Review New Girl: Parking Slot

interruption

Que levante la mano quien no se haya sentido identificado con la situación referente al aparcamiento planteada en este episodio. El repentino descubrimiento por parte de Schmidt de una plaza de garaje perteneciente al loft ha provocado que los cuatro protagonistas hayan sacado a relucir todas sus argucias más sucias para conseguir ese preciado tesoro. Y es que uno de los peores momentos de nuestro día a día es aquel en que vuelves de un duro día de trabajo deseoso de llegar a casa y tienes que dar vueltas y más vueltas esperando encontrar un huequito libre. Y es que… ¡lo que daríamos todos por una plaza de parking!

La plaza de aparcamiento ha sido el Mcguffin más evidente de lo que llevamos de serie, una simple excusa de los guionistas para hablar de lo que realmente querían hablar: cómo ha cambiado/podría cambiar la relación entre los miembros del apartamento Después del Beso.

musepsi

En un principio Nick y Jess han seguido actuando de la misma manera que en el anterior episodio: quitándole toda importancia al momento y asegurando que todo sigue exactamente igual entre ambos. Pero si algo ha quedado claro es que, ahora mismo, Nick está cada vez más colado por la profesora. Y que Jess ha intentado aprovecharse totalmente de esa situación (muy mal, Jessica Day) para conseguir la dichosa plaza del garaje: no ha dudado en mostrarse más sexy que nunca ante el camarero vestida con una sudadera suya, y también ha probado el chantaje emocional. Y he de decir que ha tenido bastante éxito. Es curioso, porque en cualquier otro momento en el pasado, seguramente Nick habría emitido una sonora carcajada en cuanto viera aparecer a Jess mordiendo la cuerda de su sudadera.

Destiny might be a lady but victory has a penis. Direct quote – Scott Caan. (Schmidt)

He dicho en el anterior párrafo que me ha parecido mal la forma en que ha actuado Jess en el episodio, porque se ha aprovechado de esa atracción que sabe que despierta en Nick para conseguir sus propósitos, algo que no me parece muy de su estilo. Pero supongo que en este punto ella seguía autoengañándose, porque en cuanto Nick ha dicho que se arrepentía del beso, se ha mostrado abiertamente afectada… y está bastante claro qué hubiera pasado si Schdmidt no hubiera abierto la puerta de repente al final del episodio.

Este ha sido el capítulo donde, por cierto, Schmidt ha descubierto que algo “raro” pasaba entre sus dos amigos (era bastante obvio), y su reacción ha sido la esperada: también ha jugado la carta del chantaje emocional, dando lugar a una hilarante escena donde se mostraba profundamente ofendido ante Nick pero en cuanto éste se daba la vuelta soltaba una “sonrisa maligna”, Jess dixit.

elcarraco

Una de las mejores secuencias de este Parking Slot ha sido cuando los tres colegas han salido corriendo en busca de sus coches para hacerse a la fuerza con el sitio. Me he partido de risa al ver a Jess sin poder evitar recoger una papelera que se cae en la calle, intentando intentar cruzar la carretera a la vez que un vehículo, y cuando se ha parado en seco para hacer con su móvil fotos a unos gatos (es que son taaaan adorables!). Y sobre todo, cuando he visto la chatarra burdeos perteneciente a Nick, escondida entre unos cartones, y que de la falta de uso se le había agotado hasta la batería. Muy propio de este empobrecido Nick que nunca pagaría por tener wifi.

Luego han acabado los tres de pie dentro de las cuatro líneas que delimitan el aparcamiento del loft, como aquellos concursos tan extendidos en Estados Unidos donde las personas se quedan horas y horas con la mano pegada a un coche que resultará el premio de aquel que más tiempo aguante en esa postura. Me he reído mucho gracias a Jess y sus caramelos, Nick chupando un papel de chocolatina que se había encontrado en el suelo, y sobre todo, Schmidt haciéndose pis encima.

“Let me tell you something, Nicholas. Miller. You know, had Winston kissed me, you’re the first person I would have told!” (Schmidt)

Otro momentazo ha sido aquel en que Schmidt le ha recordado a su amigo que cuando conocieron a Jessica todos hicieron un Juramento de que nunca se liarían con ella (“bitches be crazy”). Y lo que es peor: que si alguno lo hiciera, debía dar carta blanca a los demás para hacer lo propio. De hecho, Schmidt y Jess han acabado besándose, y cuando ha llegado Winston quejándose amargamente de su falta de sexo e implorando una victoria, por un momento se he me ha pasado por la cabeza que también se enrollaría con ella. Aunque al final su victoria del día ha estado más acorde con la temática del capítulo: le han permitido tener la plaza del garaje.

cuatromosqueterosyunsitio

Winston se ha pasado todo el episodio en busca de… un condón. Y he de reconocer que para ser una trama, individual para más inri, de este maltratado personaje, no ha estado nada mal. Al menos a mí me ha resultado bastante divertido verlo vagar por ahí embutido en unos pantalones de chica y humillándose públicamente sólo para conseguir el preservativo. Las escenas de la farmacia y del apartamento de Cece (“We are not close enough for this. We have spent very little time together!) han sido geniales.

Realmente el episodio ha estado repleto de momentos bastante graciosos. Me vienen a la mente, por ejemplo, la retahíla de muecas y morisquetas que se han dedicado mutuamente Nick y Jess para “justificar” ese sentimiento de rareza que estaban sintiendo los dos. O cuando Winston encuentra un caja de condones semivacía en el dormitorio de Jess y se pregunta si tiene mucho sexo o es que no sabe ponerlos.

condonescondones

New Girl prosigue, pues, su buen camino, ¿no os parece? Queda clarísimo que la relación entre Nick y Jess nunca volverá a ser como antes, y ahora sólo queda esperar a que las cosas entre ellos sigan cociéndose a fuego lento. Está clarísimo que están destinados a cenar en ese caro restaurante y a tener ese sexo salvaje. Tiempo al tiempo.

Nota del autor
4
Vuestra nota
Review New Girl: Parking Slot
4.4 (88.48%) 33 votes

Categorías: New Girl Reviews Etiquetas: , , , , ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »