Review New Girl: Parents

… y llegó el Día de Acción de Gracias a New Girl. Y para celebrar un día tan especial como es ese en Estados Unidos, la serie ha contado en este episodio con dos presencias estelares que han constituido una sorpresa de lo más agradable: la actriz Jamie Lee Curtis y el director de cine Rob Reiner. Todo un privilegio, sin duda, para esta sitcom, y un gustazo para mí, también. ¿Habrán estado a la altura de las circunstancias? Uhmmmmm…

A priori las expectativas estaban altísimas, y es que no todos los días se prodigan en New Girl estrellas de la talla de Jamie Lee Curtis y Rob Reiner. Cada vez que aparece algún nombre propio en la serie, suele ser ya sinónimo de que algo bueno nos vamos a encontrar, y este caso no ha sido ninguna excepción a la regla.

La trama de los padres de Jess ha sido lo más destacado del capítulo, como es normal, y también es donde los guionistas han estado más inspirados. Ya desde que Jess ha comentado a sus amigos que sus padres, divorciados, no iban a coincidir en casa juntos porque no se llevan nada bien, estaba claro que iba a surgir algún malentendido que hiciera que coincidieran. Si no, ¿dónde estaría la gracia?

Lo que no me esperaba, y me ha hecho mucha gracia, es saber que ha sido todo una trampa de la chica porque lleva toda su vida intentando que sus padres se reconcilien y vuelvan a ser una pareja llena de amor y felicidad. Los flashbacks mostrando situaciones en las cuales la protagonista ha intentado unir a sus progenitores, han sido genialísimos. Me han encantado. El primero ha sido de lo mejor del episodio, primero por las pintas con que hemos visto a Jamie y a Rob, caracterizados de más jóvenes, y luego por la situación creada por su hija, apagando las luces y poniéndoles una musiquita romántica.

Pero el segundo flash no se ha quedado atrás: Jamie Lee metida en la ducha mientras su hija le hace fotografías desnuda para enviárselas a su padre. ¡Brutal!

Una de las cosas que más me ha sorprendido ha sido cuando Jess ha pedido ayuda a Nick para ejercer de Cupido ante sus padres, y el camarero, tras alguna reticencia poco efusiva, ha aceptado ayudarla de buena gana. ¡A ver si va a ser verdad que le vino bien el baño zen del anterior episodio!

De todos modos, echando ahora la vista atrás, me he dado cuenta de un detalle que me escama un poquito. Al comenzar el episodio la propia Jess ha definido a su madre como una versión más alocada de sí misma, y a su padre como un infeliz de carácter muy oscuro. Esperaba haber visto un poco más de ese choque de caracteres, al ser dos personas tan diferentes a priori, pero creo que en ese sentido no se ha aprovechado del todo bien la premisa de la que se partía.

Es más, tras ver el capítulo he de decir que ni la madre de Jess es tan “animada”, ni su padre es el ogro que nos habían vendido. Me han parecido más bien dos personas normales y corrientes, y por cierto, en el caso de la madre de Jess, me ha parecido una mami adorable, con todas las letras, sobre todo por una de las escenas finales, cuando va a consolar a su hija y le dice que no se tome las cosas tan a pecho y que hay que disfrutar de la vida, etcétera.

Como digo, el episodio no se ha centrado en acentuar esas diferencias entre los dos, ni en exagerar sus comportamientos fuera de tono (para eso ya estaban Schmidt y Schmidt, supongo). Todas las energías han ido más en dirección a que el plan de Jess funcionara, y para ello hemos asistido a una situación un tanto rara, y divertida, cuando Nick ha tenido que ligar con su suegra (ups, ha sido un lapsus) para darle celos a su ex. Ha sido bastante gracioso, y más aún cuando al final Jess le ha pedido que parara pero nos hemos dado cuenta de que al final estaba tonteando de verdad. Hilarante y surrealista cuando Nick se pregunta y responde él solo: “¿Lo volvería a hacer? Probablemente”.

A partir de este momento he notado un bajoncillo en la calidad de la trama. Los papis se han liado en el baño para alegría de Jessica, pero luego en la cena han dejado claro que no había tenido ninguna importancia. La prota se ha ido a su dormitorio entristecida (no sin antes tirar el pavo, ¡cómo ha podido!) después de que todos se pusieran a discutir, luego ha venido la escena adorable que comentaba antes entre madre e hija, y al final todo ha acabado resolviéndose (obvio). Ah, una cosa que me ha dejado descolocada es que la madre de Jess, tan feliz y despreocupada que parecía en un principio con sus megaabrazotes, al final ha dado un poco de miedito amenazando por lo bajini a Cece, ¿no?

No quiero dejarme nada en el tintero, porque la trama en general ha estado bastante bien. Así que quiero mencionar que me ha hecho gracia ver a Zooey Deschanel nombrar la red social “instagram” (siendo ella una usuaria habitual de la misma) como demostración de que su padre se sentía triste y solo porque sólo colgaba fotos de árboles solitarios y lugares oscuros. Y por otra parte, también ha molado la escena entre Nick y el padre de Jess, teniendo en cuenta que Jess había dicho que eran los dos muy parecidos (los dos igual de amargados) y de que Nick dijera algo tan ridículo y gracioso como que no confía en los padres. Así, en general. ¿No os ha venido a la mente cierta escena de Grease?

A lo que iba: la escena entre los dos, viendo un partido en la tele y compartiendo cervezas, me ha gustado mucho, llegando al clímax cuando Nick ha caído en la cuenta de que el libro que está escribiendo sobre la historia de amor entre un zombie y una chica normal, es demasiado parecida a la de Crepúsculo. Si no llega a admitir que uno de sus personajes era también un hombre lobo, habría jurado que su historia se parecía más a la de la aún no estrenada Warm Bodies http://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=x3ErWNBX9Rc

La otra trama del episodio no me ha entusiasmado, he de reconocerlo. Y me duele, porque ha estado centrada totalmente en Schmidt (aunque he de reconocer que últimamente Nick está ganando enteros y se está convirtiendo en mi favorito). Pero es que el primo no me ha caído nada bien, y no he entendido esa lucha de egos que han mantenido todo el tiempo, haciendo tonterías más propias de un episodio de Jackass para demostrar su “masculinidad”. Luego lo han arreglado un poco, cuando le han dado la vuelta a la tortilla y han empezado a luchar con armas más propias de nuestro Schmidt (¿el mejor corte en juliana de un pimiento? ¿en serio?). Winston y Cece, por cierto, se han dedicado a picar a los dos primos para que hiciesen más estupideces y así reírse un rato de ellos. Al final ha habido incluso beso entre tíos, ¿qué más podemos pedir? (ejem, ejem…).

Y básicamente eso es todo lo que hemos podido ver en el capítulo de esta semana. ¿Que podía haber dado para más? Pues probablemente. Pero a rasgos generales, me ha gustado bastante.

¿Qué os ha parecido a vosotros?


Categorías: Sin categoría
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »