Review New Girl: Pilot

itsjess

Who’s that girl? It’s Zooey! El pasado martes se estrenó por fin mi esperada New Girl en la cadena Fox, una comedia fresca y ligera hecha a la medida de Zooey Deschanel. La cantante del grupo She&Him da vida a la protagonista , Jess, una chica extravagante y encantadora que estoy segura de que no sólo va a cautivar a sus compañeros de piso y a sus ya convencidos fans, sino a cualquiera que le eche un vistazo a la serie. Serie que, por cierto, cuenta con otro aliciente, su corta duración, ideal para las personas que no dispongan de demasiado tiempo libre (¡como yo!). Así que ya sabéis, si tenéis un huequito de veinte minutos y queréis pasar un rato agradable, no dejéis de ver New GirlY ahora vamos con la review del episodio piloto…

Antes de proseguir, quisiera hacer una confesión: me encanta Zooey Deschanel. Así que ya sabéis, como alguien se meta mucho con ella en los comentarios… ¡sacaré mis garras! Me gusta que suela hacer de “chica rara” en las películas. Incluso aunque interprete a un personaje secundario, siempre tendrá cierto toque diferente, especial. Me rendí a los pies de su Summer de la preciosa (500) días juntos. Gracias a ese papel, y a su carrera musical y su particular estilo, con cierto aire retro, Zooey se ha convertido en todo un icono indie. En New Girl continúa ahondando en esta imagen que tan buen resultado le ha dado hasta el momento.

La premisa inicial de la serie es bastante simple: La protagonista, Jess, decide compartir piso con tres desconocidos después de pillar a su novio en la cama con otra. Sus nuevos amigos, pasado el shock de conocer a una persona tan peculiar, harán todo lo posible por ayudarla a salir del bache, dándole consejos para ligar y apoyándola en sus malos momentos. Nada nuevo bajo el sol. La novedad está, como ya sabéis, en la personalidad de la chica. Desde un primer momento queda bastante claro que se trata de una mujer bastante patosa e inocente, incluso algo infantil, un poco friki, que no da ninguna importancia a su aspecto físico, y que la mayoría del tiempo bordea el ridículo con sus bailes de San Vito y canciones inventadas sin ningún ritmo (incluyendo una sintonía sobre sí misma, que podremos oír varias veces durante el episodio, y que me ha parecido algo divertidísimo. Todo un acierto).

Sonrisa sexy

En este episodio los guionistas han jugado un poco al típico cuento del Patito Feo, también conocido como Cambio radical, mostrándonos durante la mayor parte del tiempo a una chica escondida tras unas enormes gafas, despeinada y poco femenina, que de repente se pone un vestido negro y se planta unas lentillas, y sorprende a todos por su belleza… En este sentido he leído/oído en algunos sitios que no es creíble que los chicos no se percaten del atractivo de Jess hasta llegado ese momento, pero a mí me convence. Al fin y al cabo, no creo que resulte demasiado seductora una mujer que se pasa todo el día en pijama en el sofá llorando mientras ve de forma compulsiva en la televisión Dirty Dancing, y no deja de hacer cosas raras con un estilo que en ciertas ocasiones llega a recordar a Steve Urkel. Por cierto, es normal que acabe deprimida: seguramente ver esa película seis o siete veces al día ha de provocar ese efecto. Y, ojo, lo dice alguien que recuerda con nostalgia a Jennifer Grey subiendo a los brazos de Patrick Swayze en ese idílico lago… Lástima que las revisiones de ciertas películas, pasados varios años, le hagan tan poca justicia a nuestras distorsionadas memorias.

Me estoy yendo por las ramas. Prosigamos con el episodio, y más concretamente,vamos a fijar la mirada en los compañeros de piso de Jess, cuyas personalidades se han comenzado a perfilar levemente, aunque es obvio que frente a una protagonista tan cont undente, quizá han quedado algo desdibujados. Sin embargo, se pueden sacar ciertas ideas en claro. Tenemos por una parte al chico sensible y romántico, Nick, que aún llora por la ruptura con su novia… ¡después de 6 meses! Digamos que es el personaje más anodino, al menos de momento. Aún así ha tenido algún momento gracioso, como el flashback donde vemos cómo lo dejó su novia mientras él se tapaba los oídos y gritaba “La la la”. Ya sabéis; si no lo veo, no ha pasado.

¡Coolegas!

Por otra parte, está el chico deportista, Coach, encarnado por Damon Wayans Jr, perteneciente a una saga de actores que han contribuido en la historia del cine con grandes obras cinematográficas. Sin embargo, este será el único episodio donde lo veamos, ya que el intérprete tiene otros compromisos laborales (Happy Endings). Una pena, porque es el actor masculino que más me había convencido, en su papel de entrenador de gimnasio con tendencia a gritar a las mujeres debido a su impaciencia y seguramente a cierta inseguridad. En el segundo episodio dirán que se independizó, o que se mudó con su tía abuela a Memphis, o que se dejó de respirar hasta que se murió, quién sabe. Lo único que es seguro es que veremos en su lugar a un tal Lamorne Morris, interpretando a otro personaje, aunque de un perfil similar (supongo que así podrán reutilizar ciertos chistes y escenas que tuvieran pensados para Mr. Wayans).

Y dejo para el final el personaje que más me ha gustado junto a Jess. Se trata de Schmidt, que hace de la contradicción su particular marca de la casa. Así, se trata del típico machito deseoso de tirarse a cualquier cosa con faldas, pero que va al trabajo con camisa y corbata rosas y se convierte en el hazmerreír de sus compañeras. Un tío que no se corta a la hora de decir borderías a la amiga modelo de Jess, pero al mismo tiempo es capaz escribir “piso beige bañado por el sol” en un anuncio por Internet. Un hombre que presume de cuerpo esculpido en el gimnasio aunque aún le quedan bastantes abdominales para poder presumir de algo. En fin, si los guionistas siguen por este camino de incoherencias varias, creo que este personaje está destinado a hacernos pasar buenos ratos.

Estos tres colegas verán alteradas sus existencias con la entrada en sus vidas de Jess, que responde al citado anuncio en Internet donde buscaban compañero de piso. Quizá resulte algo inverosímil que en tan poco tiempo, los chicos se encariñen tanto con ella, pero tampoco creo que importe demasiado. Lo que importa es cómo van interaccionando con su nueva amiga, cómo la van aconsejando sin mucho éxito, o cómo ella también da consejos. Imperdible el momento intento-poner-una-sonrisa-sexy-y-parezco-medio-lerda, y las pequeñas y bastante simpáticas píldoras en forma de flashback que van sembrando todo el episodio.

"Cuidarte tú mucho, esse cuerpo"

Lógicamente, al final del episodio los chicos acabarán jessymorfoseados, hasta el extremo de protagonizar una sentida y patética actuación de “The time of my life” en medio de un restaurante, para animarla tras una cita fallida. Gran momento, sobre todo cuando empiezan a animarse y van subiendo el tono de voz.

Como ya os podréis imaginar, el episodio me ha gustado bastante. Me he reído he sonreído, me han caído bien los personajes, y encima han nombrado El señor de los anillos , ¿qué más se puede pedir? Pues de momento, pediré que continúen haciendo referencias culturales, algo que siempre se agradece y dota de cierta dimensión al producto. Adelantándome a los acontecimientos, y esperando no equivocarme, creo que voy a disfrutar con la serie de Zooey y compañía. Y aquí estaré, semana a semana, contándoos cómo se va desarrollando la serie. Espero que seáis muchos quienes decidan darle una oportunidad. Si es así, nos veremos por aquí. Si no, ha sido un placer.

¡Comienza el feedback!


Categorías: Sin categoría
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »