Review Modern Family: When a Tree Falls

x

¡No me van a creer! Tengo excusa para la tardanza de esta review. Sí, es muy sería y creíble… estuve una semana perdido en un bucle de espacio-tiempo -en realidad creo que me pasé demasiadas horas jugando a la PS3 y al Batman:Arkham City- fue todo muy confuso y… triste. También fue muy triste que ABC nos dejara sin capitulo de Modern Family la semana pasada, pero que no cunda el pánico, la review y un nuevo capítulo están a punto de llegar. ¡Vamos!

“When a Tree Falls” se titulaba el capítulo que Modern Family nos brindó hace dos semanas. No nos dejó tantos momentos a destacar como los últimos que se venía marcando la serie, pero no podemos decir que fuera malo: el nivel de Modern Family esta temporada no es el mismo que en temporadas pasadas… es mejor. Esa es mi humilde opinión. Como hemos dicho, quizás este noveno capítulo no sea el mejor mantecado (¿estamos en época pre-navideña, ¿no?) pero el surtido sí que es excelente. (¡Poeta! Me grita mi novia desde el balcón)

“They will eat you alive…” – Luke Dunphy

Tras el vacío del episodio anterior, en este se aborda directamente el resultado de beber ilegalmente y agredir a un policía, que no es otra que los servicios sociales, servicios a la comunidad… típico correctivo americano. Mejor que el típico correctivo español: mandarte a tu cuarto toda la semana (tres horas), sin salir en seis meses (3 días) y sin móvil (Ja!). Pero no sigo divagando, Haley debe cumplir horas de servicio social recogiendo basura en una cuneta junto a otros “vandalizadores”. Por suerte. no ocurre ninguna tormenta que le otorgue superpoderes al estilo Misfits, pero sí hay una amenaza que la acecha desde la cuneta de enfrente y se llama Alex.

“I am so alone” – Alex Dunphy

Y es que también se retoma un tema muy olvidado esta temporada: las peleas entre hermanas, Alex vs Haley, que siempre sacan lo mejor de cada personaje, sobre todo de la mediana de los Dunphy. Aunque en esta ocasión el plan… le sale bastante mal. Por favor, que no me hagan creer que Álex es tan… tan… ¡torpe! Esa mente da para más, mucho más.

822x (2)

Se siguen empeñando en mostrarnos a Gloria como la colombiana embarazada más insoportable de la galaxia (mientras escribo esto Falcao marca el quinto ¿Coincidencia? No lo creo). Esta vez, Jay prefiere pasar la carga a su hija, que tiene que lidiar con una colombiana… muy despistada. En serio, ¡Gloria da para más! Sigue con su punto, su gracia… pero no me “explota en la cara” como lo ha hecho en años anteriores. Lo sé, soy muy complejo a la hora de explicar mis sentimientos. He de admitir, eso sí, que la estratagema para escapar de la policía me la tragué… creía que vería a Rosa María antes de que acabara el capítulo, pero no… eso sí fue muy de “nuestra” Gloria.

La historia de las Caugh-limpiadas, problema de Manny con el deporte y México solo sirve de fondo para otra trama que revive, que es la de Jay-Phil. Aprovechando que llevan a Manny y Luke (que sigue estando inmenso), Phil intenta integrar a Jay en su círculo social. Tal es su esfuerzo que Jay le toma el gusto y comienza a contar vergüenzas ajenas de su yerno. Siempre digo lo mismo pero… todos hemos vivido esta situación y sienta como una patada en –censura Todoseries-. En una maniobra sorpresa, innovadora, el conflicto no se soluciona con la “Jay-moralina” de turno, sino que termina a golpes y con Phil machando a su suegro, marcando que es su territorio y en él manda su Phil´s-osophy. Es la historia que más me ha gustado del capítulo por una clara razón: es con la que más me he reído y me ha causado placer -¿suena muy masturbatorio? no es mi intención, lo juro- ver a Jay morder el polvo por un momento y no ejercer su cátedra sobre vida y moralejas.

822x (1)

Y para el final vamos a hablar de Cameron-Mitchell-Lilly… No da como para empezar a resumir y hablar de esto, no, ya sé que no es como el argumento de Matrix a la cual sigo buscando explicación, pero eso es otro asunto. Podríamos decir que Mitchell es como la mamá que se queja porque papá no arregla las cosas. Cameron es… el extremismo, esa clase de persona que valora las cosas por lo vivido con ellas y si intentan arrebatárselas es capaz de subirse a un árbol lleno de ratas y liar a las personas que le rodean para que le den la razón como a un loco. Si mezclamos esto con su disfraz de gato y su rol suplente en la obra de teatro nos queda algo bastante… bizarro.

Como este capítulo, como este mantecado al que no le hemos encontrado las nueces, como ese rosco de anís que no tiene suficiente anís, como ese Ron con cola sin suficiente… No divago. ¿Tú qué me dices?

Momento del capítulo: Si alguna vez me arrestan, gracias a Haley Dunphy sabré como salir en la la foto.

822


Categorías: Sin categoría
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »