Review New Girl: Kryptonite

jessgalileo

Un par de episodios es todo lo que ha necesitado New Girl para conseguir temporada completa, convirtiéndose así en una de las novedades más exitosas del año. No es de extrañar, teniendo en cuenta que en su estreno se convirtió en lo más visto de la noche en la Fox, gesta que repitió con este segundo capítulo. Los directivos de la cadena deberían dar un buen regalo a la hermanas Deschanel, vistas las alegrías que ambas les dan, tanto con la longeva Bones como con esta nueva sitcom de la que ya puedo afirmar que es la revelación de la temporada.

¿Y qué hay del episodio? Ha estado bien, aunque quizá no me ha parecido tan divertido como el primero. Aún así, nos ha ofrecido varios momentos que merece la pena destacar, y, sobre todo, ha servido para que vayamos haciéndonos una idea de cómo se irá desarrollando esta serie.

La “kriptonita” del título hace referencia al ex novio de Jess, un tipo bastante feo llamado Spencer, pero que al parecer, tiene una melenaza que las vuelve locas. Mejor dicho, la vuelve loca. El caso es que la chica no es capaz de enfrentarse a él y pedirle que le devuelva todas sus cosas, con lo cual está vistiendo con ropa de sus compañeros de piso, o con la caja de “ropa olvidada” de todas las conquistas de Schmidt. Cuando la encantadora profesora rompe la pantalla del televisor, oportunamente los tres colegas deciden ejercer de improvisados coachers emocionales y animar a Jess a recuperar sus cosas (entre las que se encuentra, por supuesto, una tele).

latele La vida sin tele es una vida sin sentido.

Tengo la sensación de que esta vez han intentado suavizar un poco las peculiaridades de la protagonista. No es que la chica de repente ya no sea “rarita”, sino que esos momentos más extravagantes se han dosificado un poco, teniendo otros momentos donde la chica actuaba de una forma más… ¿normal? Es una buena manera de intentar no desgastar demasiado un personaje tan extremo, evitando el posible cansancio del espectador.

Ojo, eso no quiere decir que no haya habido escenas donde la chica lo ha dado todo en nombre de los bichos raros. Su patosa forma de jugar al baloncesto, su exasperante manera de despertar a despertar a Winston, o cuando ha entrado en bucle dando vueltas con el coche para no pararse en la casa de su novio, dan buena fe de ello.

¿Winston? ¿Quién es Winston? Como ya comenté en la anterior review, el entrenador con problemas de agresividad ha desaparecido, aunque no han hecho ninguna mención a dónde ha ido. Winston solía jugar al baloncesto con Coach, y ahora ha vuelto de Letonia, donde había jugado en un equipo profesional. De Winston no puedo opinar demasiado, ya que a simple vista, no parece tener ningún aspecto de su personalidad original que se pueda destacar. De hecho, creo que se puede añadir en la categoría de “straight man” junto con la modelo, Cee y el sensible pero centrado Nick. Quizá los guionistas han pensado que habría suficiente con dos personajes tan especiales como Jess y Schmidt para crear la mayoría de escenas cómicas de la serie.

nuevo Un tipo serio

Schmidt sigue siendo, desde luego, mi personaje estrella. La razón es que en este episodio han vuelto a incidir en las incoherencias de las que hablé en mi anterior artículo. En esta ocasión y ante la llegada de Winston, ha centrado todas sus energías en conservar su título de macho alfa… y de camino la habitación más grande, que antes pertenecía al jugador profesional. Tampoco ha desaprovechado la oportunidad de compartir asiento trasero del coche con Cece, para dejar caer oportunamente su mano en la pierna de la modelo. Y, por supuesto, no puedo dejar de recordar sus distintas posturitas en la habitación para ver en qué lugar resultar más sexy para las mujeres. WTF? Pero, por otra parte, no he podido evitar sonreír cuando ha enseñado el nuevo anillo que se ha comprado para su dedo pulgar, en forma de calaverita… porque es muy “néctar”… o cuando le ha pegado a Spencer una bofetada en plan “gata salvaje”. ¡Y, por supuesto, cuando al final del episodio se ha quedado con Jess viendo un “chick film”!

Lo que me chirría un poco más es que lo retratan a su vez como alguien con pocas luces, y no me gustaría que acabaran convirtiéndolo en un Joey de Friends. Por ejemplo, cómo se deja engañar con el tema de la habitación grande y el macho alfa. Lo único que me ha hecho gracia ha sido cuando, en la discusión con el ex novio, ha empezado a enumerar las cosas que hacen falta para hacer una buena mermelada… y Nick ha exclamado “No más fruta”. Todo muy duro, sí.

elanillodemoda ¿Has visto qué bien me queda? Hace juego con mi piercing…

Otro puntazo ha sido cuando Jess ha cogido todas sus cosas y se las ha puesto todas encima… y alguien la ha comparado con Helena Bonham Carter. Grande. O cuando la pobre ha acabado como chofer de la nueva novia amante de las bicicletas de Spencer… (A Jess las bicis no le gustaban tanto).

En fin, el episodio no ha estado mal, aunque no me he reído tanto como la semana pasada. Pero, en general, podemos afirmar que evoluciona favorablemente. ¿Qué opináis vosotros? ¿Qué tal este nuevo episodio? ¿Qué os ha parecido el nuevo personaje, Winston?

Nota del autor
3
Vuestra nota
Review New Girl: Kryptonite
4 (80%) 3 votes

Categorías: New Girl Reviews Etiquetas: , , ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »