Review Nashville: Dear Brother

portada14

Nashville ha vuelto del parón y algunos de vosotros ya le habréis hincado el diente a When You’re Tired of Breaking Other Hearts. Mientras llega su correspondiente review repasemos que dio de sí el lejano Dear Brother. Un capítulo que vuelve a poner a Rayna Jaymes en el centro del foco mediático y no precisamente por sus méritos artísticos. Además, nos desvela algunos aspectos de la tormentosa infancia de Juliette. Un capítulo interesante, sí señor, ¿lo comentamos?

La portada de revista que encabeza esta review es la clave de gran parte de este episodio. Dear Brother ha sido un episodio duro para Rayna Jaymes. La filtración a la prensa de los detalles – todos – de su divorcio de Teddy, nos han mostrado a la Jaymes más vulnerable, la que agacha la cabeza y quiere desaparecer.

Miradas inquisidoras en el supermercado, llamadas constantes de periodistas y hasta amienemigas que se regocijan en su desgracia. La publicación de los detalles más sórdidos de la ruptura desencadena una tormenta mediática y social con Rayna en el centro. Pero eso no es lo único, la cantante, además, pierde en este episodio la confianza de su hija Maddie.

La mayor de las niñas ya no es tan niña y sabe que si la revista acierta al publicar que su padre tuvo un affaire con Peggy Kenter, ¿por qué tendría que creer a su madre cuando le jura y le perjura que no hay nada de verdad en lo que a ella se refiere? Rayna pierde su posición de “buena de la película” a los ojos de su primogénita y eso produce una fractura entre ellas que costará reparar y que deja a Jaymes en una situación más que complicada.

Me da la sensación de que Rayna no confiesa la verdad a Maddie no para no herirla a ella, sino para protegerse a sí misma. Al fin y al cabo, si ella reconociera haber tenido sus escarceos con Liam y Deacon, ¿qué derecho tendría a exigirle un determinado comportamiento a Teddy?

raynafotografos

Por suerte, en este episodio Rayna no está sola, tanto su hermana Tandy como su padre reaparecen después de varios capítulos sin trama importante para, esta vez sí, darle el apoyo que necesita.

Tandy se limita a hacer el papel que le corresponde como hermana. No obstante, sí me ha sorprendido ver a Lamar ejerciendo de buen padre. Wyatt no es santo de mi devoción pero debo reconocer que la actitud que muestra con Rayna en este episodio le ha hecho ganar un par de puntos. Puntos que pierde minutos después en la escena que comparte con Teddy, cuando le entrega sus “sugerencias” de nuevos cargos para el Ayuntamiento.

No me gusta el Lamar con hambre de poder, el Lamar corrupto y manipulador y no es porque no me gusten este tipo de personajes, sino porque este está tan impostado que no hay quien se lo crea. Era de esperar que, una vez llegara a la alcaldía, Conrad trataría de deshacerse de su ya ex-suegro. Ahora que ha llegado ese momento, la sola idea de una guerra sucia de poder entre Teddy y Lamar, con el agravante de la separación conyugal, me produce aburrimiento. Esperemos, pues, que no se produzca o que, en todo caso, tenga poco peso en la serie.

No dejamos aún a Teddy. El divorcio parece ser lo mejor que le ha pasado en la vida y, en cierta manera, es comprensible. Conrad siempre ha sido el segundón de la casa, el eclipsado, y ahora que se encuentra en su mejor momento profesional, se ha cansado de ese rol.

Peggy Kenter es, desde luego, la mujer ideal para él: lo quiere y, lo más importante, lo admira. Justo lo que Teddy necesita en este momento. Por eso, a pesar de las recomendaciones de sus asesores para frenar las especulaciones, Teddy no piensa mantenerse alejado de su amante e idea un plan para tener que verla casi diariamente sin levantar sospechas: nombrar a Kenter asesora financiera del Ayuntamiento. He aquí la historia con menos sentido de este episodio. Es una idea de bombero y no logro entender por qué, tanto a él como a Peggy, les parece tan genial. El plan hace aguas por todas partes y, probablemente, desate un naufragio catastrófico. Veremos.

peggypuerta

Vamos con Juliette que, por primera vez en años, está viviendo como ella quiere, sin el control permanente de Glenn. Sería la situación perfecta para que la rubia sacara a relucir su parte más irresponsable pero ahora las cosas son distintas, tiene alguien de quien hacerse cargo: Jolene, su madre, que se muda a su mansión tras acabar el programa de rehabilitación. Ellas dos dan lugar a una trama conmovedora. Vamos con ella.

Hace unas semanas veíamos a Juliette embarcarse en una boda absurda para huir de su malestar y, en este capítulo, Barnes se centra en preparar una fiesta de cumpleaños para Deacon y así evitar involucrarse en el proceso de recuperación de su madre.

Era de esperar que la rubia encontrara cualquier excusa para no afrontar la situación y era previsible, también, que Jolene cayera en la tentación en la fiesta de Deacon. No obstante, me ha convencido la forma de resolverlo: a pesar de los intentos de distanciarse del proceso de recuperación de su madre, Juliette no delega en nadie a la hora de hacerse cargo de Jolene en su momento más vulnerable y eso es una novedad.

Ya en casa, llega uno de los momentos más emocionantes y dramáticos del episodio. A saber: Las sinceras disculpas de Jolene por haberle robado a su hija la infancia y el durísimo relato que Juliette hace ante Dante de su noveno cumpleaños. Este último, está cargado de verdad, miedo, tristeza y rabia. Una historia dura que le vale un mini-punto a Hayden Panettiere que, al menos a mí, ha conseguido emocionarme.

jolenejuliette

Por su parte, Scarlett y Gunnar viven una especie de novela policiaca en sus propias carnes. La rubia y su compañero de piso descubren el arma que James esconde en su maleta. Gunnar corre a pedir explicaciones a su hermano, la cosa acaba en discusión y ya sabéis el resto. Al final del episodio Gunnar reconoce el cadáver de su hermano en el depósito.

No me ha gustado esta trama por varios motivos. El primero es porque Gunnar ya tiene su faceta de “pobre chico maltratado por la vida” demasiado explotada y no necesitaba otra desgracia más. El segundo motivo es que creo que James era un personaje que podría haber dado algo de vidilla a las tramas que envuelven a estos dos. El tercer y último motivo es que la historia de sexo por compasión/sexo para olvidar está ya demasiado trillada. Aun así, la pareja de cantautores me ha gustado más que en otros episodios.

Acabamos este repaso a Dear Brother con Deacon. El distanciamiento de Claybourne y Jaymes es evidente y la publicación de su aventura – si es que puede llamarse así –no hace más que empeorar las cosas. Empezaba a estar un poco cansada de ver a Rayna y su guitarrista a la greña capítulo sí y capítulo no y, sobre todo, de la actitud de Jaymes hacia él.

Por eso, me ha gustado ver cómo Rayna es capaz de salir de su madriguera, enfrentarse a los fotógrafos e ir a enterrar el hacha de guerra con Deacon. Al principio era muy partidaria de la pareja Rayna-Deacon pero cada vez me gusta menos la idea de una relación amorosa entre ellos. Quizá porque nunca volverán a ser los que eran cuando tocaban los dos solos en el escenario o, quizá, porque su relación de amistad – que existe aunque sólo aparezca de vez en cuando – es tan bonita y sincera que me daría pena que se perdiera.

fiestadeacon

Al final Deacon lo pasa mejor de lo esperado en su fiesta sorpresa y su cumpleaños acaba con un bonito detalle de Barnes, un perro, un “fiel amigo” que le dé el amor incondicional que merece. ¿Cursi? Un poco, pero aun así bonito.

Terminamos aquí el repaso a Dear Brother. Quizá el episodio más dramático de lo que llevamos de serie y que se salda con un balance muy positivo a pesar de los errores que pueda tener. Podríamos decir que las dos protagonistas inician una nueva etapa más sincera y real. Juliette parece dispuesta a iniciar su propia recuperación involucrándose en el proceso de su madre. Una etapa que puede dar mucho de sí y que puede permitirle a Panettiere contestar a todos aquellos que dudan de sus capacidades interpretativas.

Por otro lado, Rayna inicia una etapa en solitario en la que ella y sólo ella deberá enfrentarse a sus problemas y resolver la crisis de confianza con la mayor de sus hijas. Parece, además, que está dispuesta a hacer bien las cosas con Deacon pero yo, sinceramente, tengo mis dudas de que vaya a lograrlo.

Es todo por mi parte, os toca ¿qué os pareció Dear Brother?

Nota del autor
4.0
Vuestra nota
Review Nashville: Dear Brother
4 (80%) 6 votes

Categorías: Nashville Reviews Etiquetas: , , ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »