consejo: que le pidiera perdón a Jess por algo que le hará en un futuro. Esto se pone muy interesante, ¿no? Vale, el viajero del futuro no era más que un loco (me he partido de risa cuando lo he visto saliendo de la caja con ese aparatejo en la cabeza y haciendo ruiditos con la boca), pero estoy segura de que a partir de ahora nos vamos a llevar toda la temporada esperando a que Nick haga algo lo suficientemente chungo como para que Jess se enfade muchísimo con él.

Ya veremos qué ocurre. De momento la cosa pinta muy bien. Al menos yo he picado el anzuelo que me han lanzado los guionistas. ¿Y vosotros? ¿Qué os ha parecido este inicio de temporada?


Categorías: Sin categoría
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »